Buscar

Testimonios por el 48º Aniversario.

Actualizado: 15 de oct de 2020


Nombre: Ingrid Micucci

Ciudad: Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto

Visión de Futuro, mi segunda casa, donde aprendí que hay un Dios que es único poderoso y capaz de hacer todo lo que a nosotros nos es imposible. Llegué a la iglesia de la mano de mi abuela, cuando tenía 11 años, con una familia que funcionaba, pero no del todo. Pasé por la separación “definitiva” de mis padres y cuando el panorama estaba cada vez más negro, Dios fue la Luz. Después de poner en los pedidos de oración en la Célula donde asistía, mis padres conocieron de Dios y comenzaron un hermoso proceso, nuestra familia fue restaurada y fortalecida y Dios se convirtió en nuestro Papá.

Desde ese momento le entregué mi vida y mi corazón a Jesús. Él me dio la oportunidad de servir a través de la danza, alabanza, en el ministerio con los niños y de ser parte de cada celebración, convención, reuniones especiales, navidad, campamentos, y en cada uno de ellos Dios habló a mi corazón, me dio un propósito, me mostró el camino a seguir, y en ese proceso me hizo conocer grandes amigos que me acompañaron y acompañan en este camino.

Lo que más impacto mi vida fue ser parte de IMPACTO TOTAL, es increíble ser parte de esta iglesia que trabaja para ser los brazos, las manos, los pies y los labios de Jesús, siendo luz y amor en los lugares de mucha necesidad. Es hermoso ver como Dios impacta las vidas, los sana en la puerta de sus casas, transforma las familias e impacta los corazones, y lo más increíble es que aún dando del amor de Jesús, Él nos impacta a nosotros mismos.



Pasan los años y Papá nos sigue mostrando Su amor, Su bondad. Él sigue siendo fiel y que no cambia y no va a cambiar. Estoy feliz de ser parte de Visión de Futuro, y de poder celebrar este 48° aniversario, y expectante de lo que Dios va a seguir haciendo. ¡Agradezco a Dios por lo que hizo, por lo que está haciendo en este momento y por lo que hará en mi vida, familia y en esta iglesia!


Nombre: Ivonne Luna

Ciudad: Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto

Conocí al Señor a los 9 años en la cancha de Gimnasia y Esgrima de Santa Fe, donde predicaba el Reverendo Omar Cabrera, padre, y la Sra. Marfa. Recuerdo las multitudes, las tribunas repletas de gente, la gente parada al costado en la cancha de básquet, la ciudad de Santa Fe, fue conmovida. Recuerdo los tremendos milagros que Dios hacía, las personas que dejaban sus sillas de rueda, la gente que se liberaba en las tribunas .

La presencia de Dios a través de las alabanzas, el poderoso coro ‘Un Milagro Dios quiere hacer en ti’. Fui con mis padres y todos mis hermanos, Dios comenzó a obrar en mi familia. Pudimos participar todas las noches en las reuniones de fe en Gimnasia y Esgrima, desde entonces, gracias a Dios, he podido seguir congregándome y servir al Señor.

He recibido de Dios en los campamentos, Convenciones, Retiros y en cada Reunión.

Pude ver la maravillosa mano de Dios obrando en todos estos años y la fidelidad del Señor hacia mi vida y familia. La mano poderosa de Dios afirmando lo que el Pastor Omar Cabrera decía: “Esta no es la obra de un hombre, sino que es la obra del Espíritu Santo de Dios".

Recuerdo cuando el pastor Omar y la Sra Marfa, pusieron en el seminario de Córdoba sus alianzas, como cimiento, de ese lugar consagrado para que muchos jóvenes puedan estudiar y capacitarse para servir al Señor. Recuerdo el coro de la iglesia, con nuestra directora Perla Doris, participando en cada evento de la iglesia, donde Dios descendía con poder.



En estos últimos 20 años, con el liderazgo del Pastor Omar Jr y la Sra. Alejandra, hemos aprendido con su ejemplo de amor, gratitud y devoción al Señor. Ejemplo de fe, de permanecer firmes a pesar de las circunstancias, y ver el respaldo del Dios Todopoderoso. Es un privilegio en este tiempo, de disfrutar de sus enseñanzas, tres veces a la semana en nuestros hogares, viendo que el poder de Dios que no ha menguado, que Él sigue siendo el mismo ayer, hoy y por los siglos de los siglos.

Ver cada milagro físico, económico, en las familias, libertad de los vicios, personas totalmente transformadas por el poder de Dios, es impresionante. Doy gracias a Dios, a la Iglesia Visión de Futuro, a nuestros pastores porque pude conocer al Dios Todopoderoso, al Dios real, a Jesús, no como una religión, sino como Él verdaderamente es, un Dios vivo y de poder.

Gracias, por poder ser parte de esta gran familia y poder servir al Señor.


Nombre: Fabián Barros

Ciudad: Mendoza - VDF Cuyo

Pastores: Fabián y Alejandra Barros


Debo agradecer al Señor por la oportunidad de haber conocido Su amor a través de este ministerio. Haciendo un poco de memoria, ya hace 30 años que soy parte de esta iglesia, allá por el mes de noviembre de 1990 (siglo pasado) siendo un joven de apenas 16 años comencé a asistir a las reuniones de jóvenes junto a mi novia, hoy mi esposa, y muchos amigos que fui conociendo, en esas hermosas reuniones, donde rendí mi vida a Cristo y decidí servirlo por el resto de mis días. Hemos pasado tantos momentos que sería muy difícil contarlos todos, pero de cada uno de ellos el Señor me dio una nueva enseñanza y experiencia, mostrando siempre Su bondad, fidelidad y amor por mi vida.

