top of page

ESTUDIO PARA CÉLULAS

Semana 1

Lunes 23 de enero

LA LUZ, SÍMBOLO DE JESUCRISTO

Juan 8:12-30

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; a los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos”.

Isaías 9:2 (RVR1995)

 

Una de las necesidades fundamentales que tenemos a fin de progresar es mantenernos conectados a nuestra fuente de luz: Jesucristo. Él es la fuente de nuestro poder, la Luz y la Vida del mundo. Sin una fuerte conexiónn a Él, comenzamos a morir espiritualmente. 

1. PROFETIZADA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO (Números 24:17; Isaías 9:2; 42:6–7; 49:6; 53:11; Malaquías 4:2).

A.Números 24;17 Este lenguaje poético alude claramente al Mesías. El pagano Balaam tuvo una visión de la venida del Mesías hebreo, el señor Jesucristo. Él era como una estrella, radiante y hermosa. Era como un cetro, majestuoso y con poder. Y es el vencedor sobre sus enemigos, incluido Moab, la nación que alquiló a Balaam para maldecir a Israel. Todas las naciones que resistieran a Israel y las obras de Dios quedarían bajo la maldición que inconscientemente habían aceptado. De Jacob saldrá el Mesías que vencerá a todos sus enemigos (Sal 2; 110; Ap 19.11-21).

B. Isaias9:2 El profeta describe el futuro acontecimiento por medio del impulso del espíritu, que ya lo ha invadido. luz quiere decir bendición, presencia y revelación de Dios (2.5), esto es, la encarnación de Jesús . sombra de muerte significa «oscuridad profunda» . Aquí, esta palabra hebrea complementa a la otra que se usa comúnmente y que significa tinieblas.[1] (leer los demás versículos de Isaías para complementar estas ideas)

C. Malaquías 4:2 En contraste con los malos, la suerte de los buenos sería otra cosa (4:2): A los que temen el nombre de Jehová nacería el Sol de justicia, el Mesías. En sus alas traerá salud, como si el Mesías fuese un ave que debajo de sus alas recoge sus pichones heridos, hasta que sanan (comp. Mateo 23:37). Su gozo y alegría serían tan grandes que podrían ser comparados con los de los becerros de la manada que saltan y corren.

2. REVELADA EN EL NUEVO TESTAMENTO (Mateo 4:16; 17:2; Lucas 1:78–79; 2:32; Juan 1:4–9; 9:5; 12:35–36; 12:46; Hechos 13:47; 2 Corintios 4:6; Hebreos 1:3; Apocalipsis 1:16; 22:16).

Cada una de las profecías del Antiguo Testamento sobre el Mesías se cumplieron en Jesús. Los versículos que compartimos en este punto afirman y certifican lo que afirmamos recién.

Dios reveló Su amor y misericordia a través de Su Hijo , mostro Su bondad infinita y quitó el miedo ya que el creador del mundo no entró a este mundo de una manera atemorizante , piense en todas las religiones de este mundo a los dioses falsos que se adoran siempre se acercan sus fieles con miedo o atemorizados o tratando de calmar su ira por medio de ofrendas o a=sacrificios para no ser castigados por ese supuesto dios. Sin embargo, Dios real y verdadero vino al mundo e hizo Su entrada siendo solo un bebé, pregunta puede un bebé causar miedo Dios eligió esa forma para darnos un fuerte mensaje. Él no vino a traer miedo sino Salvación y una nueva relación con el hombre, Él es nuestro PADRE, JESÚS VINO A REVELAR AL PADRE, ACEPTELO NO TENGA MIEDO ÉL LO AMA Y LO PERDONA, (Tome un momento para ministrar el amor del Padre aun para meditar junto con los integrantes de la célula lo que compartimos recién).

