ESTUDIO PARA CÉLULAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lunes 26 de julio

 INTEGRIDAD

Hechos 8:18-23; Daniel 6:1-4; Salmo 26:1

“Los justos caminan con integridad; benditos los hijos que siguen sus pasos”. Proverbios 20:7 (NTV)

Memoriza el versículo de Proverbios 20:7 (NTV) que encabeza esta lección.


Busca en tu Biblia: Hechos 8:18-23; Daniel 6:1-4 y Salmos 26:1, medita en estos
versículos y comparte con los integrantes de la Célula qué impresión te dio Simón el mago, qué
espíritu tenía Daniel y cómo se conducía David.


Incluye en tus oraciones personales de la próxima semana que el Espíritu Santo te
traiga a memoria aquellas ocasiones en las que no fuiste íntegro; pídele perdón por la falta de
honradez y de seriedad (sé sincero) y comprométete a vivir en pureza y honestidad.

"La reputación es aquello que los demás piensan que somos. La integridad es lo que somos realmente". – John C. Maxwell

¿Qué acción específica te comprometiste a llevar a cabo la semana pasada? ¿Cuáles fueron los resultados?

REFLEXIONES

Instrucciones: Por turnos, lee con tus compañeros los siguientes párrafos. Conforme vayas leyendo, subraya las ideas que te llamen la atención.

El filósofo griego, Sócrates, dijo una vez: «La primera clave para alcanzar la grandeza es ser en verdad lo que aparentamos ser».

Las personas siempre se han esforzado por aparentar ser mejores de lo que son en realidad. Además, la tecnología y los medios sociales de hoy en día hacen que resulte especialmente fácil crear una imagen de nosotros mismos que nos haga ver bien.

Sin embargo, una vida de fingimiento no trae satisfacción. Cuando actuamos como un tipo de persona en una situación y como una persona completamente diferente en otra, nos engañamos a nosotros mismos y a aquellos que nos rodean. La necesidad de guardar las apariencias produce estrés y ansiedad. La falsedad daña nuestra credibilidad y el respeto por nosotros mismos.

Es mejor dar más valor a la autenticidad que a las apariencias. Es mejor tener el valor de hacer lo correcto, aun cuando sea una lucha. Es mejor confesar nuestros errores, pedir perdón e intentar volver a hacer lo que sabemos que es correcto. Siempre hay esperanza para el que desee vivir con integridad, aun cuando se quede corto.

Así es como John Maxwell describe la integridad: «es quien eres cuando nadie te está viendo». Eso es por lo que todos deberíamos esforzarnos; por hacer lo correcto dondequiera que estuviéramos, sin importar con quién estuviéramos ni lo que estuviéramos haciendo. Cuando nuestro ser interior es igual a lo que los demás ven, sentimos paz y satisfacción. Como resultado, sentimos que nuestra vida es plena.

Esforzarnos por ser íntegros también produce credibilidad. La gente confía en ti cuando eres honesto con los demás y te muestras auténtico al cometer errores. También, todos desean estar cerca de ti. Elegir una vida de integridad y autenticidad te permite trabajar bien con los demás y construir relaciones sólidas.

Para desarrollar y fortalecer la integridad personal, piensa en lo siguiente:

Antes de poner en práctica tus valores, debes saber cuáles son. Ser una persona íntegra es difícil, por no decir imposible, si no entiendes claramente qué es lo que valoras. Eso es porque tu sistema de valores es lo que guía tus decisiones y tus acciones. ¿Valoras la honestidad? ¿Tener buenas relaciones es importante para ti? ¿El compromiso es algo importante para ti? ¿Crees en la Regla de oro? («Haz a los demás lo que quisieras que te hicieran a ti»). Cuando haces algo equivocado, ¿estás dispuesto a admitirlo? Identificar tus valores te aclara el modo en que decides vivir tu vida.

Vivir con integridad es algo que decides una sola vez y logras día a día. Ahora mismo puedes decidir ser una persona íntegra. Sin embargo, esa decisión se pondrá a prueba todos los días. Hacer lo que dices que vas a hacer y actuar de acuerdo a tus valores genera confianza y, con el correr del tiempo, te crea una reputación positiva. La integridad es algo por lo que vale la pena luchar.

 Recuérdate todos los días vivir conforme a tus valores. La integridad no es una cualidad que surja

espontáneamente en la vida. Es el resultado de la consciencia de uno mismo, la disciplina personal y la decisión de ser honesto en todas las situaciones de la vida. No podemos tomar decisiones deshonestas en un área de la vida sin que nos perjudique en otras. Al tomar decisiones cada día, intenta vivir de una forma que sea coherente con el tipo de persona que quieres ser.

No puedes ser perfecto, pero puedes esforzarte por ser honesto.

Las acciones hablan más fuerte que las palabras. Es más fácil decir que eres una persona íntegra que vivir con integridad, pero vivirlo es de tanto valor para el respeto por nosotros mismos y para nuestras relaciones con los demás, que vale la pena luchar por ello. No queremos ser como los padres que les dicen a sus hijos que no mientan, y luego hacen algo deshonesto. Siempre influenciaremos más a las personas a través de nuestras acciones que de nuestras palabras. Puede que las personas escuchen lo que decimos, pero siempre observarán nuestras acciones para juzgar nuestro verdadero carácter.

