ESTUDIO PARA CÉLULAS

 

Lunes 28 de julio

 

MIS RELACIONES CON LOS DEMÁS

Eclesiastés 4:12; Mateo 7:12; 1 Tesalonicenses 3:12

 

“Hagan todo lo posible por vivir en paz con todos”.

Romanos 12:18 (Nueva Traducción Viviente)

 

Dios nos ha creado para relacionarnos con los demás y no para estar solos.

 

1. Debes confiar y ver lo mejor de las personitas.

A. Se necesita tiempo y esfuerzo.

Es valioso pasar tiempo con una persona porque uno aprende a conocer sus gustos personales, su familia, lo que le encanta hacer (cantar, bailar, escuchar música, leer, etc.). Para que suceda todo esto se necesita de un esfuerzo ya que a veces no coincidimos con sus pensamientos o gusto, pero con la ayuda de Dios aprendemos a amar a esa persona, eso sucede con los que consideramos nuestros amigos.

B. Esto te ayudará a tener muy buenos amigos.

Qué hermoso lo que nos enseña Eclesiastés 4:12 ‘uno solo puede ser vencido, pero dos presentan resistencia’. Y cuantas veces nuestros buenos amigos son los que están para apoyarnos, para sostenernos, escucharnos en momentos difíciles. ¡¡Es maravilloso contar con ellos!!

La mejor amistad es la que tenemos con Jesús, Él siempre está para nosotros, nunca nos deja y se pone feliz cuando lo buscamos, cuando deseamos compartir tiempo con Él.

 

2. Beneficios de tener buenas relaciones con los demás:

A. Recibirás el apoyo y el cariño de los demás.

Tener un corazón sano nos permite disfrutar del amor de los demás, ya que estos quieren pasar tiempo con nosotros, quieren jugar y compartir momentos a nuestro lado.

Es primordial el trato que tengo para con los demás; la Palabra nos dice en San Mateo 7:12…  [Maestro: que los niños y preadolescentes repitan el versículo y aprendan de memoria].

B. Vivirás en paz.

Cuando recibo la paz de Dios me permite vivir tranquilo o tranquila con mi relación hacia los demás porque sé que el Señor está conmigo y no tengo miedo a poder confiar en los demás.

Si todavía no tenés paz o tenés temor a confiar o relacionarte con demás hoy el Señor te hace libre de los miedos a la amistad, a hacer nuevos amigos.

C. Te sentirás muy contento y podrás relacionarte con los demás libremente.

El deseo de nuestro Padre Celestial es que vivamos contentos con nuestros amigos, que podamos relacionarnos con los demás en libertad. Que aprendas a confiar y creer que es excelente tener amigos y que no todos nos fallan o pelean; al contrario, hay buenos amigos deseando estar con nosotros. Pero primero tenemos que ser libres de la vergüenza, de los miedos o fracasos.

Aprende a amarte a vos mismo y podrás amar a los demás.

 

 

Conclusión: ¿Tienes buenas relaciones? Si así es, Jesús está obrando en vos; y si no dejá que Él actúe y te cambie.

Para orar: Ama a tu prójimo como a ti mismo.

Para hacer: Niño: Expresión libre. Se le entregará a cada niño una hoja y ellos se dibujarán relacionándose con sus amiguitos, compañeros de jardín, escuela, o de algún club, con la seño, etc.

Preadolescente: Reflexiona y responde sinceramente.

  1. ¿Te cuesta relacionarte con los demás? Sí - No, ¿por qué?

  2. ¿Con quiénes te cuesta más relacionarte? Por ej.: profesores, etc.

  3. ¿Prefieres estar solo/a?

  4. ¿Eres alguien que se enoja fácilmente y enseguida peleas con los demás?

  5. Tal vez no demuestres que te enojas, pero al no estar de acuerdo nunca más le hablas a esa personita.

  6. “Hagan todo lo posible por vivir en paz con todos”. ¿Te es fácil o difícil? Escribe este versículo en grande y ponlo en un lugar donde todos los días puedas leerlo y así podrás ponerlo por obra.

