CLASES

KIDS

 
 

Domingo 02 de agosto                       

 

 

 

Derecho a la vida (parte 1)

 

«Dejen que los niños se acerquen a mí. No se lo impidan; porque el reino de Dios es de los que son como ellos».

Mateo 19:14 (TLA)

 

¿Sabías que estamos en el mes del niño? ¡Sí, llegó agosto, nuestro mes! En donde cada niño y niña se dispone a celebrar un día especial lleno de alegría, juegos y muchos regalos. En este mes no sólo festejamos el hecho de ser niños sino los derechos que como tales tenemos. En cada clase vamos a estudiar algunos de ellos.

¿Nos acompañás…?

 

Desarrollo:                                                  

 

¿Qué son los derechos?

 

Los derechos del niño son un conjunto de normas jurídicas que tratan de proteger a las personas hasta los 18 años de edad.

Un derecho es algo que podemos hacer, y nadie puede impedirnos que lo hagamos. Tenemos derecho a vivir; tenemos derecho a pensar, y nadie puede obligarnos a que no pensemos; tenemos derecho a aprender, y nadie puede impedirnos que aprendamos. Tenemos derecho a muchas cosas: a vivir, a aprender, a pensar, a opinar, a expresarnos libremente.

Es como, por ejemplo, cuando tenés un juguete, ese juguete es tuyo, de tu propiedad y nadie puede quitártelo justamente porque es tuyo. Lo mismo pasa con tus derechos, son tuyos y nadie puede impedir que los uses.

 

El primer y más grande de esos derechos es el derecho a la vida:

La declaración de este derecho dice lo siguiente: “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

Job 33:4 (TLA) expresa: “El Dios todopoderoso me hizo, y con su espíritu me dio vida”. Esto implica que el Señor es quien te dio el aliento, el soplo, el hálito para que tu vida y mi vida cobre forma. Él nos diseñó, nos pensó y finalmente puso Su aliento para que tengamos vida. ¡Esto es asombroso!

Nuestra vida no es una casualidad sino el diseño exclusivo de Dios. Dios tomó parte en la formación de cada uno de nosotros y ese derecho que tenemos a vivir no nos puede ser quitado.

 

 

 

 

Dios nos ha dado la vida

Salmos 139: 13 (NTV) dice: “Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre”.

Como hijos e hijas de Dios sabemos que quien proporciona la vida es Dios. Cada uno de nosotros, estamos en este mundo porque Dios así lo planeó y este es un derecho que nadie puede quitarnos, por ello es que debemos estar agradecidos y felices: ¡hoy estás en este lugar porque Dios así lo planeó!

Tal vez, nadie sabía que estabas en el vientre de mamá, o no estabas en los planes humanos: ¡pero sí en los de Dios!

Así como un Arquitecto Dios pensó en cada detalle: qué color de pelo tendríamos, cómo sería nuestro cuerpo, nuestras manos, nuestros pies, si seríamos altos o bajos, nada quedó al azar: todo fue hermosamente pensado por nuestro Dios.

Algunas veces pasa que no nos gustan determinadas partes de nuestro cuerpo o de nuestra vida, solemos quejarnos o ponernos tristes... Y miramos cómo son los otros y nos comparamos, pero lo cierto es que somos del modo que somos porque Dios nos diseñó de esta manera. Pensó en todo.

¡Esto es algo por lo que debemos agradecer!

  

 

Agradece y valora tu vida

 

1 Tesalonicenses 5:18 (PDT) dice:  “Den gracias a Dios siempre, porque eso es lo que él quiere para ustedes en Jesucristo”. Debemos aprender a dar gracias a Jesús por la vida que tenemos, porque nos formó, nos guardó, nos permitió vivir y porque tiene un maravilloso futuro para cada uno de nosotros.

 

Hagamos un precioso ejercicio: ¡demos gracias a Dios porque estamos vivos!

Señor Jesús: hoy entendemos que la vida que tenemos es un precioso regalo que Vos nos diste y es también un derecho que todos los niños y niñas tienen, especialmente aquellos que aún no han nacido. Rogamos por ellos para que puedan como nosotros tener este derecho garantizado.

Como privilegiados al tener vida es que hoy te agradecemos, valoraremos y cuidaremos nuestras vidas. Amén.

Actividad:

 

Opción 1- Colorea y pon en un marco esta imagen. Puedes hacer el marco con cartón y pintarlo y decorarlo como desees.

¡Gracias Dios por mi vida!

Opción 2-

https://www.youtube.com/watch?v=XSNV2kfgEgE

Sopa de letras

https://jocaed.com/sopa-pdf/job_33_sopa_de_letras.pdf

Domingo 09 de agosto

 

MOISÉS

 

“Pero las parteras respetaban a Dios y no hicieron lo que el rey de Egipto les ordenó. Dejaban que los niños vivieran”.

Éxodo 1:17 (PDT)

 

Hay una historia en la Biblia que muestra cuán importante es la vida de todos los niños y niñas: la de Moisés.