3. “YO SOY A LUZ DEL MUNDO” (Juan 8:12)

A, Lo primero es entender lo profundo de esta declaración. Existe un dicho  que se utiliza cuando estamos pasando por dificultades o tristeza y depresión que dice “Existe una luz al final del túnel”.  Esto es porque de alguna manera relacionamos la luz con lo bueno y la oscuridad con lo malo. Cuando caminamos por lugares oscuros podemos sentir miedo, pero cuando caminamos por lugares iluminados estamos más seguros. Esta es una de las tantas afirmaciones radicales de Jesús que comienzan con la famosa frase “Yo soy”  que en griego es Ego Eimi y puede significar algo que siempre fue, es decir es un equivalente al YHWH (Yavé o Jehová) del Antiguo Testamento que significa “Yo soy el que soy” esto es muy profundo Él lo es todo, Él lo llena todo en todos no podemos estar en la oscuridad de la depresión o la angustia, la desazón o el dolor EL es la luz que da vida RECÍBALA.

B. Jesús revela mucho sobre el mundo que nos rodea. hoy Jesús nos vuelve a recordar que Él es la luz del mundo. Tal vez hoy en día nos cuesta mucho trabajo encontrarnos con esa luz que Cristo nos ofrece. Analicemos en lo más profundo de nuestro corazón cuáles serían aquellas cosas que nos impiden verlo. Quizá la incertidumbre por la situación mundial que estamos viviendo en este momento o tal vez el egoísmo, la apatía e indiferencia que mostramos ante la precariedad en la que viven millones de personas.

Hay cosas o placeres que el mundo nos presenta y que hoy en día aún nos dominan. El acumular riquezas, el querer tener el celular más moderno, el alcohol, las drogas, la lujuria, o simplemente el tiempo que dedicamos en tantas cosas que no nos edifican, ni espiritual ni intelectualmente. 

Es por eso que hoy el Señor no quiere que vivamos atados, y mucho menos quiere juzgarnos a pesar de tener esa facultad otorgada por el Padre. Hoy, más que nunca, nos viene a traer un mensaje de esperanza, un mensaje de amor, Él viene y quiere ser esa luz que nos guía y nos indica el camino, para no perdernos en ese camino oscuro, frío, y solitario que las cosas de este mundo nos ofrece.

C. Las vidas que vivimos. Creamos en Jesús y su mensaje, no seamos como esos fariseos que menciona la escritura, que tienen nula credulidad y que juzgan según criterios humanos. Seamos empáticos con nuestros padres, hermanos, esposa o esposo, hijos, compañeros de trabajo, vecinos y todas aquellas personas que nos rodean, para que también ellos reciban a través de nosotros y de nuestras acciones esa luz de Cristo en la tierra.

D. También revela mucho acerca de Sí mismo y lo que tiene que ofrecernos. Jesús es quién nos enseña el camino que tenemos que andar. El ilumina, nuestra mente, y nuestro corazón por medio de su Palabra y por medio de su Espíritu. Jesús es Dios mismo que da vida e ilumina a todo el universo. Como el sol a nuestro planeta. La única manera de no estar en tinieblas y tener la luz de la vida es seguirlo cada día.

Conclusión: Cuando le permites a Dios acercarse a ti a través de Jesucristo, y lo aceptas, entonces te darás cuenta que no es solo la Luz del mundo, sino el Salvador de todas las generaciones; nadie va al Padre sino por Él. Necesitamos continuamente esa luz para andar en comuniónn con Él (1 Juan 5:1-3).

Oración: Pedirle al Espíritu Santo que nos revele cada día más a Jesús como la luz de nuestra vida.

Acción: Salir por el barrio donde está la Célula y hablar por lo menos a 10 personas de Jesús e invitarlos a la Célula.