BENEFICIOS

Si eres una persona íntegra, experimentas los siguientes beneficios:

1. Tienes respeto por ti mismo porque tu consciencia está limpia.
2. Duermes bien por la noche, porque eres una persona auténtica.
3. Los demás confían en ti porque tus acciones están de acuerdo con tus palabras.
4. La gente cuenta contigo porque sabe que eres confiable.
5. Tu vida tiene paz y estabilidad porque no necesitas recordar mentiras o injusticias cometidas.                            

6. Tus palabras y tus acciones serán coherentes con tus valores.

PASOS A SEGUIR

1. Define tus valores. Si nunca has dedicado un tiempo para articular tus valores, hazlo ahora. Escribe las cosas que sean importantes para ti y por las que quieras ser conocido. Luego comienza a evaluar tus acciones en relación a esos valores. ¿Concuerdan tus actos con los valores que dices tener? ¿Necesitas hacer algunos cambios?

2. Pon vallas de contención. En una carretera, las vallas de contención evitan que los automóviles caigan en una zanja o un precipicio. Las vallas de contención para la integridad son las decisiones que tomas para vivir de acuerdo con tus valores, antes de estar en situaciones de mucha presión. Determina lo que harás y lo que no harás, antes de que llegue la tentación. Al establecer los límites de antemano, te resultará más fácil mantener tu carácter y tu integridad bajo presión.

3. Arregla la situación con quienes sea necesario. Para recuperar tu integridad, debes comenzar por enfrentar tus fallas, pedir disculpas por tus errores y resolver las consecuencias de tus acciones previas. Elabora una lista de las personas a quienes debas pedir perdón por tus actos y luego ofréceles tus disculpas sinceras. Trata de arreglar las cosas si está dentro de tus posibilidades.

 

REFLEXIONA Y RESPONDE

Escoge alguna idea que hayas subrayado que sea importante para ti. Toma un minuto para decirles a todos lo que escogiste y por qué es importante para ti.

EVALUACIÓN Y ACCIÓN

Llena la siguiente sección de autoevaluación.

En una escala del 1 al 10, ¿qué tan bien demuestras esta cualidad en tu vida?

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

¿Por qué te diste esa calificación?

__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________

¿Qué beneficios obtendrías al mejorar tu calificación?

__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________

¿A quién conoces que sea un ejemplo de esta cualidad? ¿Qué es lo que más admiras de esa persona?

__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________

¿Qué acción específica puedes llevar a cabo inmediatamente para mejorar tu puntuación?

__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________

Toma un minuto para compartir con los demás, tus respuestas de la sección de autoevaluación, incluyendo la acción que vas a realizar para mejorar en esa área. Pedimos que todos participen.

_____________________________________________________________________________________________

Lunes 2 de agosto

LA ÉTICA DEL TRABAJO

Lee en tu Biblia: 2 Tesalonisenses 3:6-7; Hechos 20:35; Génesis 37:5; 40:5; 41:1,37.


Memoriza: “Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente”.

Colosenses 3:23 (NTV)


Incluye en tus oraciones personales de esta semana que Dios te ayude a amar tu trabajo, a ser responsable, a cuidar de lo ajeno como si fuese propio, a cultivar buenos hábitos de trabajo (puntualidad, compromiso, ahorro, etc.).

«Si trabajas duro, sacarás provecho, pero si no haces más que hablar solo tendrás miseria». – Proverbios
¿Qué acción específica te comprometiste a llevar a cabo la semana pasada? ¿Cuáles fueron los resultados?

 

REFLEXIONES
Instrucciones: Por turnos, lee con tus compañeros los siguientes párrafos. Conforme vayas leyendo, subraya las ideas que te llamen la atención.
¿Qué significa ser alguien que trabaja duro? Significa algo más que simplemente hacer tu trabajo. Muchas personas dedican algo de esfuerzo a su trabajo, pero no se esfuerzan al máximo. Alguien que trabaja duro le dedica a su trabajo el mayor esfuerzo posible todos los días. Se siente orgulloso de su trabajo y busca maneras de hacerlo aún mejor.
El trabajo duro es un valor importante porque es un componente clave del éxito. El talento es algo bueno. Las habilidades son valiosas. Sin embargo, el trabajo duro lleva todo eso al siguiente nivel, el cual no solo te trae éxito, sino también una profunda satisfacción personal.

 

Estas son algunas ideas clave sobre el trabajo duro:


Entiende que tú eres tu jefe más importante. Las personas comunes se limitan a hacer el esfuerzo que su trabajo o su jefe les exigen. En cambio, las personas que creen en trabajar duro se exigen más a sí mismas y se sienten orgullosas de su trabajo. Es esencial que te veas a ti mismo como tu propio jefe. Esforzarte por alcanzar la excelencia y dar lo mejor de ti te ayuda a estar orgulloso de tu trabajo y te deja una sensación de profunda satisfacción personal.


Trabaja más duro de lo requerido. John Maxwell cuenta la historia de un consejo que le dio a su sobrino Troy, cuando estaba comenzando en su primer empleo después de graduarse de la universidad. John lo animó a hacer tres cosas: En primer lugar, trabajar un poco más de lo requerido llegando treinta minutos antes; tomar menos tiempo que el concedido para almorzar y quedarse treinta minutos más al final del día. En segundo lugar, hacer algo todos los días para ayudar a sus colegas, sin que se lo pidieran. En tercer lugar, decirle a su jefe que estaba disponible para hacer trabajos adicionales en cualquier momento en que lo necesitaran. Al seguir este consejo, Troy ascendió rápidamente en la empresa.
 