Lunes 2 de agosto

 

MI RELACIÓN MÁS IMPORTANTE

Deuteronomio 6:5, 10:12; 30:6, 20

 

“Solo una cosa he pedido al Señor, solo una cosa deseo: estar en el templo del Señor todos los días de mi vida, para adorarlo…”.

Salmos 27:4 (Dios Habla Hoy)

 

¿Cuál es tu relación más importante? Quizás la relación con Jesús, con tus papis, hermanos, amigos, abuelos, tíos… ¿Cómo te imaginas a Jesús?

 

1- Para David la relación más importante era la que tenía con Dios, porque solo una cosa él deseaba, estar en la casa del Señor todos los días.

¿Con qué persona te gustaría pasar todos los días de tu vida? Seguramente me responderás que con la que es buena, amable, respetuosa y se interesa por tu vida. 

David deseaba estar todos los días en la Presencia de Dios, como lo dice en el Salmos 27:4, porque lo conocía muy bien. Desde muy pequeño trabajó cuidando los rebaños de su familia y tuvo que enfrentar situaciones difíciles (se sintió solo o con miedo tal vez, en apuros). En cada uno de esos momentos experimentó el gran amor del Señor, Su compasión y Su cuidado. Dios lo era todo para él, suplía todas sus necesidades y siempre lo acompañaba.

¡Qué hermoso el corazón de David! Él quería estar todos los días con el Señor para adorarlo, para darle gracias.

Jesús debe ocupar el primer lugar en tu corazón, para ello tenés que conocerlo (a través de la Palabra), aprender a escucharlo y a hablar con Él en oración. Y si obedeces Sus enseñanzas se convertirá en tu mejor amigo.

 

2- Debes amar al Señor con todo tu corazón, alma y fuerzas. 

(Deuteronomio 6:5 Nueva Traducción Viviente: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”).

Amar al Señor con todo el corazón significa que Él sea el centro de tus emociones; o sea darle el control a Jesús de todo lo que sentís, ya sea alegría, felicidad, tristeza, enojos, rencores, miedos, todo. Dios puso las emociones en tu corazón cuando te creó, pero no deben interferir en tus acciones. Ante cada situación pregúntate: ¿Qué haría Jesús? Seguramente recordarás enseñanzas bíblicas que te ayudarán a responder como la Palabra de Dios te enseña.

Amar a Dios con toda tu alma significa permitir que Jesús viva dentro tuyo, entregarle todo lo que sos y lo que haces. Hablar con Él cada día, escuchar sus consejos (Su Palabra) y obedecerle.

Amar a Dios con todas tus fuerzas significa cuidar tu espíritu y llenarlo de la Presencia de Dios que te produce alegría, compasión, amor y perdón. Si amás a Dios, le obedecés y le servís. Y esa es la clave para tener una vida bendecida.

(Deuteronomio 10:12 NTV) “Y ahora, Israel, ¿qué requiere el Señor tu Dios de ti? Solo requiere que temas al Señor tu Dios, que vivas de la manera que le agrada y que lo ames y lo sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma”.

 

Deuteronomio 30:6 (Nueva Traducción Viviente) “El Señor tu Dios cambiará tu corazón y el de tus descendientes, para que lo ames con todo el corazón y con toda el alma, y para que tengas vida”. “Puedes elegir esa opción al amar, al obedecer y al comprometerte firmemente con el Señor tu Dios. Esa es la clave para tu vida. Y si amas y obedeces al Señor, vivirás por muchos años en la tierra que el Señor juró dar a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob” (Deuteronomio 30:20 Nueva Traducción Viviente).

 

3- Jesús es la puerta.

(Juan 10:9 NTV) “Yo soy la puerta; los que entren a través de mí serán salvos. Entrarán y saldrán libremente y encontrarán buenos pastos”.

La Palabra de Dios nos enseña que Jesús es como una puerta, es la única entrada para llegar a la Presencia del Padre. 

Cuando aceptas a Jesús como tu Señor y Salvador, comienzas a conocer el Gran amor de Dios y a vivir una vida de bendición.