 

 

Lunes 30 de enero

LA LUZ, SÍMBOLO DE SU FAVOR

Éxodo 13:21-22

“Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia”. Números 6:25 (RVR1995)

 

La presencia de Dios en la vida de cada uno de los seguidores de Jesús es igual a esa columna de fuego. Como hijos de Dios tenemos una gran promesa, que Dios nunca nos dejara ni nos desamparara.  Cuando estamos en la cima de la montaña y todo nos sale bien, no tenemos duda de las bendiciones de Dios ni de sus promesas a nuestra vida.  Miramos con optimismo el futuro. ¿Por qué se nos hace difícil tener la misma seguridad cuando estamos pasando por la aflicción?  ¿Por qué dudamos de la presencia y dirección de Dios en estos tiempos?  Ponemos en duda hasta la fuente de las promesas.  Pensamos, ¿habré escuchado bien?  ¿Fue Dios quien me hablo?  Según la lectura de hoy En el día el Señor marcha al mando de su pueblo lo cual quiere decir que los dirige.  Si aplicamos esto al día de hoy, es en este tiempo cuando las puertas se abren, tenemos el favor de Dios en todo lo que hacemos, nuestras oraciones son contestadas, vemos milagros y prodigios a nuestro alrededor, promociones, crecimiento espiritual acelerado, salud y una conciencia mayor de la presencia de Dios en nuestras vidas.  En otras palabras, la vida nos sonríe.

La noche, por el contrario, simboliza el tiempo de prueba y tribulación.  De repente nos sentimos solos y aislados.  Nuestros planes no resultan como esperamos, no vemos respuesta a nuestras oraciones (o simplemente pasa lo opuesto a lo que pedimos), se quebranta la salud, la muerte toca de cerca nuestra vida, se pierden trabajos, matrimonios rotos, hijos rebeldes.  La presencia de Dios no abandona al creyente más la oscuridad alrededor puede desorientar, distraer, retraer, atemorizar y/o deprimir a un cristiano. Pero su luz sigue estando como la columna de fuego en el desierto

 

1. SU LUZ LLENA NUESTRO SER Y NOS AYUDA DE TRES MANERAS:

A. ILUMINA nuestra vida con la luz de la enseñanza bíblica, ayudándonos a conducirnos y a tomar decisiones correctas. la iluminación en el sentido espiritual es “prender la luz” del entendimiento en algún área. Cuando la revelación divina trata con un nuevo conocimiento o cosas futuras, la llamamos “profecía.” Cuando la revelación trata con el entendimiento y la aplicación del conocimiento ya recibido, lo llamamos “iluminación.”

B. PROTEGE nuestro ser para que no nos desanimemos ni volvamos a ser esclavos de lo que desagrada a Dios. Jehová guía, alimenta y protege al pueblo desde una columna de nube y fuego.

(Deuteronomio 32:9-10) “9 Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob la heredad que le tocó. 10 Le halló en tierra de desierto, Y en yermo de horrible soledad; Lo trajo alrededor, lo instruyó, Lo guardó como a la niña de su ojo.” 

(Salmos 78:13-18) “13 Dividió el mar y los hizo pasar; Detuvo las aguas como en un montón.
14 Les guio de día con nube, Y toda la noche con resplandor de fuego.
15 Hendió las peñas en el desierto, Y les dio a beber como de grandes abismos,
16 Pues sacó de la peña corrientes, E hizo descender aguas como ríos.
17 Pero aún volvieron a pecar contra él,
Rebelándose contra el Altísimo en el desierto;
18 Pues tentaron a Dios en su corazón, Pidiendo comida a su gusto.” 

(Salmos 105:39-45) “39 Extendió una nube por cubierta, Y fuego para alumbrar la noche.
40 Pidieron, e hizo venir codornices; Y los sació de pan del cielo.
41 Abrió la peña, y fluyeron aguas; Corrieron por los sequedales como un río.
42 Porque se acordó de su santa palabra Dada a Abraham su siervo.
43 Sacó a su pueblo con gozo; Con júbilo a sus escogidos.
44 Les dio las tierras de las naciones, Y las labores de los pueblos heredaron;
45 Para que guardasen sus estatutos, Y cumpliesen sus leyes. Aleluya.” 