Haz las tareas difíciles que los demás evitan. ¿A quién buscan los demás cuando las cosas se ponen difíciles? ¿En quién confían? En la persona que una y otra vez logra obtener resultados. Puedes convertirte en esa persona en tu propio entorno si te ofreces como voluntario para hacer las tareas difíciles que los demás evaden. Al hacer los trabajos difíciles con excelencia, te ganas la reputación de ser alguien que ayuda a su equipo u organización.
Haz que superar las expectativas se convierta en una costumbre para ti. Las personas que trabajan duro no se limitan a cumplir con los requisitos de su cargo o de sus clientes; los superan. Van mucho más allá de lo que se espera de ellas porque se han puesto estándares más altos. Cuando superas las expectativas, puedes ser una alegría para tus clientes, tus colegas y tu jefe. Esto es algo que ellos apreciarán, recordarán y recompensarán.

 

El poeta Ralph Waldo Emerson escribió: «Los trabajos importantes usualmente les llegan a los que demuestran su habilidad de ir más allá de lo esperado en los trabajos menores». Hay muchas recompensas posibles para el trabajo duro. Estos son algunos ejemplos: reconocimiento, ascensos, recompensas financieras, respeto y el dominio de tu trabajo. Sin embargo, pocas cosas son tan gratificantes como la satisfacción que se siente al quedar exhausto por haber dado lo mejor de uno mismo en la realización de una tarea importante. Una vez hecho esto, termina tu día sin ningún remordimiento, duerme bien por la noche y empieza el siguiente día con muchas ganas y entusiasmo.
 

BENEFICIOS
Cuando te conviertes en alguien que trabaja duro, experimentas los siguientes beneficios:
1. Experimentas la satisfacción personal de haber hecho bien tu trabajo.
2. Eres recompensado con más oportunidades.
3. Las personas recuerdan lo que has logrado para la organización.
4. Eres considerado un miembro valioso del equipo.
5. Aumentas tus posibilidades de recibir recompensas financieras.


PASOS A SEGUIR


1. Haz un 10 por ciento más. Una de las formas de trabajar más duro es elevar tus propios estándares. Para hacerlo, debes esperar más de ti mismo. Analiza lo que es necesario para tu trabajo y luego intenta determinar cómo sería hacer un 10 por ciento adicional. Haz que este sea tu nuevo estándar de lo que es un trabajo bien hecho.


2. Aprovecha tus fortalezas para hacer un mejor trabajo. Escribe todos los deberes y responsabilidades que componen tu trabajo. Luego compara esa lista con una lista de tus áreas de fortaleza. (Pueden ser cualidades de tu carácter, habilidades o talentos). ¿Cómo puedes usar tus fortalezas para hacer un mejor trabajo? ¿Cómo puedes agregar más valor a tus clientes, tus colegas y tu organización? Encuentra una forma de usar tus fortalezas para hacer más de lo que se espera de ti según la descripción de tu cargo. Al destacarte en tus áreas fuertes, el trabajo se sentirá menos como trabajo y más como la realización de tu propósito.


3. Aduéñate de tu trabajo. Es fácil dejar que tu cargo te defina. Haz lo contrario: haz tu trabajo con tanta excelencia e inteligencia, que tú seas el que defina tu cargo. Siente orgullo por lo que haces y por la forma en que lo haces.
 

REFLEXIONA Y RESPONDE
Escoge alguna idea que hayas subrayado que sea importante para ti. Toma un minuto para decirles a todos lo que escogiste y por qué es importante para ti. 


EVALUACIÓN Y ACCIÓN
Llena la siguiente sección de autoevaluación. En una escala del 1 al 10, ¿qué tan bien demuestras esta cualidad en tu vida?


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10


¿Por qué te diste esa calificación?
_____________________________________________________________________________ _____________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

 

¿Qué beneficios obtendrías al mejorar tu calificación?
______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

¿A quién conoces que sea un ejemplo de esta cualidad? ¿Qué es lo que más admiras de esa
persona?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

 

¿Qué acción específica puedes llevar a cabo inmediatamente para mejorar tu puntuación?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

 

Toma un minuto para compartir con los demás, tus respuestas de la sección de
autoevaluación, incluyendo la acción que vas a realizar para mejorar en esa área. Pedimos
que todos participen.

________________________________________________________________________________________________

Lunes 9 de agosto

VIVIR INTENCIONALMENTE

Lee en tu Biblia: Proverbios 4:8; Josué 24:15; Salmo 132:4; 1 Corintios 15:58
 

Memoriza: “Yo sé todo lo que haces, que no eres ni tibio ni caliente. ¡Cómo quisieras que fueras lo uno o lo otro!; pero ya que eres tibio, ni frío ni caliente, te escupiré de mi boca”. Apocalipsis 3:15-16 (NTV)
 

Incluye en tus oraciones personales de esta semana que tengas una vida que dé fruto y tenga trascendencia, que el Señor te dé oportunidades de contar tu testimonio, que dondequiera que vayas puedas hablar de Jesús. Pídele al Espíritu Santo el poder para hablar de Jesús de la manera que debes hacerlo, con unción y poder.
«La vida de cada persona es una historia. Tú determinas cuán grandiosa será la tuya».
– John C. Maxwell


¿Qué acción específica te comprometiste a llevar a cabo la semana pasada? ¿Cuáles fueron los resultados?


REFLEXIONES


Instrucciones: Por turnos, lee con tus compañeros los siguientes párrafos. Conforme vayas leyendo, subraya las ideas que te llamen la atención.


