ESTUDIO PARA CÉLULAS

 

Lunes 23 de noviembre  

Un milagro = Una llave 

2 Reyes 4: 1-7 

“Y tú y tus hijos vivid de lo que quede”. 2 Reyes 4:7c (RVR1960) 

Dios crea circunstancias para lanzarnos a Su providencia. Frente a los problemas, crisis y desafíos, la solución es crecer. Mientras más crecemos más pequeños se vuelven los problemas. 

I. Cuando la fuente de provisión es quitada 

A.  La mujer dependía de su marido. ¿En quién confías? Acudir al hombre de Dios en esta crítica situación no fue accidental. Cuando el tiempo es tan limitado (“el acreedor había venido”) acudes a aquellos que en verdad pueden ayudarte. Obviamente, esta mujer creyó que el hombre que podía ayudarla era Eliseo, el varón de Dios. Evidentemente, había determinado PELEAR esta difícil situación. El sistema legal en Israel no permitiría aquí declararse en bancarrota; ella tenía que dar a sus hijos como siervos temporales a su acreedor como pago por sus deudas. A pesar de lo inhumano que esto pudiera parecer, el acreedor estaba dentro de sus derechos; pues la ley mosaica permitía esclavizar al deudor y a sus hijos a más tardar hasta el año del Jubileo para poder así pagar la deuda con trabajo. 

B. Fue lanzada a la verdadera fuente, Dios (Salmos 36:9). Esta viuda estaba verdaderamente en gran pobreza. No había nada en su casa más que una vasija de aceite. Obviamente en su esfuerzo por querer salir de la deuda vendió todo. No había mesa, camas, ni utensilios de cocina. Lo único que quedaba era la vasija de aceite. Sin embargo, esa vasija era suficiente para que Dios la liberara. 

C. Cuando las circunstancias son usadas para llevarnos a confiar en Dios (Job 42:2-5). Dios a través de Eliseo le dijo a la mujer que pidiera prestadas vasijas vacías y que les pusiera aceite de la vasija suya. Si no tomáramos en cuenta a Dios, esas instrucciones sonarían muy locas. Porque, de acuerdo a las leyes científicas, una vasija de aceite no puede llenar más que solo otra vasija de aceite del mismo tamaño. Por lo cual, científicamente hablando, lo que Eliseo le dijo a la viuda que iba a suceder era imposible. Sin embargo, iba a ser imposible si no tomara a Dios en cuenta. Porque, si no tomamos a Dios en cuenta, las cosas son completamente diferentes. La razón es que Dios no está limitado por las leyes científicas. Cuando se trata de Él, lo que cuenta no es si algo es científicamente posible o no, sino si es Su voluntad o no. Cuando algo es Su voluntad, sucederá, independientemente de lo que los científicos digan. 

D. Dios había permitido la necesidad para poder llenarla. Dios deseaba que la mujer se liberara de su problema. Las pruebas no son para destrucción sino para fortalecimiento y crecimiento en Dios. Muchas veces las oraciones deben ser más que un cambio en nuestras circunstancias, un verdadero cambio en nuestra perspectiva.  

E. Dios crea circunstancias para lanzarnos a Su providencia/cuidado. Debió haber pasado mucho tiempo antes de que la viuda o su esposo alcanzaran el estado de insolvencia. Ciertamente no se llega a ese punto de un día para otro, sin mientras tanto manejar muchas cosas erróneamente. Sin embargo, el punto no era lo que había pasado, lo que pasó, pasó. Lo que ahora contaba no era el pasado, sino que en el presente ella necesitaba apoyo inmediato y para encontrarlo recurrió al Señor. Y es en esas circunstancias cuando nos abrimos al mover del Espíritu Santo y al ministerio de los ángeles para que se haga la voluntad del Padre que es perfecta. Frente a los problemas, crisis y desafíos, la solución es crecer. Mientras más crecemos más pequeños se vuelven los problemas. 