 

Dios protegió a su pueblo En el desierto para que no volvieran a Egipto sino que fueran hacia la tierra prometida de la misma manera su luz nos protege de volver al pecado ya que el pecado muere cuando viene a la luz , de allí que no dice proverbios que el que encubre su pecado no prosperara , la luz de Jesús te protege de caer en la desagracia y te prospera en todo

 

C. ACOMPAÑA cada uno de nuestros pasos para que no tropecemos, no caigamos en la tentación y podamos disfrutar Su amor en cada momento. Nunca nos dejara ni nos desamparara Dios esta con nosotros siempre no estas solo en esta tierra contigo esta el Dios todo poderoso t eterno.

2. SU LUZ REPRESENTA SU FAVOR SOBRE NOSOTROS (Esdras 9:8; Números 6:25; Job 3:20; 29:2–3; Salmos 4:6; 31:16; 44:3; 67:1; 80:3; 80:7; Miqueas 7:8–9; Apocalipsis 22:5).

(Distribuya cada versículo con los integrantes de la célula y que cada uno comparta que entiende se ese versículo , luego cerra con la reflexión que continua y decretar sobre cada uno el favor de Dios)

Que importante es andar en la luz ya que es andar con Jesús y eso significa tener el favor , la gracia de Dios El favor de Dios implica que las mejores cosas de la vida están diseñadas para ti. En otras palabras Dios quiere ayudarle, quiere hacerle más fácil la vida, pero debemos aprender a vivir con una mentalidad de muy favorecido. El favor de Dios no es una excepción en tu vida es una constante si andas en la luz

Isaías dice que los pensamientos de Dios son más altos que los nuestros, tú estás pensando llegar lejos, Dios está pensando llevarte más lejos, tú estás pensando en prosperar, Dios está pensando en darte una prosperidad sobreabundante.

Los planes de Dios son bendecirlo siempre.

Mantenga esa mentalidad de muy favorecido, decláralo con tu boca.

Deuteronomio 28:1-2“1Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.” 

Creer que las bendiciones lo alcanzarán a uno, que uno no tiene que perseguirlas, creer en este versículo, eso es vivir con una mentalidad de muy favorecido, de ser un coronado del favor de Dios.

Aparecerá la gente correcta. 

(NVI) Proverbios 8:35“35 En verdad, quien me encuentra, halla la vida y recibe el favor del Señor.”

El favor de Dios está incluido en el paquete de la salvación, cuando reconoces a Jesús como tu Señor y Salvador, te haces acreedor a vivir coronado del favor de Dios.

 

 

Conclusión: Durante los años que Dios nos permita vivir, disfrutemos de Su provisión y compañíaa. ¡Él siempre estará a nuestro lado! Veremos Su favor y haremos que otros, al vernos, quieran que Jesús esté en sus corazones.

Oración: Oremos para que Dios nos ayude y no nos apoyemos solo en nuestras propias ideas. Leamos la Biblia y busquemos Su consejo en cada etapa de la vida.

Acción: Contarles testimonios a 5 personas de cómo el favor de Dios nos ayudó.

 

 

[1] Neuvo comentario ilustrado de la biblia. (2003). (p. 799). Nashville: Editorial Caribe.

Lunes 6 de febrero

 

LA LUZ, SÍMBOLO DE SALVACIÓN Y FAVOR

 

Filipenses 2:12-15

 

“Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”. 1 Pedro 2:9 (RVR1995)

 

Proverbios 4:18 simboliza la justicia como «la luz de la aurora». Filipenses 2:15 compara a los hijos de Dios que son “intachables y puros” con las estrellas en el firmamento. Jesús usó la luz como una descripción de buenas obras: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras” (Mateo 5:16). 