Todos contamos una historia a través de nuestras vidas; pero son pocos los que escriben esa historia de manera intencional. Más bien, muchos de nosotros solo vivimos cada día y dejamos que la historia se escriba sola. John Kotter, autor de Leading Change [Liderando el cambio], dice: «La mayoría de las personas no lidera su propia vida, solo la acepta».


No tenemos que vivir de esa manera. Podemos convertir nuestras vidas en grandes historias si nos comprometemos a vivir intencionalmente. John Maxwell dice: «Cuando hablo de vivir intencionalmente, me refiero a iniciar cada día con la expectativa de hacer una diferencia positiva en las vidas de otros y cumplirlo con acciones». Aprender a ser intencional tiene el poder de crear un cambio positivo en el mundo que te rodea, y de ayudarte a vivir una historia
grandiosa que trascienda.


En su libro, Vivir intencionalmente, John Maxwell cuenta que un libro que le regaló una persona hace muchos años lo inspiró a hacerse más activo para «escribir» su propia historia al vivir intencionalmente. El libro que recibió llevaba por título: The Greatest Story Ever Told [La historia más grande jamás contada]. Emocionado por leer algo inspirador, John lo abrió rápidamente, pero descubrió que las páginas estaban en blanco. Adentro había una nota de la persona que le dio el regalo; la nota decía: «John, tu vida está delante de ti. Llena estas páginas con buenas acciones, buenos pensamientos y asuntos de tu corazón. Escribe con tu vida una gran historia». Por primera vez, abrazó la idea de que él podía ser el autor de su propia vida y de que podía crear una historia significativa a través de sus acciones cotidianas. John describe el viaje a la trascendencia que tuvo lugar en su vida durante las siguientes décadas. Al compartir su historia con millones de personas, hizo un importante descubrimiento. La mayoría de las personas, independientemente de su cultura, trasfondo o edad, dan cuatro pasos en su viaje a la trascendencia. Estos se describen a continuación.


Conforme los leas, ve si se relacionan contigo:


4 PASOS EN LA TRAYECTORIA HACIA LA TRASCENDENCIA


1. Quiero marcar una diferencia Una gran historia —una historia trascendente— comienza con tener un corazón para
ayudar a otras personas. Si tienes un corazón que quiere marcar una diferencia en las vidas de otras personas,
siempre encuentras la forma de ayudarlas. Siempre encuentras respuestas a las preguntas difíciles que plantea la vida. Creas soluciones. No dices: «Se debería hacer algo respecto a esto». Dices: «¡Voy a hacer algo!». En ese momento empiezas a reescribir tu historia.

 

2. ...Por hacer algo que marque una diferencia ¿Sabes para qué te pusieron en esta tierra? John Maxwell cree que todas las personas tienen un propósito; solo que tienen que descubrirlo. La lección de la próxima semana
te ayudará a profundizar en este tema. Mientras tanto, debes saber esto: Puedes hacer una diferencia. No tienes que ser rico, ni famoso o poderoso. Puedes hacer algo que marque una diferencia. Solo tienes que ayudar intencionalmente a la gente todos los días. Una gran historia que trasciende es la que marca pequeñas diferencias en las vidas de los demás.

 

3. ...Con personas que marquen una diferencia En su libro, Las 17 leyes incuestionables del trabajo en equipo, John escribe acerca de la «Ley de lo Trascendental», que dice: «Uno es demasiado pequeño como para pretender hacer grandes cosas». Si quieres marcar una diferencia, debes formar parte de algo más grande que tú mismo. Debes intentar algo más grande que tú. Eso no quiere decir que tenga que ser algo monumental. Solo tiene que ser lo
suficientemente grande como para requerir un esfuerzo de grupo. Cuando las personas comienzan a trabajar juntas, se produce un efecto multiplicador.

 

4. ...En un momento que marque la diferencia. Hoy es el único día que tenemos para hacer una diferencia. La gente exagera el ayer y sobrestima el mañana. ¿Puedes marcar una diferencia ayer? Por supuesto que no. Ayer ya pasó; se fue y no volverá. ¿Puedes marcar una diferencia mañana? No hay garantía de que estaremos aquí mañana. El único momento del que tenemos algún control es ahora. Cada vez que decidimos hacer una diferencia ahora, escribimos unas líneas más a nuestra historia de trascendencia.
¿Qué quieres que diga la historia de tu vida? Puedes escribirla tomando decisiones como las que tomó John Maxwell.

 

El viaje comienza con querer marcar una diferencia y creer que puedes hacerlo. Va tomando
forma conforme actúas. Al final, si te conviertes en una persona intencional, tu historia será tu legado; perdurará.
Mucho después de que te hayas ido, la gente recordará el tipo de persona que eras, la vida que llevaste y el impacto que hayas tenido en otras personas. Elige escribir tu historia en lugar de solo leerla. Vívela, en lugar de limitarte a dejar que transcurra. Haz que sea una gran historia. Hazlo, y la trascendencia es tuya.

 

REFLEXIONA Y RESPONDE
Escoge alguna idea que hayas subrayado que sea importante para ti. Toma un minuto para decirles a todos lo que escogiste y por qué es importante para ti.

 

CONTESTA ESTA PREGUNTA
Toma uno o dos minutos para compartir tu respuesta a esta pregunta: ¿Qué historia te gustaría vivir y dejar como legado? Si te ayuda, tal vez quieras reflexionar al respecto de esta manera: En tu funeral, ¿qué te gustaría que la gente dijera de ti y del impacto que hayas hecho en tu mundo?
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


PASO DE ACCIÓN INTENCIONAL


Piensa en cuál de los cuatro pasos que describen el viaje a la trascendencia representa mejor tu posición actual:
1. Quiero marcar una diferencia
2. Por hacer algo que marque una diferencia.