II. Cuando nuestras oraciones son contestadas 

A. El mundo natural nunca tiene significado para el mundo espiritual. En este pasaje podemos observar lo sobrenatural manifestándose en la vida de esta viuda. El mundo espiritual gobierna el mundo natural. Es un hecho sencillo pero la Biblia nos muestra que se puede manifestar en la vida de los creyentes a través de las leyes de la obediencia y el acuerdo con la Palabra de Dios. Cuando cree y confiesa la Palabra de Dios, y actúa sobre ella, va a ir gobernando las situaciones.  

B. Fe para ser productivos en este tiempo (Lucas 12:42-44). Dando los pasos de fe más sencillos, Dios lo irá llevando a ser un generador de bendición en cualquier ámbito en donde se mueva. Ahora tiene autoridad delegada en Cristo. Dios tiene cosas poderosas para manifestar a través de su vida. 

C. Cuando dependemos del Señor entramos en Su pacto y él trae provisión (1 Reyes 17:5-6). A través de la historia, Dios hizo varios pactos o acuerdos, con los seres humanos. Estos pactos establecieron los términos de la relación que Dios quiere tener con la humanidad. David le dijo a Goliat, serás derrotado porque tú no estás pacto. En el Pacto que establecemos con Jesús, el Espíritu Santo permite que las leyes de Dios sean escritas en nuestros corazones. El Espíritu Santo hace posible que nosotros seamos “herederos de Dios”, para que “juntamente con él [Cristo] seamos glorificados” (Romanos 8:16-17). El Espíritu Santo nos guía a tomar esa herencia prometida en Cristo para nuestras vidas y nuestras generaciones. El estar bajo la cobertura de la sangre de Cristo y ser partícipe del nuevo pacto, todas las bendiciones que Dios le prometió a Abraham nos alcanzan a nosotros y a nuestra descendencia hasta las mil generaciones porque son Sí y Amén en Cristo. 

D. El Señor nos da visión: El profeta le enseñó a ver en el plano espiritual (Proverbios 29:18). El pueblo sin visión perece… El hombre de Dios le estaba enseñando a ver en el mundo espiritual. Los sueños y las visiones son el lenguaje del Espíritu Santo. La "visión" es realmente comprensión, entendimiento espiritual. Es la obra del Espíritu Santo en la vida del creyente para darle una comprensión de la Palabra de Dios. El discernimiento espiritual es uno de los dones que Dios nos ha dado, es decir, una comprensión clara del obrar de Dios en el mundo espiritual que se manifiesta sobre lo natural de nuestras vidas. 

E. Vino una idea creativa (Deuteronomio 8:18). Necesitamos una idea creativa para ser productivos en este tiempo. Cuando Dios te da una idea (que puede ser una empresa, una profesión, una organización sin fines de lucro, un proyecto social, una familia, un crecimiento en tu ministerio), junto con ella, te entrega todo lo que sea necesario para que esa idea se concrete, llegue a buen puerto y bendigas a muchos.   

F. Ella negoció: negó el ocio (Proverbios 26:13-16; Hebreos 5:11-12). Negociar significa negar el ocio…. Ella tuvo que negociar el aceite. Basta de argumentos, limitaciones, no puedo, no tengo, no sé cómo se hace, renuncie a la pereza y sea una persona diligente que no tiene de qué avergonzarse, porque Dios le ha dado un espíritu superior para hacerle una persona de éxito 

G. Lo milagroso no fue el milagro en sí, sino la llave que se le había entregado al ver cómo funciona el Reino de Dios. Ahora ella ya sabía cómo funciona el reino de Dios y cada vez que necesitase un milagro debería desempeñarse con la guía de Dios y recurrir a Él para buscar ayuda. La próxima vez que hubiera tenido necesidad de algo solo debía: 1) Confiar plenamente en Dios como su fuente de provisión; 2) tener una visión clara de lo que Dios puede llegar a hacer a través de su vida; 3) clamar sabiendo que Dios respondería cada vez que le pidiera; 4) nunca ser escasa, pedir la mayor cantidad de depósitos porque las bendiciones vendrán en sobre abundancia; 5) ser agradecida. Cuando logramos algo en la vida es el comienzo de mucho más que nos vendrá.  