 

  • LA LUZ COMO SALVACIÓN (Isaías 9:2; 51:4; Hechos 26:23; Efesios 5:14; Colosenses 1:12; 1 Juan 2:8).Tomar tiempo para leer cada versículo y por turno que cada integrante de la célula de una interpretación personal de uno de esos versículos 

 

A. Las acciones valen más que mil palabras “Vosotros sois la luz del mundo” (Mateo 5:14). Literalmente del griego: “vosotros mismos sois”. Es enfático. Eso es lo que tú eres. No mires a nadie. No mires para el lado. No esperes por alguien más. Eres tú y solo tú, la luz del mundo. 

Solo los creyentes en Cristo son la luz del mundo. Si no eres creyente, si Cristo no es tu Rey y Señor del todo de tu vida, no eres luz ni hay luz en ti. Pero si eres un hijo de Dios, Él te ha hecho luz. No lo eres por ti mismo. Tú eres como la Luna, que no brilla con luz propia, sino la que recibe del sol. Eres luz porque Cristo Jesús, quien es la Luz del mundo, ha brillado en tu corazón y vida. Es Él quien te ha hecho la luz del mundo, porque solo Él es la luz. La luz y el mundo son dos cosas distintas. 

Al decir que somos la luz del mundo, lo que implica es que el mundo, el cosmos mismo, el sistema de gobierno humano está en tinieblas. ¿Entiendes eso? El mundo sin Cristo es un mundo a oscuras. Estas palabras nos recuerdan la misma creación. Cuando Dios creó los cielos y la tierra, la tierra estaba desordenada y vacía. Las tinieblas cubrían la faz del abismo. Pero esas tinieblas solo pueden ser quitadas por Dios. Fue la obra conjunta de las tres personas de la Trinidad lo que trajo orden y luz al mundo. El Espíritu de Dios se movía sobre las aguas: dándole vida y orden, llenando lo vacío y organizando lo desorganizado. Y Dios dijo: sea la luz, y fue la luz. La Palabra de Dios, el cual es Cristo, es la que da luz y vida a este mundo. Dios Padre obró por medio de la Palabra o el Verbo de Dios en el Espíritu y entonces hubo vida, luz, orden, llenura. 

El mundo sin Cristo es un mundo desordenado y vacío. Eso eras tú. Eso era yo. Vivíamos en tinieblas. Buscábamos satisfacer los deseos de la carne. Nuestra filosofía de vida era la filosofía del mundo y los valores que nos gobernaban eran los valores del mundo, contrarios a la voluntad de Dios. No había temor en pecar. No había remordimiento en no adorar a Dios. Pero la luz del evangelio resplandeció en tu alma. Cristo, quien es la luz del mundo, se reveló a ti. Y te hizo luz. Eres ahora la luz del mundo. Notemos que cuando hablamos de Salvación hablamos de luz que resplandece, la luz siempre actúa disipando las tinieblas, por eso decimos que más que palabras es acción.

i. Tú puedes actuar como Cristo lo haría. Ya que Él nos dijo que haríamos obras mayores que las que Él hizo, y que si somos Sus discípulos debemos ir, no quedarnos, sino ir.  Su mandato final antes de ascender fue ir por todo el mundo que está en tinieblas y hacer discípulos como lo hizo Jesús a todas las naciones y eso incluye a tu círculo de influencia y cada oportunidad que tengas

ii. Dar consuelo y amor.  Una de las mayores necesidades es ser amado y consolado. Quizás te has dado cuenta de que después de la cuarentena y la pandemia que nos tocó vivir, tuvimos la oportunidad de ver lo que realmente era valioso. Las personas, las relaciones, nuestros corazones y espíritus, ya que lo material no podía sanar ni llevar nuestros vacíos. Jesús apareció en este mundo para enfrentar y desenmascarar una religión hueca, vacía y legalista, alejada de las necesidades del hombre. Él amó y consoló a los desvalidos, enfermos, atormentados, vacíos sin propósito y les cambio la vida. Tú puedes hacer lo mismo, toca las vidas a tu alrededor con un toque de amor y consuelo de parte de Dios.