3. ...Con personas que marquen una diferencia

4....En un momento que marque la diferencia

Sabiendo esto, ¿qué acción específica puedes llevar a cabo esta semana para convertirte en una persona intencional de modo que la historia de tu vida cambie en la dirección que deseas?
 

Escribe cuál es esa acción. Asegúrate de incluir quién, qué, dónde, cómo y cuándo realizarás esta acción.
 

Toma un minuto para compartir con el grupo qué acción específica planeas llevar a cabo esta semana.

________________________________________________________________________________________________

Lunes 16 de agosto


PONIENDO TU PROPÓSITO EN ACCIÓN


Lee en tu Biblia: 2 Timoteo 2:9; Efesios 2:10; Job 42:2


Memoriza: “Sin embargo, te he perdonado la vida con un propósito: mostrarte mi poder y dar a conocer mi fama por toda la tierra”. Filipenses 3:12-13 (NTV)


Incluye en tus oraciones personales de esta semana que puedas cumplir con tu propósito de trascendencia. Ora pidiendo que la sangre que Jesús derramó unja tus pies para andar por esas sendas que Él trazó de antemano para ti.


«Hay dos grandes días en tu vida: El día en que naciste y el día en que descubriste por qué». – John C. Maxwell 


¿Qué acción específica te comprometiste a llevar a cabo la semana pasada? ¿Cuáles fueron los resultados? 


REFLEXIONES 
Instrucciones:
Por turnos, lee con tus compañeros los siguientes párrafos. Conforme vayas leyendo, subraya las ideas que te llamen la atención. 
Hay un pasaje en el libro Souls on Fire [Almas en fuego] en el que el autor, Elie Wiesel, escribe que cuando te mueras y te encuentres con tu Creador, no te preguntará por qué no te convertiste en un mesías o por qué no encontraste una cura para el cáncer. Lo único que te preguntará es: «¿Por qué no te convertiste en ti mismo? ¿Por qué no te convertiste en todo lo que eres?» 


¿Qué significa convertirte en todo lo que eres? Significa alcanzar tu potencial. ¿Cómo puedes hacer eso? Cumpliendo tu propósito.

 

Sin embargo, antes de que vivas tu propósito, debes encontrarlo primero. 
Muchas personas creen que eso es algo difícil, pero John Maxwell ofrece una fórmula sencilla que cualquiera puede utilizar para encontrar su propósito: 
Tu pasión + Tus fortalezas + Valor agregado a los demás = Tu propósito 
John dice que cuando agregas lo que te encanta hacer a lo que haces bien, y lo usas para satisfacer las necesidades de otros, encuentras tu propósito. 
Puedes comenzar a descubrir tu propósito hoy mismo. Comienza por hacerte estas tres preguntas: 


¿Cuál es mi pasión? 
Cuando John Maxwell tenía 18 años, escuchó a un profesor hacer tres preguntas que ayudan a una persona a encontrar su propósito. John ha utilizado estas preguntas para guiarse hacia su propósito durante cincuenta años. A continuación están las preguntas, junto con las respuestas de John: 
¿Qué te hace llorar? John llora cuando ve gente herida.
¿Qué te hace cantar? John canta cuando ayuda a la gente.
¿Con qué sueñas? John sueña con ayudar a las personas para que puedan ayudar a otros. 
Para encontrar tu pasión -lo que te encanta hacer- hazte esas mismas preguntas. Tus respuestas apuntarán hacia tu propósito. 

Cuando pienses en tus respuestas, considera lo siguiente: Tu pasión te dará energía. Te motivará. Hará que quieras levantarte en la mañana, y añadirá vitalidad a tus pasos. Tu pasión te inspirará a querer más, a hacer más, a ser más. 
 

¿Cuáles son mis fortalezas? 
Todos tienen cualidades, talentos y habilidades que tienen el potencial de marcar una diferencia. John Maxwell dice que desde pequeño supo que su mayor fortaleza era la comunicación. También estaba consciente de su don para el liderazgo. Cuando empezó a hablar acerca de liderazgo, empezó a descubrir... ¡fui hecho para esto! También, su capacidad de agregar valor a la gente subió a otro nivel. 
Tus talentos te dan excelencia. Te abren oportunidades. Representan una ventaja para ti, pero conllevan una responsabilidad. Se te han dado dones y talentos, para ayudarte no solo a ti mismo, sino también a los demás. 
¿Qué hay dentro de ti que te puede ayudar a hacer que los demás sean mejores? ¿Qué habilidades posees? ¿Qué talentos hay dentro de ti? ¿Qué rasgos de personalidad tienes que pueden ser usados para agregar valor a los demás? Si haces que el agregar valor a las personas sea tu prioridad, y te vuelves intencional en cuanto a ello, todo lo que tienes puede ser usado para ayudar a otros. 