  

Conclusión: Cuando logramos algo en la vida o una oración nos es contestada no podemos pensar que era el punto de llegada, sino todo lo contrario, es el punto de partida. 

Oración: Señor, a partir de hoy confío en Ti, abre mis ojos para comprender que cada milagro es la llave para entrar al próximo nivel sobrenatural que tienes para mí. 

Acción: Recuerda el último milagro que hayas recibió de Dios y piensa qué llave el Señor te entregó con ese milagro. 

 

Lunes 30 de noviembre 

El Señor levanta a Su Iglesia 

Isaías 55 

 

"Vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David”.  Isaías 55:3 (RVR1960) 

Debemos tener sed. La Iglesia debe tener sed de Dios. Si nuestra sed está saciada por las aguas de este mundo (por el internet, la Tv, las relaciones, etc.), nunca tendremos una sed profunda ni nuestra alma será saciada. Necesitamos tener hambre del Señor, de Su Palabra, poder y presencia. Cuando uno tiene hambre busca, ora y clama. 

1.  Una Iglesia con sed (Juan 7:37-39). Compromiso con la visión entrega y consagración al 100% para poder entregarse por completo a satisfacer esa sed. Una vez más el Señor emplea un elemento físico para enseñar una verdad espiritual. Todos entendemos que sin agua es imposible la vida física, y del mismo modo, también tenemos necesidades espirituales que sólo Cristo puede satisfacer. Algo similar le había dicho anteriormente a la mujer samaritana:(Juan 4:13-14). Cristo dijo “de vuestro interior correrán ríos de agua vivas”. Sus aguas dentro de nosotros producen vida, nuestra hoja nunca caerá, y daremos el fruto en abundancia. En Su río entraremos con las aguas a los tobillos, y avanzaremos hasta tenerlas a las rodillas, luego a los lomos y hasta estar totalmente sumergidos en Él. 

2. Una Iglesia que compra sin dinero (Isaías 55:1-2). Tiene un costo, por eso podemos comprar, aunque podemos adquirir no podríamos pagar, porque el precio ya fue pagado con la sangre de Jesús. No debemos gastarnos en las cosas de este mundo, no permitir que el afán y la ansiedad nos desgasten, no comprar las cosas terrenales. La iglesia no puede estar distraída con las cosas de este mundo, con lo terrenal. Nada puede reemplazar la búsqueda de la Presencia. La Iglesia debe ser adicta a la Presencia y a la Palabra. 

3.  Una iglesia que oye atentamente (Jeremías 29:10). Oíd atentamente al Señor en su Palabra. Inclinad el oído a sus enseñanzas. Una iglesia despierta entendida en los tiempos de Dios. Así que tener oídos para oír es contar con la capacidad de comprender lo que se dice, gracias a la actitud correcta: la obediencia. Si no queremos sinceramente hacer la voluntad de Dios, no podremos escucharle. Cuando escuchamos la voz de Dios, a menudo Él corrige nuestras malas actitudes, nos aconseja y nos da dirección clara. 

4.  Una Iglesia que renuncia a la impiedad (1 Pedro 1:15-17). Estar cayendo siempre en el mismo pecado, el pecador debe abandonar el camino perverso, renunciar a los pensamientos corruptos, renunciar a los pensamientos de inicuos. No solo los pecaminosos, sino también los que no nos dejan avanzar. -Pensamientos de escasez - Pensamientos de pobreza -Pensamientos de venganza. Las personas que tienen éxito en el mundo invisible también lo tendrán en el mundo visible. Y las personas que fracasen en el mundo invisible, también fracasarán en el mundo visible. El mundo invisible son los pensamientos. Si hemos pecado, el Espíritu Santo está listo para redargüirnos y volvernos a llevar al lugar de santidad. Eso limpia nuestra vida y nos hace volver a una relación de amor con Jesucristo, al tiempo que nos capacita para oír Su voz y obedecerla.  

