ESTUDIO PARA CÉLULAS

 

Lunes 25 de abril 

 

¿Hablo bien? 

 

“Todos hablaban bien de Jesús. Estaban impresionados por lo bien que hablaba, y dijeron: -¿No es este el hijo de José?  Lucas 4:22 (La Palabra de Dios para todos) 

 

¿Qué sale de tu boca? ¿Palabras de fe, recitas un versículo de la Biblia? 

 

1. Contar y demostrar a los demás lo que Jesús hizo por mí. 

Maestro: cuéntale a los niños y pre algún testimonio de tu vida personal donde Jesús obró. Luego invítalos a que ellos cuenten algún testimonio donde Jesús haya obrado en sus vidas, en su familia o en su economía trayendo sanidad. 

De la misma manera tenemos que contarles a todos lo que Jesús hizo por cada uno de nosotros, para que a través de nuestro testimonio muchos conozcan de Jesús. 

 

2. Hablo bien de la Palabra (2 Timoteo 2:15). 

A. Mi boca está llena de Su Palabra y no me quejo. 

¿Cómo es nuestra manera de hablar en casa, en la escuela, con nuestros amigos? ¿Con qué estamos llenando nuestra boca? ¿Nuestras palabras son de bien? 

Cuando me mandan hacer algo, ¿cómo reacciono, me quejo? 

Cuando en la escuela me insultan o me pelean, ¿qué sale de mi boca? 

Cuando estoy enojado, ¿qué palabras declaro? 

Debemos hablar bien, en cualquier situación que pasemos ya sea buena o mala, no permitamos que salgan palabras negativas, de queja palabras de mal, sino llenemos nuestra boca con la palabra de Dios y hablemos palabras que edifiquen y sean de bendición. 

B. Disfruto Su Palabra y la practico. 

Que te parece si jugamos: Maestro: arma un rompecabeza con el versículo 2 Timoteo 2:15. Haz que ellos lo armen varias veces y a medida que lo armen que lo repitan en voz alta para memorizarlo. 

Cada día debemos disfrutar leer y estudiar Su Palabra, así como disfrutamos jugar, hacer deportes, escuchar música, también debemos disfrutar leer la Palabra y practicarla cada día. 

 

Conclusión: Que nuestra boca esté llena de la Palabra de Dios. 

Oración: Que de nuestros labios salgan palabras de vida que hagan bien a los demás. 

Acción: Niño y Preadolescente: Escribe un cartel con el versículo, y cambia el nombre de Jesús, por tu nombre. Donde dice “Hijo de José”, el nombre de tus papás y cree que así va a suceder con tu vida. Hermoséalo con distintos materiales.

Lunes 2 de mayo

Tiempo de restitución

“¡Entonces os compensaré por los años que ha comido la langosta, el pulgón, el saltón y la oruga, mi gran ejército, que envié contra vosotros”.

Joel 2:25 (La Biblia de las Américas)

 

Joel 2:21-27

Este es el año de recuperar todo lo perdido, lo que el enemigo nos quitó y de alegrarnos por todo lo bueno y nuevo que Él nos dará.

1. Restitución.

A. ¿Qué es la restitución?

La restitución es la devolución de una cosa a quien la tenía antes.

En el Antiguo Testamento vemos (en el versículo de Joel) cómo el pueblo de Israel había sido saqueado y robado, perdieron los frutos de sus cosechas que por años cultivaron a causa de los saltamontes. Pero Dios les promete que ellos recuperarían todo aquello que perdieron, porque era el año de jubileo del Señor.

Querido amiguito: muchas veces nosotros mismo perdemos el gozo, la fe, la esperanza y pensamos que está bien, pero ¡¡¡NO!!! Dios quiere que este año entres en el año de jubileo, que recuperes todo lo que el enemigo te robó y puedas entrar en la bendición (que en la Biblia se llama la Tierra Prometida donde fluye leche y miel).

 

B. Según el Antiguo Testamento y Nuevo Testamento.

En el Antiguo Testamento para ver restitución tenían que realizar ofrendas y sacrificios, entonces así recibían la bendición. En cambio, al llegar Jesús a la Tierra, Él pagó el precio en la cruz para restaurar todo lo que el diablo nos robó y asegurarnos la victoria permanente.

 

C. Recuperar lo perdido.

Al conocer a Jesús y saber los beneficios que tiene preparado para Sus hijos; al confesar y creer en Su nombre recuperamos lo perdido. Esto lo hacemos y lo recibimos por medio de la comunicación con Dios.

Niño/preadolescente: ¿Cómo te comunicas con Dios?

(Maestro: deja que ellos respondan).