B. Tenemos promesas para nosotros. Un de las más grandes es que si creemos seremos salvos nosotros y nuestra casa. Comienza creyendo esta promesa como una recompensa para tu vida. Hechos 16:31

C. Hemos sido llamados para anunciar las virtudes de Aquel que nos cambió la vida. Seamos agradecidos y si le amamos, amemos también lo que Jesús ama: las almas.

D. Y es a través de tus acciones. No te limites a orar, actúa. Hazlo ya, hazlo ya, hazlo ya.

 

Conclusión: Tú tienes un llamado, yo tengo un llamado y cada uno de nosotros en nuestro ambiente podemos ser los responsables de que un alma sea rescatada para Jesús. Guarda tu testimonio para que los que te miran, vean la vida de Jesús, porque eres miembro del pueblo escogido por Dios.

Oración: Dios, danos compasión por las ovejas perdidas y que podamos llevar la luz de Jesús.

Acción: Si has estado haciendo caso omiso al llamado de Dios para tu vida, este es el momento para que te des vuelta y lo hagas; visita a alguien que necesite consuelo y ayúdalo.

 

Lunes  13  de febrero

 

LLAMADO A VIVIR EN SU LUZ

Filipenses 2:14-16

“Porque contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz”. Salmos 36:9 (RVR1995)

 

El hecho de que Dios es luz establece un contraste natural con la oscuridad. Si la luz es una metáfora para la justicia y la bondad, entonces la oscuridad simboliza el mal y el pecado. 1 Juan 1:6 dice que “Si decimos que tenemos comunión con Él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad”. Pablo les escribe a los filipenses. Viviendo bajo la presión del sistema romano, era muy posible que los filipenses se inclinaran a la murmuración y se quejaran de las condiciones en que vivían. Por esto Pablo les exhorta a vivir sin murmuraciones y discusiones en la corrompida sociedad maligna y perversa donde les tocaba vivir.[1]

 

1.     DEBEMOS PRIMERO ANDAR EN LA LUZ PARA SER LUZ

A.  “Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en Él” (1 Juan 1:5). Dios es luz por naturaleza, en su ser esencial, tal como es Espíritu (Jn 4.24) y amor (4.8). El término luz se refiere al carácter moral de Dios. Ningunas tinieblas: Dios es santo, intocable por todo mal o pecado. Porque Dios es luz, los que quiere tener comunión con Él deben ser puros también. Ningunas subraya lo absoluto del énfasis de Juan. Esto es crucial para la idea central de este libro de 1 Juan.[2]

B.     No se nos dice que Dios es una luz, sino que Él es la luz. Dios es luz—Lo que la luz es en el mundo natural, Dios, fuente también de la luz material, lo es en el mundo espiritual, la fuente de sabiduría, de pureza, de hermosura, de gozo y de gloria. Toda la vida y el crecimiento materiales dependen de la luz, así toda la vida y crecimiento espirituales dependen de Dios. Como Dios aquí, así Cristo en el 2:8, se llama “la luz verdadera.” Ningunas tinieblas—Negación fuerte: no hay tinieblas algunas, nada de tinieblas: ni ignorancia, ni error, ni falta de veracidad, pecado, ni muerte. Juan oyó estas cosas de parte de Cristo, no solo en palabras expresadas, sino también en hechos reveladores; es decir, toda su manifestación en la carne, como “el fulgor de la gloria del Padre”. Cristo mismo fué la encarnación del “mensaje”, que representa plenamente en todos sus dichos, hechos y padecimientos, a aquel que es la Luz. [3]

C.      La luz es parte de Su esencia, como lo es el amor (1 Juan 4:8). Como dijimos anteriormente, Dios no tiene luz, es luz como es amor, verdad, camino, vida, Es Su ser, Su esencia, quien Él es, no es un atributo, sino Su misma persona.