5.  Una iglesia que cambia su manera de pensar (Romanos 12:2). Día tras día nos vemos expuestos a los deseos, ideas, valores y normas morales de este mundo, así que estamos en constante peligro de ser asimilados por él. De modo que tenem os muchas razones para seguir el consejo de Pablo. La transformación debe producirse en nuestro interior, y para efectuar esos cambios tan profundos, necesitamos que el Espíritu Santo discierna las intenciones de nuestro corazón y las cambie conforme a la voluntad del Padre de las luces. Los pequeños fracasos son experiencias que nos llevan a ser una iglesia de conquista y de avance. No nos quedamos en el ayer ni nos detenemos en el hoy, sino que avanzamos hacia el mañana, porque lo mejor está por venir. Vamos de gloria en gloria y de victoria en victoria.  

6.  Una Iglesia llena de poder y de Palabra (1 Corintios 2:4). El hijo/a de Dios debe hablar positivamente y con fe, debe creer que a él y a sus discípulos le irá mejor mañana y el mes que vine. Por esa razón la gente viene a la Iglesia. Debe llamar las cosas que no son como si fuesen. Jesús les dijo: ‘vosotros erráis porque desconocen la Palabra y el poder de Dios’. Simplemente nuestro mensaje debe ser cristocéntrico y ese mensaje generará poder para salvación, milagros y prodigios por causa de Jesucristo.   

7. Una Iglesia favorecida, que fructifica y se multiplica (Isaías 60:22). El poder de la Palabra: 

  • Riega la tierra árida y desértica. 

  • Germina en los corazones, la fe y la esperanza, hace germinar los sueños y el propósito de Dios. 

  • Produce. Fruto, paz, gozo, vida, amor, perdón. 

  • Le da pan al hambriento, alimenta a la Iglesia. 

  • Pero le da semillas al que siembra en otros corazones.  

  • La Palabra que confesamos crearán nuestro futuro. 

8.  Una Iglesia que transforma todo a su alrededor (Hechos 19). Una Iglesia bendecida que fructifica, florece y prospera en la tierra donde Dios la plantó. Pues ‘la tierra se llenará del conocimiento de la gloria del Señor como las aguas cubren el mar’. Usted y yo somos la iglesia: la sal que sazonará el lugar de trabajo con paz y con bendición, seremos la levadura que leudará todo a nuestro alrededor con la Palabra de Dios y la luz en medio de las tinieblas para atraer a otros a la presencia de nuestro Señor Jesucristo. 

Conclusión: El Dr. Omar Cabrera dejó plasmado este pensamiento: “Los más grandes surcos en la historia del cristianismo se han abierto a través de la sangre de aquellos que se transformaron en mártires, por eso Cristo no puede aceptar un colaborador o un predicador que se muestre como si estuviese consagrado a Dios, pero que no tiene espíritu de sacrificio, ni paciencia para soportar a los que se oponen. Para muchos ha sido más importante un descanso o una comida, que cumplir con el deber del servicio. Otros están ciegos, porque no ven la necesidad de la gente, solo tratan de alimentar sus egoístas ambiciones, no están dispuestos al sacrificio”. 

Oración: Señor, queremos ser esa Iglesia que Tú deseas que seamos. 

Acción: Esta semana pon en práctica todo lo aprendido y haz brillar la luz del Señor a través de ti.

 

 

Lunes 07 de diciembre 

Lo positivo del NO 

Marcos 9:23; Filipenses 3:14-17 

“Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible” Marcos 9:23 (RVR1960) 

Hoy estudiaremos algunos capítulos del libro “Lo positivo del NO”, estos estudios fueron realizados por el fundador de esta iglesia, el Rvdo. Omar Cabrera, es mi oración que le sean de inspiración y fe, y que te levantes a conquistar todo lo que tienes por delante, no mirando lo que pasó, sino prosiguiendo a la meta del premio del supremo llamamiento. El Dr. Omar Cabrera nos dejó un legado y ejemplo como un verdadero apóstol del Señor para que podamos vivir una vida cristiana victoriosa. 