¿Qué necesidades puedo satisfacer? 
Nuestro mundo está lleno de necesidades a la espera de que alguien las satisfaga. ¡Tú puedes ser esa persona! 
John Maxwell dice que mira lo que tiene programado todos los días y se pregunta: «¿A quién puedo ayudar hoy? ¿Cómo puedo ayudarle? ¿Cuándo debo hacerlo?» Tú puedes hacer lo mismo. También puedes actuar en el momento poniendo en acción tus habilidades, talentos, recursos y experiencias únicas para ayudar a los demás. 
Mira a tu alrededor con los ojos abiertos y verás necesidades por todas partes. Comienza por buscar necesidades físicas: todo el mundo necesita agua, comida, techo y ropa. ¿Puedes utilizar tus fortalezas para satisfacer este tipo de necesidades de las personas? Estas son las cosas más básicas. 

A partir de ahí, esfuérzate por ayudar a la gente con sus necesidades emocionales, como la idea de que todo el mundo quiere sentirse valorado. ¿Valorarás a las personas? Todo el mundo quiere tener un sentido de pertenencia. ¿Los incluirás? Todas las personas quieren que crean en ellas. ¿Les darás tu confianza? 


Por último, todos pueden beneficiarse de las oportunidades que se les dan. ¿Qué puedes hacer por otros que no puedan hacer por ellos mismos? ¿Puedes presentar a la gente entre sí para su beneficio mutuo? ¿Hay alguna oportunidad que podría no ser adecuada para ti que pudieras pasar a otra persona? O tal vez puedas invitar a alguien a unirse a ti en algo que estés haciendo. La mayoría de la gente solo desea una oportunidad para trabajar por una vida mejor. Si te es posible, dales esa oportunidad. 
 

El propósito se hace más claro cuando juntas estos tres elementos. Cuando te encanta hacer algo en lo que no usas tus fortalezas, puede convertirse en tu afición, pero no te llevará a tu propósito. Si hay algo en lo que usas tus fortalezas, pero no te apasiona, no continuarás haciéndolo. Sin embargo, algo especial sucede cuando tu pasión y tus fortalezas se alinean
y se usan para satisfacer las necesidades de los demás. Descubres tu propósito, haces una diferencia y subes más la montaña a la trascendencia. 


REFLEXIONA Y RESPONDE 
Escoge alguna idea que hayas subrayado que sea importante para ti. Toma un minuto para decirles a todos lo que escogiste y por qué es importante para ti. 


CONTESTA ESTA PREGUNTA 
Toma uno o dos minutos para compartir tus respuestas a las siguientes preguntas: 
¿Cómo puedes unir las cosas para las que tienes pasión y tus fortalezas principales para satisfacer las necesidades de otros y añadirles valor? 
__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ 

 

PASO DE ACCIÓN INTENCIONAL 
Esta semana, escribe tus respuestas a estas tres preguntas: ¿Cuáles son tus dos fortalezas principales? ¿Qué te encanta hacer? ¿Qué necesidades de otros podrías satisfacer a través de ellas? Luego, reúnete por separado con tres personas que te conozcan bien. Diles que quieres saber su opinión respecto a tus respuestas de las tres preguntas. ¿Están de acuerdo con tus respuestas, o ven en ti mayores fortalezas y pasiones que las que enumeraste? ¿Tienen más ideas sobre cómo podrías utilizar tus fortalezas y tu pasión para ayudar a otras personas? 
__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ 

Toma un minuto para compartir con el grupo qué acción específica planeas llevar a cabo esta semana. 

 

________________________________________________________________________________________________

 

 

Lunes 23 de agosto

 

LOS FACTORES ESENCIALES Y COTIDIANOS PARA VIVIR UNA VIDA DE TRASCENDENCIA

 

Lee en tu Biblia: 1 Corintios 9:24-27; Efesios 4:23-24; Filipenses 3:12-13

 

Memoriza: “Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia”.

Colosenses 3:12 (NTV)

 

Incluye en tus oraciones personales de esta semana que puedas tocar a tu prójimo para bendecirlo. Pídele al Señor que te haga ver al otro como superior a ti mismo, valóralo y anímalo. Vístete de compasión y con una buena actitud, sé generoso y paciente.

«Las personas que son intencionales aceptan el consejo de mi mentor, John Wooden: Haz que cada día sea tu obra maestra». – John C. Maxwell

¿Qué acción específica te comprometiste a llevar a cabo la semana pasada? ¿Cuáles fueron los resultados?

REFLEXIONES

Instrucciones: Por turnos, lee con tus compañeros los siguientes párrafos. Conforme vayas leyendo, subraya las ideas que te llamen la atención.

¿Cuál es tu motivación cuando te levantas por la mañana? Si tu deseo es vivir una vida que trascienda, es necesario que abordes cada día como una oportunidad para marcar una diferencia. ¿Cómo puedes hacer eso? Poniendo a los demás en primer lugar y haciendo algo para agregarles valor. Eso es lo que lleva a la trascendencia: no la posición social, un título, posesiones o una gran cuenta bancaria.

El egoísmo y la trascendencia son incompatibles. Un enfoque egocéntrico de la vida no trae satisfacción. Sin embargo, cuando ponemos a los demás en primer lugar, no solo los ayudamos a ellos, hacerlo también nos ayuda a nosotros. Zig Ziglar, conferencista motivacional, amigo de John Maxwell, dijo: «Cuando ayudas a las personas a obtener lo que quieren, ellas te ayudan a ti a obtener lo que quieres». Cuando se le agrega valor a la gente todos ganan.