La Palabra es una herramienta fundamental en nuestras vidas, porque en ella nos encontramos con promesas de Dios que, si las tomamos y declaramos, vamos vivir de victoria en victoria, de gloria en gloria.

 

D. A través del sacrificio de Jesús (Juan 10:10).

El versículo de Juan nos habla que un ladrón (Satanás) vino a robar, matar y destruir, pero Jesús vino a darnos vida y vida en abundancia.

Cuando comenzamos a confiar en Jesús y entendemos el valor de Su sangre y de Su sacrificio empezamos a vivir en abundancia, como dice Su Palabra, porque ponemos toda la confianza en Él.

 

Maestro: para enseñar que el ladrón viene a destruir, puedes utilizar un juego de mesa Jenga. A cada bloque le pegas una descripción positiva (Por ej.: amor, gozo, paz, paciencia, bondad, fe, obediencia, moderación, estudio, fidelidad…), y escribes tantos cartelitos como bloques tienes con pensamientos negativos (Por ej.:_rencor, amargura, maldiciones, fastidio, odio, impaciencia, falta de perdón….) que debes dejar a un costado boca abajo. Enseña que nosotros debemos procurar edificar nuestras vidas con buenas actitudes, con buenas intenciones, con buenas virtudes (mientras construye la torre con los bloques positivos) pero que, cada tanto surgen algunos pensamientos negativos tales como (toma un papelito; supongamos que elegiste odio) y entonces (saco un bloque) hace que mi torre se sacuda y hasta puede llegar a desmoronarse. Por eso no tenemos que darle lugar a pensamientos dañinos, que contradicen la Palabra de Dios, deshonestos o malos. Como buenos cristianos, una y otra vez seguiremos construyendo nuestra vida con buenos “bloques”.

 

Conclusión: El Señor quiere que este año recuperemos todo lo que hemos perdido y podamos disfrutar de las bendiciones.

Oración: ¡Gracias, Señor, por todo lo que estás haciendo en este año de jubileo!

Acción: Niño: Colorea, recorta y ordena las etapas de la transformación de la oruga.  

Preadolescente: Lee Joel 2:25 y Juan 10: 10. Luego explica con tus palabras escribiendo lo que entendiste de estos dos versículos.

¿Qué enseñanza te dejan y cómo lo aplicarías a tu vida?

Lunes 9 de mayo

Acuérdate de mí

“Lo que antes sabía de Ti era lo que me habían contado, pero ahora mis ojos te han visto, y he llegado a conocerte”.

Job 42:5 (Traducción Lenguaje Actual)

 

Génesis 37:23-28; 39:1-9; 40:13; 41:1, 12-16

¡Qué bueno es saber que el Señor nos devolverá todo lo que habíamos perdido!

1. Restitución, libertad.

  • ¿Para quién es? Para todos. Todos tenemos acceso a esa restitución, a la libertad, todos aquellos que creemos en Señor Jesucristo, quienes lo aceptamos en nuestros corazones. Nosotros debemos ser como:

 

* Los que se dejan moldear

Debemos dejarnos moldear por el Señor, Él nos instruye en nuestro camino cuando estamos perdidos, cuando hacemos lo incorrecto.

José se puso en las manos de Dios, y se dejó transformar. Nosotros somos como esa arcilla de barro, Él es nuestro alfarero, es decir nos moldea con Sus manos. (Maestro puedes preparar un poco de masa y demostrar cómo somos cambiados por las manos de Dios).

 

* Los que lo buscan

Como vemos en la historia de José, Dios estaba con él, escuchaba sus oraciones porque conocía su corazón y siempre tenía a Dios en primer lugar. Así como José buscaba esa intimidad con el Señor, nosotros también debemos hacer lo mismo; buscarlo de todo corazón, creer en Él, reconocer que es Dios quien hizo todas las cosas; de esa manera vas a ver la mano de Dios en tu vida porque Él está buscando niños/preadolescentes que lo adoren y amen de verdad para que glorificarse en ellos y convertirlos en canales de bendición para otros. Él te está mirando con Sus ojos de amor; presta atención en la Célula, en la Escuela Bíblica y en las reuniones porque Su presencia está allí.

 

* Los que soportan cuando vienen los problemas.

José fue a la cárcel por un delito que no cometió, pero tuvo certeza y confianza en Dios, porque Él no lo había abandonado antes. Aunque vengan dificultades debo tener puestos los ojos en Jesús, es decir, tengo que ser esa personita arraigada al Señor Jesús que todo lo soportó en la Cruz.

 

* Los que esperan en Dios.