 

1. No dejes de luchar. (Marcos 9:23). Debemos vivir con nuestro corazón en el cielo, pero con nuestros pies en la tierra. Al pensar en que nuestras necesidades deben ser suplidas, debemos usar el sentido común que Dios nos ha dado. No podemos limitar nuestras capacidades, y dejar que todo lo resuelva Dios. Usted debe tener la voluntad de ser algo en la vida, debe usar su determinación, su voluntad, para enfrentar los contratiempos y vencerlos en el Nombre de Jesús. No debe entregarse. La voluntad debilitada pertenece a los que han bajado las armas en la lucha por la vida. Los padres tienen la obligación de enseñarles a sus hijos a desarrollar la voluntad. La voluntad sumada a la determinación de creer hace que nuestra vida comience a alcanzar la prosperidad. La abundancia económica vendrá a nuestro encuentro. Dios tiene interés de ayudarle siempre que tenga el poder para creer.   

 

2. No te entregues. (Mateo 6:10; Mateo 9:20-22). Muchas veces nos han dado el deseo de no continuar y dejar todo parado. Hay personas que están cansadas de luchar y pelear, sin tener los resultados positivos en su vida. Cuando nos entra esa sensación de abandono es porque estamos desesperanzados, pero esa condición es humana, y hay una Palabra de Dios para su vida: “Esperanza, fe, confianza, determinación”. Debemos aplicar los principios de la fe, la determinación de creer para llegar a obtener una respuesta a nuestro problema, no debemos entregarnos, debemos ser persistentes, y a pesar que nos parece que todo está terminado, aunque nos parece que ya no hay solución, debemos seguir por la fuerza que recibimos al creer que “Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece”, Ud. debería hacer en este momento: poner su mirada en el Señor, creer realmente que Dios sabe cuál es su necesidad. Sepa que: no está abandonado a la buena suerte, sino que el Padre tiene interés en bendecirnos y ayudarnos, debemos ir a Él con determinación de creer de que Dios va a obrar. Crea que el poder y la presencia de Cristo están en usted. No importa cuán grande sea el problema, cuan terrible sea la enfermedad, ¡crea!, determínese a decir: “Yo sé que el Señor es mi ayudador, y Él no me ha abandonado”. Usted podrá comprobar que Cristo es real y está a su lado ahora mismo. 

3. No hay conflicto. (Juan 6:1-2). No hay conflicto entre la fe y la ciencia. En la actualidad, la fe no niega la ciencia. La ciencia complementa a la fe. El mundo médico-científico puede dar alivio a diferentes desórdenes, por ejemplo: una medicación para normalizar la presión arterial; administrar insulina para regular la glucosa en la sangre y darle calidad de vida a quienes sufren de diabetes. Pero estos tratamientos no son curas completas; el único que nos puede sanar completamente es Jesucristo removiendo las causas espirituales que originan esa condición; como, por ejemplo, el poder del Señor rompe con toda maldición hereditaria que trae enfermedades a varias generaciones. Y de algo estamos seguros, que cuando la ciencia dice que ya no hay solución, ahí actúa el poder sobrenatural del Señor. Hemos visto tantos testimonios de gente desahuciada por la medicina, pero el Señor trajo el poder de la resurrección en esos cuerpos sanándoles íntegramente. 

4.  No limites a Dios. (Hebreos 11:1; Juan 11:40). Limitar a Dios es el gran problema que debemos resolver respecto a nuestra fe. Siempre le queremos poner limitaciones a Dios. No lo limite a Dios. No se encierre en un molde premeditado de conclusiones. ¿Por qué no puedo creer en los milagros? Vamos a creer para ver la gloria de Dios. Que al terminar este año y comenzar próximamente el 2021 tengamos un alto nivel de fe para proyectarnos y desafiarnos a nuevos objetivos, metas y sueños que Dios irá poniendo en cada uno de nuestro corazones. Sepa que Dios va más allá de nuestros paradigmas y Él tiene preparadas nuevas alturas espirituales para nosotros. 