LOS 5 FACTORES ESENCIALES COTIDIANOS DE LA TRASCENDENCIA

John enseña que hay cinco factores esenciales cotidianos para tener una vida de trascendencia; son prácticas sencillas que cualquiera puede aplicar de inmediato:

1. Valora a la gente todos los días

Solo agregarás valor a las personas si ves valor en ellas. No puedes creer que las personas no son importantes y agregarles valor al mismo tiempo. John aprendió esta lección de su padre, quien dijo: «La mayoría de las personas se siente subestimada, insegura y perdida. Si les muestras que las valoras y las amas incondicionalmente, harás una diferencia».

¿Cómo te sientes cuando otras personas te valoran? ¿Qué pasa cuando la gente te menosprecia? La manera como te tratan afecta como te sientes contigo mismo y como tratas a los demás. Ten eso presente cuando interactúes con la gente. Cuando te valoras y valoras a los demás, creas un ciclo de interacción positiva que hace que la vida sea mejor para todos.

2. Piensa con anticipación cómo agregarás valor a la gente todos los días.

Las personas que marcan una diferencia anticipan las formas en que agregarán valor a la gente. Son proactivas al respecto. Un vistazo rápido a tu calendario del día te puede dar ideas para agregar valor. ¿Adónde irás? ¿Con quién te vas a reunir? ¿De qué manera podrías ayudar a la gente? Las oportunidades son infinitas, si piensas de manera intencional.

Recientemente John Maxwell desafió a sus nietos a pensar en formas de agregar valor a los demás todos los días. John, su nieto de doce años de edad, tomó ese consejo. Había estado tomando clases de golf y, cada vez que lo hacía, su instructor le daba una taza de agua. Un día caluroso, el joven John decidió que esta vez él le daría una taza de agua a su instructor. El joven John hasta tomó una foto y se la envió a su abuelo para mostrarle que estaba aprendiendo la lección.

Puedes hacer algo similar. Como puedes ver, no tiene que ser algo grande o caro. Solo tiene que ser algo bien pensado. Empieza tu día pensando en maneras en que podrás agregar valor a la gente.

3. Busca maneras de agregar valor a la gente todos los días.

En su libro, Cómo ganarse a la gente, John Maxwell escribe sobre el Principio del Lente, que dice: «Quiénes somos determina cómo vemos a los demás». Por ejemplo: si somos egoístas, buscamos que los demás nos agreguen valor. Si deseamos la trascendencia, buscamos maneras de agregar valor a los demás.

En la vida, o sumas o restas a los demás. Los que restan, se enfocan en extraer para ellos mismos. Los que agregan, se enfocan en dar a los demás. A medida que transcurre el día, ¿cuál es tu mentalidad? Si tienes una mentalidad
de dar, te vas a interesar en las necesidades de la gente y buscarás maneras de satisfacerlas. Verás tu día como una serie de oportunidades para ayudar a la gente.

4. Haz cosas que agreguen valor a la gente todos los días.

¿Es posible valorar a las personas, pensar en agregarles valor y buscar formas de hacerlo, pero aún no ser una persona de trascendencia? Por desgracia, la respuesta es sí. La clave de la trascendencia es actuar. Solo puedes marcar una diferencia si actúas realmente y haces cosas que agreguen valor a los demás. De lo contrario, solo tienes buenas intenciones, y las buenas intenciones no producen resultados. Solo los produce vivir intencionalmente.

John Maxwell se ha responsabilizado de hacerse a sí mismo dos preguntas todos los días. Al inicio de cada día, se pregunta: «¿A quién le agregaré valor hoy?». Y al final de cada día, se pregunta: «¿A quién le agregué valor hoy?». Si no puede identificar una acción específica dirigida a una persona en particular, sabe que no ha sido lo suficientemente intencional ese día.

5. Anima a los demás a agregar valor a la gente todos los días.

La trascendencia comienza contigo, pero la idea es compartirla. A medida que vayas adquiriendo el hábito diario de añadir valor a los demás, empieza por animar a otras personas cercanas a ti a hacer lo mismo. Te sorprenderá el impacto que puedes tener cuando te unes a otras personas para hacer una diferencia.

Los factores esenciales cotidianos de la trascendencia no son difíciles, pero requieren intencionalidad. Abrázalos y te sentirás pleno; haz que tu mundo sea un lugar mejor y empieza tu historia de trascendencia cada día.

 

REFLEXIONA Y RESPONDE

Escoge alguna idea que hayas subrayado que sea importante para ti. Toma un minuto para decirles a todos lo que escogiste y por qué es importante para ti.

CONTESTA ESTA PREGUNTA

Toma uno o dos minutos para compartir tu respuesta a esta pregunta:

Escoge una acción que crees que sea la más difícil y explica por qué.
Dar un alto valor a las personas todos los días.
Pensar con anticipación maneras como agregarás valor a las personas todos los días. Buscar maneras de agregar valor a la gente todos los días.
Hacer cosas que agreguen valor a la gente todos los días.
Animar a los demás a agregar valor a la gente todos los días.

__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ 

PASO DE ACCIÓN INTENCIONAL

¿Qué acción específica puedes llevar a cabo esta semana para agregar valor intencionalmente a alguien a quien normalmente no ayudas? Escribe cuál es esa acción. Asegúrate de incluir quién, qué, dónde, cómo y cuándo realizarás esta acción.

__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________                                                                                                                                                                                               

Toma un minuto para compartir con el grupo qué acción específica planeas llevar a cabo esta semana.

________________________________________________________________________________________

Lunes 30 de agosto

COMPARTE TU HISTORIA PARA ANIMAR

Lee en tu Biblia: Juan 13:34; Efesios 4:32; Santiago 1:27, Hebreos 6:10

Memoriza: “No se ocupen solo de sus propios intereses, sino también procuren interesarse en los demás”.