 

4- Él está tocando esa puerta y pide que lo dejes entrar dentro de tu corazón.

Tu corazón también tiene una puerta. Dios está al otro lado de esa puerta y toca suavemente para pedir que lo dejes entrar a tu vida. Si escuchas Su voz y le abres la puerta, entrará y te dará vida abundante y eterna (Apocalipsis 3:20).

Abrí la puerta de tu corazón para que Jesús entre y sea tu Señor y Salvador. Decidite a que Jesús sea tu mejor amigo.

 

ACLARACIÓN PARA EL LÍDER KIDS: Si hay kids que están por primera vez, invítalos a hacer esta oración de entrega y que todos renueven su entrega al Señor.

 

 “Gracias, Jesús, por amarme tanto que moriste en la cruz por mí. Hoy sé que estás tocando a la puerta de mi corazón y pidiendo entrar a mi vida. Así que abro la puerta de mi corazón, te pido que entres y vivas conmigo, que perdones mis pecados y seas mi Salvador y amigo. De hoy en adelante viviré contigo, te amaré y te seguiré. Gracias por perdonar todos mis pecados y hacerme una nueva persona en Cristo. Amén”.

 

Conclusión: Jesús quiere que lo conozcamos y tener una relación con nosotros.

Oración: Lo primero es tener una muy buena relación (conexión) con Jesús. 

Acción: Niño y Preadolescente:

Lunes 9 de agosto

 

DE LAS BUENAS INTENCIONES A LAS BUENAS ACCIONES

Salmos 139:23-24; Marcos 7:20-23

 

“Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a Él le agrada”.

Filipenses 2:13 (Nueva Traducción Viviente)

 

Dios mira las intenciones que tenemos. Las buenas intenciones nacen de un corazón limpio.

 

1- Debemos tener buenas intenciones.

Las intenciones son las cosas que pensas o te proponés hacer. Es un pensamiento sobre algo que se manifiesta haciéndolo. Las intenciones son voluntarias, vos decidís hacer lo que pensaste hacer.

Tus pensamientos deben ser los correctos para que tus intenciones sean buenas. 

Es necesario que renueves cada día tu mente, llenándola con la Palabra de Dios y con las enseñanzas de Jesús. Y el Espíritu Santo comenzará el proceso en tu vida para que actúes conforme a los mandamientos del Señor. Tu mente va a producir buenos pensamientos que te hagan tener buenas intenciones y así llevarás a cabo buenas acciones.

 

2- Que Jesús nos señale qué cosas están mal en nosotros que nos contamina.

Marcos 7:20-23 dice que lo que sale del corazón es lo que nos contamina, lo malos pensamientos, las malas decisiones, el hacer daño a nuestro cuerpo, el dañar a otro, el engaño. Todo sale de nuestro interior y nos contamina.

Como siempre tendemos a pensar y a hacer lo malo, debemos entregarle a Jesús nuestros pensamientos y sentimientos. Así Él nos mostrará qué es lo que nos contamina (conversaciones, amistades, películas o música que dicen cosas contrarias a lo que Dios enseña, enojos, miedos) y produce malas intenciones que nos llevan a realizar malas acciones.

 

3- Así podemos cambiar, dejando que Él nos ayude a tener un corazón limpio.

Tal vez muchas veces hiciste cosas incorrectas, (y hasta recibiste castigos) después te arrepentiste y dijiste: “no lo voy a hacer más”. Pero, sin darte cuenta, volviste a cometer el mismo error. La buena noticia es que solo con la ayuda de Jesús podés cambiar. Conocer y creer la Palabra te protege de la mentira, el engaño y la desobediencia manteniendo limpio tu corazón.

 

[SUGERENCIA PARA EL LÍDER KIDS. Puede buscar el Salmos 139:23-24 (NTV). Leerlo e invitar a los niños y pre que lo repintan como una oración. Pueden aprenderlo de memoria para la próxima Célula).]