 

5. No renuncies a la fe en Dios. (1 Timoteo 4:1-6). No se puede renunciar de aquello que no hemos pertenecido. Los demonios pueden seducir a una persona a abandonar la fe en Dios. Estas personas conocen la verdad, pero de su propia voluntad se apartan de la fe, tal como Adán y Eva que, en principio, fueron seducidos por la influencia de la serpiente, terminando en desobediencia a Dios, perdieron la presencia del Señor y también el paraíso, y lo mismo ocurrió con la descendencia natural. Estas personas se han apartado de la Palabra de Dios y se han entregados a ser seducidos por doctrinas de demonios. Un espíritu seductor es un espíritu de mentira. Muchas veces podemos caer en engaño. No se deje engañar. Trate de servir a Dios con todo su corazón, y ponga su fe sola y únicamente en Jesús. Crea que el Espíritu Santo le guiará a toda verdad. Por esta razón es tan importantísimo estudiar la Palabra del Señor para no ser arrastrados por cualquier dogma o ideología que no provenga del Reino de la Luz. 

 

6.  No temas pedir. (Mateo 7:7-8). En el Nuevo Testamento hay muchas referencias donde Jesús enseñó a pedir, y dice: “Pedid y recibiréis… porque el que pide recibe”. Mateo 18:19 y Juan 14:12-13.  No hay duda que la enseñanza de los labios de Cristo fue para mover la voluntad de sus discípulos a pedir. Si no nos hemos decidido a pedir, comencemos a hacerlo, pidamos con fe porque la falta de confianza impide que recibamos muchas bendiciones. ¡Cuántas cosas no tenemos porque no sabemos cómo pedir! Pedir es ser humildes, es doblegar nuestro orgullo y tocar el corazón de Cristo sabiendo que Él tiene cuidado de nosotros. Dios está en todo lugar, pida con fe porque Jesús dijo: “Todo aquel que pide recibe”. 

 

7.  No temas porque Yo estoy contigo. (Juan 17:21; Isaías 41:10). ¿Ha tenido temor a estar solo? El Señor nos dice: “No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”. Si tememos por nuestra salud nos dice: “¡Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles! Decid a los de corazón apocado: «¡Esforzaos, no temáis! He aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará»” (Isaías 35:3-4). Cualquiera que sea nuestro estado de salud, no debemos temer porque vivimos en la voluntad de Dios. No tenemos que temer a nada porque Dios es nuestro ayudador. Él con Su poder es la perfecta respuesta a nuestras oraciones. Tenemos que trabajar para sobreponernos a todos nuestros miedos, sobre todo al temor al futuro; después de esta pandemia la gente teme al mañana, a lo que puede suceder… pero debemos saber pues que siempre hay algo en nosotros, impartido en nuestro ADN espiritual que nos alienta a no rendirnos, a no doblegarnos ante el miedo, nuestro Dios nos dice: “No temas”. 

 

8.  La oración produce resultados positivos. (Santiago 5:16b). La oración es uno de los medios de gracia que el Señor ha provisto para suplir nuestras necesidades. Usamos la oración porque reconocemos nuestras limitaciones, y sabemos que es un medio poderoso para resolver los problemas. La oración puede ayudarnos mucho más allá de nuestras limitaciones. Muchas veces, miramos el problema tan cerca que nos confundimos más. Deberíamos mirar el problema desde la perspectiva de Dios, desde arriba. La oración nos ayuda a ver los problemas desde otra perspectiva, no deberíamos dejar la oración para el último momento, sino que desde el principio deberíamos aplicar esta gran ayuda para cualquier adversidad que tengamos que enfrentar. Debemos creer que la oración produce resultados positivos. 

Conclusión: Que hoy podamos mirar con una visión clara hacia adelante, a las victorias y conquistas que el Señor ya ha preparado para cada uno de nosotros. 

Oración: Que el Señor nos eleve a nuevas alturas de fe, victorias y triunfo. 