Filipenses 2:4 (NTV)

Incluye en tus oraciones personales de esta semana el pedir que el Señor te dé la gracia de influenciar a quienes te rodean, especialmente a aquellos que aún no conocen a Jesús. Ruega que el Señor te haga un ganador de almas, un pescador de almas, un evangelista y un embajador del amor de Dios.

«Las historias que mejor contamos son las que hemos vivido». – John C. Maxwell
¿Qué acción específica te comprometiste a llevar a cabo la semana pasada? ¿Cuáles fueron los resultados?

REFLEXIONES

Instrucciones: Por turnos, lee con tus compañeros los siguientes párrafos.

Nos estamos acercando al final de nuestro tiempo juntos. Comenzamos nuestro viaje hablando sobre valores trasformadores y oportunidades para aplicar esos valores a nuestras vidas. Conforme fuiste participando en esas diez mesas redondas, ¿comenzaste a ver cambios positivos en tu vida? ¿Los demás vieron cambios en ti también? Esperamos que sí.

Esta siguiente fase de nuestro viaje está enfocada en vivir intencionalmente. Hasta el momento,
esperamos que hayas abrazado la idea de hacer de tu vida una gran historia al valorar a las personas,
y agregarles valor todos los días para que puedas experimentar la trascendencia. Si haces eso, puedes
comenzar a ver que los cambios positivos que hay dentro de ti se extienden a los demás. Así es como puedes cambiar tu mundo.

John Maxwell expresa: «Los movimientos de masas no comienzan con las masas». Más bien, el cambio empieza con una sola persona. Esperamos que el cambio haya comenzado en ti. Si es así, tienes la oportunidad de ayudar a otras personas a hacer cambios positivos en sus vidas.

En la lección de la semana pasada, aprendiste los cinco factores esenciales del éxito de John Maxwell. El último fue animar a los demás a agregar valor a las personas todos los días. La sesión de hoy se enfoca en la manera cómo puedes hacerlo.

A principios de la década de 1960, cuando John Maxwell era un adolescente, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, le causó una fuerte impresión. En particular, John quedó cautivado por el anuncio que hizo Kennedy sobre la fundación de los Cuerpos de Paz, una organización creada para agregar valor a la gente fuera de Estados Unidos. Kennedy dijo: «No preguntes qué puede hacer tu país por ti. Pregunta qué puedes hacer tú por tu país».

Se ha dicho que todo el mundo tiene en su interior un discurso para «cambiar al mundo». John Maxwell cree que tú también lo tienes. No tienes que convertirte en un político o comunicador famoso para marcar una diferencia. Todo lo que tienes que hacer es empezar a contar tu historia a los demás.

John Maxwell dice: «A todos les gusta escuchar una buena historia. Las historias nos dicen quiénes somos. Nos inspiran, se conectan con nosotros, avivan nuestras emociones, pintan cuadros de quiénes aspiramos ser y nos dan permiso para actuar». Al contar tu historia, puedes inspirar a otra persona a vivir una nueva historia también.

La sesión de hoy será diferente de las otras mesas redondas. Vas a compartir tu historia respondiendo a varias preguntas y hablando de ellas con tus compañeros de mesa redonda. No se espera que cuentes una historia muy pulida. Este es solo tu punto de partida.

Facilitador: Ya no asignes turnos para leer. En lugar de ello, haz que cada persona responda a las seis preguntas antes de pasar con el siguiente participante. Las respuestas de cada persona se convertirán en el punto de partida de su historia. Facilitador, por favor, responde primero.

1. Realidad: ¿Cómo era yo antes de participar en las mesas redondas?
2. Descubrimiento: ¿Qué aprendí acerca de mí mismo al participar en las mesas redondas?

3. Cambio: ¿Cuál es el cambio más importante que llevé a cabo debido a las mesas redondas?

4. Resultados: ¿Cómo me ha ayudado ese cambio?
5. Compartir: ¿Qué enseñanza me gustaría que los demás recibieran de mi experiencia?
6. Trascendencia: ¿Cómo voy a ayudar intencionalmente a otros a cambiar sus vidas?

Facilitador: Pídele a alguien del grupo que lea este párrafo final.

El filósofo y autor, Parker Palmer, afirmó: «Nuestra verdadera libertad proviene de estar conscientes de que no tenemos que salvar al mundo; solo tenemos que marcar una diferencia en el lugar donde vivimos». Contar tu historia puede contribuir a hacer una diferencia más de lo que te imaginas. Como bien dijo Charles Swindoll: «Las historias nos transportan a otro mundo. Acaparan nuestra atención. Se convierten en vehículos impresionantes para la comunicación de la verdad y de lecciones significativas que no pueden olvidarse fácilmente. ¡Si una imagen vale más que mil palabras, una historia vale más que un millón!».

CONTESTA ESTA PREGUNTA

Toma uno o dos minutos para compartir tu respuesta a esta pregunta:

¿Qué esperas que sea la parte más desafiante o difícil al contar tu historia a los demás?

__________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________

 

PASO DE ACCIÓN INTENCIONAL

Tienes dos tareas esta semana. La primera: cuéntale tu historia a por lo menos una persona. Descubriste muchas de las piezas cuando respondiste a las preguntas de hoy. Utiliza esa información, más cualquier otra cosa que tú pienses que podría ayudarte a contar una buena historia. La segunda: cuéntanos tu historia.

 
mas allá del exito.jpg