D.     Dios es sin reservas, completa y absolutamente santo. Para entrar en comunión con Dios es primordial que reconozcamos que así como estamos no somos aptos para participar (1Jn 1:6-10). Tenemos que dejar de esconder nuestro pecado “debajo de la alfombra”. Cristo nos ofrece liberarnos de toda esta “basura” y limpiarnos de toda maldad; requisito es aprobar el juicio de Dios (Ro. 3:23-24) y sacar todo a la luz. Dios es fiel (a Sus promesas y a Su amor) y justo (porque Cristo ya llevó el castigo por nuestros pecados) para perdonarnos y hacernos aptos para participar en Su comunión divina.

E.     Si no tenemos la luz, no conocemos a Dios. Cristo no murió por nuestros pecados para que sigamos pecando (no nos pone una nueva alfombra para que cubra mejor las porquerías de nuestra vida); nos limpia para participar en su comunión perfecta (1Jn 2:2).

La obra de Cristo no solo se trata de salvarnos, sino de vivir una nueva vida en comunión con Dios. Dios es luz y no se puede querer vivir en comunión con Él y al mismo tiempo andar en tiniebla, porque Dios no está ahí (Stg 1:17).

2.     AQUELLOS QUE CONOCEN A DIOS, QUE CAMINAN CON ÉL, SALMOS 89:15.

Cuando oímos la palabra «bienaventurado» en la Biblia entendemos que se está hablando de bendición, de gozo y plenitud. Hay muchas bienaventuranzas en las Escrituras, pero todas, al igual que esta, son para un pueblo que conoce a Dios y anda en Su palabra. En esta Escritura la promesa es para el pueblo que sabe aclamar a Dios. Es decir, que hay un pueblo que no sabe. La razón por la cual muchos no saben es por ignorar la Palabra de Dios. ¿Qué es aclamar? Primero debemos entender que no es lo mismo que clamar. Clamar es pedir o suplicar a voz en cuello. Pero aclamar es dar un grito de júbilo, es un ruido de celebración o grito de alabanza. Esto significa que Dios quiere un pueblo que sepa levantar su voz en alabanza, un pueblo que grite lleno de gozo ante Él.

El Señor te dice que si sabes aclamarle eres bienaventurado, porque cuando alzas tu voz para alabar Su nombre, tú andas a la luz de Su rostro. Este es el principal beneficio de aclamar a Jehová. El rostro de Dios es invisible, pero la luz de Su rostro nos habla de Su gloria haciéndose palpable en nuestras vidas. No podemos explicarlo con nuestros sentidos, pero lo percibimos en el espíritu. Y estos:

A.     son de la luz y caminan en la luz (Romanos 13:12).

B.     son hechos partícipes de la naturaleza divina (2 Pedro 1:4).

 

Conclusión: Estos lunes hablaremos quiénes somos nosotros y nuestra responsabilidad no solo de ser luz, sino de andar, de caminar en la luz lejos de las tinieblas. Es una buena oportunidad para cambiar y volvernos a la verdad y santidad de Dios.

Oración: Que amemos la luz más que las tinieblas.

Acción: Buscar y sacar las cosas, conexiones, que nos llenan de tinieblas, limpiar nuestro celular, la casa, etc. de toda contaminación.

 

 

 

 

 

 

[1] Zapata, R. (1994). Estudios Bı́blicos ELA: El gozo de vivir en Cristo (Filipenses) (p. 83). Puebla, Pue., México: Ediciones Las Américas, A. C.

[2] Neuvo comentario ilustrado de la biblia. (2003). (pp. 1675–1676). Nashville: Editorial Caribe.

[3] Jamieson, R., Fausset, A. R., & Brown, D. (2002). Comentario exegético y explicativo de la Biblia - tomo 2: El Nuevo Testamento (p. 729). El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Semana 2
Semana 3
Semana 4
Semana 5
bottom of page