 

Desarrollo

 

En un momento determinado en épocas de Faraón, el pueblo hebreo había crecido tanto en número que los egipcios comenzaron a temer que los hebreos se rebelaran y dejaran de ser sus esclavos- la nación estaba siendo esclavizada por los egipcios- esto lo podés leer en Éxodo 1:9-14. Más oprimían al pueblo, más se multiplicaba.

Debido a esto es que el rey tomó una decisión: hablar con las parteras que atendían a las mujeres hebreas; les ordenó que si las mujeres tenían bebés varones los mataran (para que no pudieran seguir multiplicándose) y si eran mujeres las dejaran vivas (versículos 15-16). Como estas parteras temían a Dios no hicieron lo que el rey les pidió sino que les preservaron la vida.

¡El primer derecho que como niños tenemos es el derecho a vivir! Estas parteras comprendieron el valor de la vida: la vida es un regalo de Dios.

Como estudiamos la semana anterior en el Salmo 139, si Dios pensó y diseñó nuestras vidas y Jesús estaba allí en el vientre de mamá, ¿cómo no nos va a cuidar? En este relato, Dios usó a las parteras que se pusieron firmes, con una clara posición tomada frente a la vida, y decidieron no hacer lo que Faraón les pedía.

Imaginate: ¡tenían que matar a todos los bebés varones!

Hace unos años, el pueblo de Dios se convocó en el Obelisco primero y luego en el Congreso de la Nación (agosto del 2018) para ir en contra de una ley de muerte similar a la que Faraón impuso: ¡la ley de despenalización del aborto! Una ley que busca matar desde el vientre materno a los niños y niñas. Y con la cual luchamos hoy todavía, por ello es tan importante entender que el primer derecho que se debe garantizar es el de vida desde el vientre materno.

De todos los pueblos y ciudades argentinas la comunidad cristiana se convocó a proclamar como estas parteras: ¡sí a la vida! ¡sí a las dos vidas!

Tenemos que defender la vida, la vida es un regalo de Dios y cada individuo merece vivirla, este derecho no nos puede ser quitado.

En medio de este contexto nació un niño muy particular que luego fue llamado Moisés. Un contexto que nadie esperaría porque se supone que la llegada de un bebé al hogar debe dar alegría y gozo, pero a veces no es así. Esto estaba sucediendo en la familia de Moisés. Debido a esa proclama de muerte deben tomar una decisión para poder proteger al niño.

 

Su mamá escondió al bebé por tres meses.

¿Te imaginás qué difícil situación? un bebé en casa no puede ocultarse demasiado tiempo, los bebés lloran todo el tiempo ya que es su forma de expresar lo que quieren: si tienen hambre, lloran; si tienen sueño, lloran; si les duele algo, lloran… ¡Qué tremendo lo que les tocaba vivir! Muchas veces el contexto en el que los niños nacen no es el mejor o las condiciones no son las esperadas, pero así como Dios guardó la vida de Moisés en medio del decreto de muerte y destrucción así lo hará con cada niño y niña.

¡Moisés nació a pesar de todo lo que estaba mal a su alrededor y nació con un propósito especial! Nadie puede robarnos el derecho a vivir.

 

La canasta en el río.

Llegado el tiempo en que ocultar al bebé realmente era difícil, su mamá preparó una canasta y colocó al bebé en ella y la canasta en el río: confiando que algo bueno pasaría.

¿Te imaginás todo lo que podría haber sucedido… los peligros? pero Dios estaba en control de todo.

Todo esto sucedía ante la mirada atenta de María, su hermana. Su hermana se escondió en los pastizales para ver qué ocurriría, justo en el momento en que la hija del Faraón y sus doncellas se bañaban en el río: ¿qué ocurrió? ¡Sí, hallaron la cesta con el pequeño adentro! Allí es cuando la hermana de Moisés propone a la hija del Faraón buscar entre las mujeres hebreas a una nodriza que cuidara y amamantara al niño hasta que fuese más grande. Éxodo 2:3-10. Ese bebé fue llamado “Moisés” porque la hija del rey lo sacó de las aguas.

¡La vida debe ser preservada!

Este niño se convirtió en un hombre que Dios usó poderosamente y ese propósito se cumplió desde el momento en que las parteras decidieron preservar y garantizar la vida.

Así como Moisés vos estás vivo porque Dios tiene un propósito con tu vida, tu vida es ese precioso regalo y nadie puede quitártela.

Señor Jesús: Gracias por haber guardado mi vida, porque pude nacer, gracias porque puedo disfrutar de mi derecho a estar vivo. Amén.

 

Actividades:

Realiza un collage con elementos que tengas en casa: lana, hojitas secas, papeles de colores, sémola, fideos, yerba.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=WcaHkcZBQmE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

https://buscapalabras.com.ar/sopa-de-letras-de-exodo_2.html (sopa de letras en linea)

 

https://missionarlington.org/wp-content/uploads/curriculums/OT08-L18-ES.PDF (sopa de letras y anagramas)

 
 
 

© 2019 Iglesia Visión de Futuro.

Realizado por Inspire Multimedia.

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono de Spotify
  • YouTube - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Spotify - Gris Círculo