 

Oren juntos:

Amado Padre: Te entrego hoy toda mi vida. Me arrepiento por toda mi desobediencia. Perdona mis pecados y ofensas. Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan. Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna. Dame el deseo y el poder para hacer Tu voluntad. Te lo pido, en el Nombre de Jesús. Amén.

 

Conclusión: Buenas intenciones demuestran buenas acciones.

Oración: Que el Señor nos dé el deseo y poder para hacer Su voluntad.

Acción: Niño: Dibuja en la columna correspondiente, las malas acciones que muchas veces tenés (contestarle mal a los papis, golpear a alguien, empujar, robar, gritar, etc.). En la otra columna, dibujá acciones que podés hacer para cambiarlas (orando, pidiendo perdón, ayudando, etc.)

Preadolescente: ¿Cómo son las intenciones de tu corazón? ¿En qué cosas pensás y qué acciones tenés que son incorrectas? (Por ejemplo: celos, le contestás mal a tus padres, tratás mal a tus hermanos, mentís, etc.

Lunes 16 de agosto

 

AYUDAR A LOS DEMÁS A SER MEJORES

Mateo 5:13-16, 18:5-6

 

“Recuerda a los otros y recomiéndales delante de Dios que hay que evitar las discusiones. Ni sirven de nada…”.

2 Timoteo 2:14 (Dios Habla Hoy)

 

¿Te animas a ayudar a los demás a ser mejores? ¡Adelante, debes hacerlo!

 

1- Eres sal y luz. (Mateo 5:13-16)

Seguramente, cada vez que aprendes algo querés enseñárselo a tus papis y amigos. (Por ejemplo, cuando aprendes un juego, un cuento, armar un juguete). Por eso, también debes enseñarle a los demás lo que aprendes de Jesús. Así serás de influencia para que cambien su vida y sean mejores. 

El Señor te compara con la sal que se usa para conservar alimentos en buen estado y para dar sabor a las comidas. De la misma manera, contándole a otros lo que Jesús hace en vos (cómo te sana, te bendice y los planes de bien y de paz que tiene preparados para tu vida), los acercarás a Él y comenzará a tener valor la vida de cada uno de ellos. También. te compara con una luz que ayudará a los demás a ver el camino para que lleguen a Jesús y lo acepten como Señor y Salvador. 

 

2- Eres un faro encendido que da luz, si demuestras tus buenas acciones.

Un faro es una torre de señalización luminosa situada en el litoral marítimo o tierra firme. Tiene lámparas potentes que alumbran por las noches señalando el camino a los barcos para que no se estrellen contra las rocas. Permiten la localización de la tierra firme, así los navegantes saben en qué lugar se encuentran.

Tus buenas acciones son como la luz del faro que guían a los demás a lugares seguros. Cuando practicas cada enseñanza de Jesús demostrándolas en todo lo que hacés y decís, los que te rodean tomarán ese ejemplo y tu testimonio los guiará a Jesús. Y serás de bendición.

 

3- Debes compartir con los demás lo que has aprendido de Jesús para que también ellos sean sal y luz.

Contale a todos las bendiciones que recibís de Jesús. Compartir las enseñanzas de  la Célula y escuela kid´s es una buena acción para que los demás también acepten el compromiso de bendecir a los que los rodean.

Invitá a todos tus amigos a ser parte de la Iglesia y a participar cada semana de la célula kids. Allí aprenderán a ser sal y luz.

 

Conclusión: Debemos ser mejores para ayudar a los demás también a serlo.

Oración: Que seamos de bendición.

Acción: Niño: Copia este dibujo en una hoja y decóralo con diferentes materiales (sal, en el salero, papel dorado en la vela, pasto, tierra, en el mundo, etc.).

Preadolescente: Lee cuáles son las acciones con las que iluminamos al mundo y luego marca con un color los hilos que lo conectan al corazón de Jesús.

Screen Shot 2021-07-26 at 18.45.03.png
 
 
Screen Shot 2021-07-26 at 18.49.22.png
Screen Shot 2021-07-26 at 18.49.22.png
Screen Shot 2021-07-26 at 18.53.21.png
Screen Shot 2021-07-26 at 18.54.16.png