José tuvo que esperar que Dios obrara en su vida para salir de cárcel porque solo Dios podía sacarlo de allí. Él supo soportar la prueba y esperar para ser libre.

Cuando confiamos en Dios y somos pacientes aprendemos a esperar en Él y estamos seguros en Sus promesas. Dios es fiel y va a hacer lo que prometió.

Amiguito: espera en Jesús porque Sus planes para ti son maravillosos.

 

* Los que tienen un corazón humilde.     

Muchas veces nos cuesta reconocer nuestros errores o pecados, hoy la Palabra nos enseñanza de José y nos muestra como él tenía esa humildad en el corazón, porque sabía reconocer cuando algo no estaba bien y corría a los brazos del Padre para tener una charla con Él.

Tienes que tener un corazón humilde y manso como nuestro amado Jesús.

 

2- Dios te devuelve todo.

A. Cuando estás listo para recibirlo.

Dios restituye todo lo que nos fue robado, para eso debo amarlo con todo mi corazón, con toda mi mente y con todas mis fuerzas; también ser obediente y fiel. Buscarlo cada día. Una manera de buscar al Señor es leyendo la Palabra de Dios, el Aliento kids y orando. Dios todo lo ve y quiere bendecirte. ¿Querés ser bendecido?

 

B. Para bendecir a otros.

Preparate Dios quiere usar tu vida como un canal de bendición, una herramienta útil en Sus manos. Sos Su escogido para llevar Su Palabra.

Amiguito: te invito a ser testimonio de lo que Jesús hizo en tu vida; da a otros las buenas noticias y así bendecirás a muchos; también puedes orar por tus familiares para que ellos se acerquen a Jesús.

Conclusión: Dios debe ser el primero y último en cada uno de nosotros.

Oración: Jesús, quiero conocerte de verdad. Me acerco a Ti para que me muestres aquellas cosas que están mal en mí para arrepentirme y así recibir Tu bendición.

Acción: Niño:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Preadolescente:

Lunes 16 de mayo

Recuperarás todo lo que te han quitado

“David preguntó al Señor: -¿Saldré a perseguirlos? ¿Podré alcanzarlos? Y el Señor le dijo: -Sí, ve tras ellos. Recuperarás a todos los cautivos”.

1 Samuel 30:8 (Nueva Biblia Viva)

 

1 Samuel 30:1-19

 

¡Qué momento tan feo vivió David cuando regresó con su ejército y vio que su ciudad había sido destruida y habían llevado a sus mujeres e hijos! Estaban muy tristes, pero el Señor les devolvió todo.

 

1. David encontró fuerzas en Dios (1 Samuel 30:6c).

A. Cuando todo está mal.

David puso su confianza en Dios, porque sabía que Él era el refugio seguro para la tormenta que atravesaba.

Muchas veces pasamos por situaciones parecidas en casa; surgen problemas familiares o nuestros padres se pelean, o dificultades en la escuela. El diablo anda como león rugiente buscando a quién devorar, pero hay una solución y su nombre es Jesús.

Amiguito: no te olvides que Jesús nos aseguró la victoria en la Cruz. Debemos buscar y confiar en Dios, declarar Sus promesas.

Declara: solo Él es mi refugio, mi lugar seguro; Él es mi Dios y en Él confió. (Salmos 91:2 NTV).

 

2. Recuperarás todo (1 Samuel 30:8b)

A. Consultó al Señor.

Ante la situación difícil que vivía David fue a Dios a charlar con Él, al lugar secreto donde podía escuchar la voz de Dios.

Amiguito: muchas veces pasamos por esos momentos malos o debemos tomar ciertas decisiones, pero sé como David, habla con el Señor, comentale qué te sucede para que Él te ayude a tomar la mejor decisión. Cuenta con Jesús porque Él es tu mejor amigo.

B. Se puso en marcha.

Cuando David recibe las respuestas de Dios, se alistó y se puso en marcha para recuperar todo lo que había perdido; porque sabía que tenía su respaldo.

Vos también contás con la misma protección, ponete la armadura de Dios y salí al campo de batalla y declará: somos más que vencedores en Cristo Jesús, ya todo ha sido conquistado.

C. Dios le devolvió todo. Su promesa se cumple.

Dios es fiel y cumple con Sus promesas, su Palabra es sí y amén; hoy el Señor quiere devolverte todo lo que habías perdido, empieza a declarar esas promesas, y si no tienes una, busca en oración o pide a tu líder que te ayude a hallarla en la Biblia.

 

Conclusión: Aunque el enemigo nos ha robado todo, el Señor está en control y nos sorprenderá con Sus bendiciones

Oración: ¡Gracias, Jesús, porque en medio de los problemas nos das las

fuerzas que necesitamos!