Acción: Determínate a caminar en fe, a rodearte de personas de fe. Lee nuevamente el libro Lo Positivo del No. 

 

Lunes 14 de diciembre 

Un verdadero discípulo 

2 Timoteo 3:10-17 

“Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia”.  2 Timoteo 3:10 (RVR1960) 

Hay muchos cristianos en el mundo, algunos ni siquiera participan de una iglesia, más un verdadero discípulo es un miembro activo en su comunidad y se esfuerza por seguir las pisadas de Jesús. 

1. Saber de qué lado estamos parados 

A. Discípulo: Parakoluthein (Juan 6:68).  La Visión es hacer que las personas pasen de ser un creyente para convertirse en un discípulo plenamente comprometido con el propósito de Dios. Hombres y mujeres que se han comprometido con el mensaje más importante “Id y haced discípulos”. 

B. Seguir físicamente. Me habla de un vínculo (1 Corintios 4:16). Un verdadero seguidor estará cerca de su mentor para ver cómo es su vida. En la antigüedad, cuando un profeta tenía un discípulo o seguidor se cree que hasta dormía a los pies de la cama de su maestro para no desperdiciar tiempo; a esto lo podemos ver en la relación de Jesús con los suyos, todo el tiempo evangelizador en el ministerio de Jesús que nos relata la Biblia fue de apenas unos días, pero la mayoría del tiempo, Jesús estuvo en una estrecha comunión con sus doce. 

C. Seguir intelectualmente. Comprender lo que Dios me dice a mí y ponerlo por obra. Porque un texto sacado de un contexto puede generar un pretexto y llevarme por un camino que parece bueno, pero es camino de perdición.  

D. Seguir espiritualmente. Conocer nuestra identidad y los cimientos de una vida victoriosa. En Cristo soy una nueva criatura, lo que vivía en mi propia sabiduría y fuerzas apoyado en mi propia prudencia, ahora lo vivo espiritualmente en Cristo entendiendo que, lo espiritual, legisla sobre lo natural y todas las cosas de este mundo y de este siglo se someten ante Jesucristo. Cuanto más conectado está al Espíritu Santo, más conectado está con Dios. Él es la presencia, el poder y la unción de Dios. Cuando recibe a Jesús como su Señor, Su Espíritu viene a vivir dentro de usted, para limpiarlo de su pasado y darle una nueva vida. 

2. Conocer nuestra identidad y los cimientos de una vida victoriosa 

A. Doctrina: Apocalipsis 12:11; Romanos 8:15-17; Hebreos 2:1: La Palabra me enseña quién es Dios y quién soy en Dios. En la Palabra de Dios encontrarás información sobre lo que creemos (doctrinas) los hijos de Dios. Por ejemplo: qué creemos sobre los dones del Espíritu Santo, el matrimonio cristiano, el bautismo en agua, el arrebatamiento de la iglesia, la segunda venida de Cristo a la Tierra, etc. En el libro de Romanos, Pablo nos habla de que somos hijos de Dios, “pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: «¡Abba, Padre!». El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”.  

B. Conducta. Salmos 37:25. Vive moralmente puro 

Debido a que Dios es un buen Padre, Él nos invita a compartir Su carácter. Como seguidores de Jesús, hemos sido perdonados y santificados. Pero debido a que Dios es santo y estamos hechos a Su imagen, también estamos llamados a vivir como Él. 

Esta vida de resurrección que hemos recibido de Dios no es una vida tímida, temiendo a la tumba, sino que es aventurera y expectante, saludando a Dios como hijos (le decimos “Papá"). El Espíritu de Dios toca nuestro espíritu y confirma lo que realmente somos. Sabemos quién es Él (nuestro Padre, y sabemos quiénes somos (Sus hijos). Y sabemos que vamos a conseguir lo que nos pertenece: ¡una herencia increíble! Vamos a estar exactamente para recibir lo que viene de Cristo. Si caminamos en los tiempos difíciles con Él, entonces estamos seguro que vamos a ir a través de los buenos momentos con Él. 