Acción: Niño:  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Preadolescentes: Querido líder, de acuerdo a la cantidad de pre que tengas en la Célula puedes dividirlos en 2 o 3 grupos. Cada grupo usará la creatividad para contar la historia bíblica de hoy. Puede ser a través de mímicas, de una canción, de un baile, una danza, una representación, etc.

Lunes 23 de mayo

¿Cómo recupero lo qué perdí?

 

“El ladrón solamente viene para robar, matar y destruir. Yo vine para que la gente tenga vida y la tenga en abundancia”. Juan 10:10 (La Palabra de Dios para todos)

Éxodo 22:2, 4, 7; Juan 10:10; Efesios 6:1-18

 

La ley de la restitución (devolución) fue una de las enseñanzas, mandamientos o reglas que Dios le dio a Israel.

 

1. Toda la ley fue dada por Dios para (1 Corintios 10:10-11):

A. Usarla todos los días.

En la Palabra de Dios tenemos leyes: así como en el mundo hay leyes que debemos cumplir, en el camino del Señor, también. (Maestro: muestra algunas leyes que se han implementado en nuestro diario vivir, por ejemplo, la Ley de Tránsito).

Cuando comenzamos a conocer de la Palabra de Dios y profundizamos en ella; vamos adquiriendo conocimiento y el Espíritu Santo se revela a nosotros para cada día usar estas leyes; conforme a la voluntad de Dios. ¿Cuáles son las leyes que Dios dejó escrita? (deja que ellos respondan).

 

B. Como enseñanza para el pueblo de Israel y un ejemplo para nosotros hoy.

En Éxodo 22 encontramos algunas leyes que fueron dadas por Dios al pueblo de Israel para que haya un orden; sobre todo deja claro cómo deberían actuar cuando venía un ladrón a robar y cuál sería la consecuencia.

Como hijos de Dios, debemos conocer Su Palabra y guardarla en la memoria, meditarla de día y de noche para ser ese ejemplo que Dios necesita en la Tierra. Seamos luz, vivamos como Dios nos enseña y espera que lo hagamos.

 

2. Dios no produce las pérdidas.

A. Quien lo hace es el enemigo.

En las Células anteriores hemos venido aprendiendo acerca de la restitución. (Maestro: haz preguntas de las clases anteriores). En una de ellas hablamos de alguien que viene a hurtar, matar y destruir. ¿quién es? (interactúa con los niños). El enemigo siempre está buscando una estrategia para destruir, para hacer daño, para hacerte perder la fe y aun para hacerte caer en tentación, para que tengas pérdidas.

 

3. En la antigüedad para recuperar lo robado, debían encontrar al ladrón.

A. Debemos reconocer, identificar al ladrón (Juan 10:10).

¡¡¡¡ATENCIÓN!!!! ¡¡MANTENTE ALERTA!! Debemos identificar al ladrón y para eso debemos ser los mejores detectives y observar qué cosas aparecen en mi vida, por qué pierdo la fe, o por qué siento inseguridad o celos, o pecados ocultos o pensamientos incorrectos y negativos. Todo esto me aleja del Señor y me hace tropezar. Por eso, amiguito, es hora de pelear la buena batalla de la fe.

 

B. Pelear con las armas más poderosas que tenemos.  

En Efesios 6:10 Pablo nos enseña cómo debemos prepararnos para batallar en la fe, es hora que aprendas sobre las armas más poderosas que Jesús nos dejó.

Declara: Señor, por cuanto no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, hoy me pongo Tu armadura para salir al campo de batalla. Me coloco el cinturón de la verdad, la coraza de justicia, el apresto del evangelio, el casco de la salvación, el escudo de la fe y la espada de Tu Palabra. Y declaro en este día que todo lo que me habían robado es restituido por la gracia y la misericordia de Dios. Orando en todo tiempo hoy recibo Tu bendición.

 

 

Conclusión: Debemos tomar las armas correctas para pelear en contra del enemigo.

 

Oración: Jesús, ayúdanos a reconocer al enemigo y todas las fuerzas para pelear sin desmayar.

 

Acción: Niño:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Preadolescente:

Señala con una flecha según corresponda

_ Ceñidos vuestros lomos con la                                                          a) evangelio de la paz

_ Tomad el escudo de la                                                                         b) salvación

_ Tomad el yelmo de la                                                                           c) Espíritu

_ Tomad la espada del                                                                            d) verdad

_ Calzados los pies con el apresto del                                                  e) justicia

_ Vestidos con la coraza de                                                                    f) fe

 

Completo los espacios en blanco

1. Porque no tenemos lucha contra ___________, sino contra principados, contra potestades, contra los ______________________ de este siglo, contra huestes espirituales de _______ en las regiones celestes (Efesios 6:12).

2. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la ______, y vestidos con la _____ _______(Efesios 6:14).

3. y calzados los pies con el ___________________ de la paz. (Efesios 6:15).

4. Sobre todo, _____________________, con que podáis apagar todos los _____ de fuego del maligno (Efesios 6:16).

Lunes 30 de mayo

Restitución total

 

“Este es el mensaje del Señor: Así como traje todo este sufrimiento sobre este pueblo, así mismo traeré sobre ellos todo el bien que les prometo”.

Jeremías 32:42 (La Palabra de Dios para todos)

Daniel 1:7-8; 1 Samuel 1:2,10-11, 20; Génesis 41:41-44

 

Dios desea bendecir nuestro cuerpo, alma, espíritu, a nuestra familia, el trabajo de nuestros padres, lo material, etc.

 

1. Dios bendice:

A. Tu nombre, tu cuerpo, emociones y sentimientos (Daniel 1:7-8,15) porque eres un hijo de Dios.

Dios te formó en el vientre de tu mamá, pues tenía planes con tu vida. Tus padres eligieron el nombre que tienes (los niños pueden mencionar cómo se llaman), y con ese nombre te podemos identificar aquí, en el barrio, en la escuela, etc. Tu nombre y apellido te otorgan una identidad, dicen quién sos, a qué familia pertenecés y, como sos hijo de Dios, le pertenecés a Él. El enemigo quiere (y muchas veces lo logra) ensuciar y arruinar nuestros nombres, pero el Señor Jesús con Su sangre nos limpia y nos devuelve un buen nombre.

A Daniel y sus amigos los llevaron prisioneros y les cambiaron los nombres por unos que no eran de la familia de Dios, sin embargo, ellos se comportaron según su verdadera identidad, como hijos de Dios. No permitas que te llamen de una manera vulgar ni que te hagan creer que tenés otra identidad; si naciste niña sos una nena, si naciste varón, sos un nene. Cuidá y da gracias a Dios por quién sos y por cómo Él te formó porque el Señor siempre hace las cosas perfectas. Cuidá tu cuerpo, emociones y sentimientos.

 

B. Tu familia

Ana pudo tener hijos porque le creyó a Dios, ella puso toda su confianza en el Señor y su oración tocó el corazón del Padre y Dios le concedió esa petición. Satanás le había robado a Ana la bendición de ser madre, pero el Señor le restituyó, la devolvió la bendición y ella tuvo a su hijito que le puso por nombre Samuel, y luego tuvo cinco hijos más.

El Señor también quiere derramar bendición sobre tu familia, porque, aunque eres un niño/preadolescente, tus oraciones tocan el corazón de Dios y te concederá lo que le pides.

Te animo a que seas ese canal de bendición para tu familia y si aún no tienen a Jesús, no te canses de clamar porque pronto tu milagro se hará realidad como el de Ana. (Maestro: toma un tiempo para orar por cada familiar que no conoce de Jesús, hagan una lista y clamen a Dios por ellos).

 

C. Tu autoridad.

 A José Dios le dio autoridad. Así como leíamos en la Palabra, José fue vestido por el faraón con ropa fina y un anillo, coronando su vida como autoridad de Egipto. Desde la misma manera, hoy, Dios lo hace contigo; pone sobre tu vida un manto, te da el poder a través del Espíritu Santo para orar y clamar; para pelear la buena batalla de la fe.

Querido amiguito: sos un guerrero de Dios, no temas porque Dios camina por delante y todas Sus bendiciones están listas para sorprenderte.

RECORDÁ: ¡¡LO MEJOR ESTÁ POR VENIR!!

 

Conclusión: Jesús quiere el bien para todos nosotros, disfrutemos de Sus bendiciones.

 

Oración: Señor, gracias porque siempre estás atento a todas mis necesidades.

 

Acción: Niño y Preadolescente: Realizá un collage con revistas, papeles, diarios, etc. Buscá y recortá todo lo que querés y deseás para tu familia, para vos y todo este año. Por ejemplo: tu familia unida, un vehículo, una casa, una bici, etc. Pegalos en una hoja y dibujate creyendo que este año Dios te lo va a dar.

Líder: Lleva los materiales necesarios para que los niños realicen la actividad. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
lunes 16 de mayo.jpg
lunes 8 de mayo 2.jpg
lunes 2 de mayo 1.jpg
lunes 8 de mayo 1.jpg
 
 
lunes 23 de mayo.jpg