C. Propósito. (Salmos 138:8). La única forma de conocer tu propósito es conocer a Dios. Apóyate en Él y Él te equipará para cumplir la misma tarea que Él te ha llamado a completar. Toda decisión que tomemos repercutirá en nuestras generaciones. Todos pueden ser padres o madres, pero patriarcas solo unos muy pocos; ellos llevan a sus generaciones en los hombros. Dios le dijo a Jacob: Yo soy el Dios de tu abuelo Abrahám. Nuestro propósito es levantar una generación santa, no podemos permitir que haya en nuestros corazones amargura y heridas ocultas. No puede haber falta de perdón, ningún error del pasado puede dominar el presente o el futuro porque debemos estar determinados a dejar una herencia santa a nuestras generaciones.  

D. Fe. (Hebreos 11:6). La fe es la capacidad que Dios nos dio para creer en Su Palabra sin utilizar la razón. “He decidido seguir a Cristo” es un himno cristiano originado en la India. Su letra está basada en las últimas palabras de un hombre de Assam (nordeste de la India), quien junto a su familia –por la predicación de un misionero– fueron a Jesucristo con arrepentimiento y confiando en Él como Salvador y Señor; se convirtieron a Dios de todo corazón. Cuando el jefe de la aldea se enteró, lo llamó junto a su familia a renunciar públicamente a su fe, de lo contrario, morirían. La respuesta de aquel creyente fue comenzar a cantar: “He decidido seguir a Cristo”. Entonces el jefe de la aldea ordenó a sus arqueros que mataran a los dos hijos de este hombre y después amenazó con matar a la esposa. Aquel creyente, aun después de haber perdido a sus dos hijos y estando a punto de perder a su esposa, continuó cantando: “Aunque nadie se me una, yo lo seguiré; no vuelvo atrás”. 

Después de eso, los arqueros mataron también a la esposa de aquel creyente. Finalmente, el jefe de la aldea le dio una última oportunidad para que salvara su vida física al renunciar a su fe; pero éste no renunció a su fe, siguió cantando: “La cruz delante, el mundo atrás” –y así fue ejecutado. La historia dice que después de un tiempo, el jefe de la aldea dijo –considerando la fe del hombre creyente: “¡Yo también pertenezco a Jesucristo!”. Así, él y toda la aldea se convirtieron a Dios. 

E. Longanimidad. (Filipenses 3:13-14). Generosidad, amplitud de ideas y conducta. Supone la paciencia, la entereza y la fortaleza de ánimo para enfrentarse a las adversidades, provocaciones o pruebas a que somos expuestos a lo largo de nuestras vidas. Es una persona capaz de levantarse ante una adversidad, tiene la serenidad y paciencia de esperar en Cristo, para afrontar de forma inteligente y serena los obstáculos que en esta vida se presentan. 

F. Amor y paciencia. Hypomoné = Paciencia (2 Timoteo 3:11).  No perder la paciencia cuando nos enfrentamos a personas incapaces de aprender, las cosas deben hacerse de corazón si no, no funcionan. Jesús demostró amor extraordinario por todas las personas, y vino a enseñarnos cómo hacer lo mismo. Él vino a derribar las barreras que nos separan. Estamos destinados a ser una luz para el mundo, demostrando el corazón del Padre para que todos puedan reconciliarse con Él. 

Conclusión: Que podamos seguir las pisadas de nuestro Señor, que seamos discípulos dignos de nuestro Rey. 

Oración: Gálatas 2:20. Con Cristo estamos juntamente crucificados y ya no vivimos nosotros, sino que ahora Cristo vive en nosotros, y la vida que vivimos, la vivimos por fe, así como Cristo también se entregó así mismo por cada uno de nosotros. 

Acción: Habla con tu líder o pastor para que no termines el año sin ser un verdadero discípulo que sigue al Señor. 

 
 
 
 

© 2019 Iglesia Visión de Futuro.

Realizado por Inspire Multimedia.

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono de Spotify
  • YouTube - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Spotify - Gris Círculo