Mis primeros pasos como colaborador de la iglesia los di en Rosario, ciudad donde nací. A lo largo de los años he podido ver muchos milagros del poder de Dios en diferentes eventos, reuniones de fe, convenciones, campañas, etc.

El Señor me regaló la bendición de haber conocido a los fundadores, el Reverendo Omar y Marfa, Cabrera, personas extraordinarias, llenas del poder y la unción del Señor.



Participé en muchos eventos especiales, campamentos de jóvenes, aniversarios, ¡el 33° en Rosario, en el estadio fue impactante! Tremendas multitudes, colores, una verdadera fiesta.

Como todos los miembros de la iglesia me he podido capacitar para servir al Señor, gradué del CPT en el año 2011 y desde hace cuatro años tengo el privilegio de estar junto a mi esposa coordinando el Centro Regional Cuyo.

Visión de Futuro, como siempre digo es mi casa, donde aprendí a conocer y a servir al Señor, formé mi familia y nacieron mis hijas. Lo que impactó mi vida fue tener siempre oportunidad de servir al Señor.


Nombre: Brian Hernán A´Brigo

Ciudad: Sunchales, VDF Rafaela

Pastores: Daniel y Carla Duarte

Visión de Futuro para mí es casa, familia, propósito, llamado, oportunidad, perdón, restauración, ser amado, pertenencia, herencia.

Tengo 33 años. Nací en Hurlingham y viví nueve años en Martín Coronado (ambas localidades del conurbano bonaerense). En el año 1997 mis padres decidieron mudarse a la ciudad de Sunchales con toda la familia (pcia. De Santa Fe) de dónde mi madre es oriunda. Podría decir que prácticamente voy a la iglesia desde el vientre de mi madre. En Coronado con mi familia solíamos asistir a una iglesia bautista. Pero en vacaciones de verano cuando iba a la casa de mis abuelos maternos en Sunchales, iba con ellos a la iglesia y de paso a los campamentos de niños en Rafaela. De hecho cuando nos mudamos a Sunchales, con mi familia empezamos a congregarnos en VDF. Recuerdo cada campamento de verano, sé que mi vida era impactada por la Presencia de Dios, no entendía mucho pero hoy entiendo que era Jesús que me estaba marcando para servirle. También las Escuelas Bíblicas de niños, eran hermosos tiempos dónde ya el leer la Palabra de Dios y memorizarla me apasionaba. Como milagro de sanidad en mi niñez: de chico nací con soplo en el corazón y tenía los pies planos, los médicos no sabían por qué pero todo eso un día desapareció para la gloria de Dios.

Cuando gradué de la Escuela Bíblica de niños pasé a estar en la Célula de jóvenes y con 14 años en el año 2001 pasé por el Encuentro. Un suceso que marcó un antes y un después en mi vida, porque tuve mi primer encuentro verdadero con el Señor, mi vida echa pecado pero también el perdón de Jesús sobre mi vida. Salí dispuesto a predicar a Jesús a todos y todas, no me callaba. Fui al reencuentro al año siguiente para abrir Célula con 15 años, y ahí a través de unas simples palabras del pastor Claudio Cabrera, Dios volvió a marcar mi vida sin saberlo yo.




Desde ahí permití varias cosas que no fueron de bendición a mi vida. Empecé a vivir una doble vida por así decirlo. Los domingos iba a la iglesia pero los sábados a la noche empecé a salir a las discos o boliches con mis compañeros de la secundaria. Mi vida había cambiado, no me importaba ya mucho el ser cristiano, aunque sabía que estaba mal ante los ojos de Dios lo que hacía. Empecé a bajar el rendimiento escolar, caí varias veces en el alcoholismo, repetí un año en el secundario y tuve que cambiar de colegio. Veía el error en los demás jóvenes de la iglesia y veía eso como una excusa para vivir así. Mi tía madrina, la pastora Griselda Garnero (de Morteros) me alentaba a mirar a Jesús y no los errores de los demás. Pero así y todo seguía en la mía. Escuchaba los domingos los mensajes, las Células pero yo solo quería “divertirme”. A los 20 años de edad con un amigo tuvimos un accidente de auto, salimos con vida pero no entendía que Dios me estaba hablando. Un día salí a festejar con unos amigos el cumpleaños de uno de ellos a una disco. Terminé mal, muy mal, pasado en Champaña. Ese domingo no fui a la reunión, me quedé en mi casa, y esa misma noche, me fui a un rincón y me largué a llorar, me sentía sucio, fracasado y que no quería esto para mi vida, no veía futuro para mí. Esa noche de junio de 2009 volví a tener un encuentro con Jesús, el me confrontó con mi pecado y desde esa noche pacté con el Señor servirle toda la vida. Todo lo que vino después fue gracias a Él, bendiciones económicas, privilegios laborales, empecé a servir en la iglesia en todo lo que podía hacer en agradecimiento a Jesús, por de dónde me había sacado. Ese mismo año fui a mi primera convención en 2009 en Córdoba, “Linaje real”, y nunca más dejé de asistir, fue muy grande lo que Dios me sanó en esos días, sobre todo la herida por la separación de mis padres dos años atrás. En 2011 asistí a mi primer campamento de verano, en Rafaela, “Tiempo de intimidad”, (y fui a todos desde entonces, como acampante y ahora en el servicio) dónde Dios empezó a germinar la semilla del estudio de la Palabra, por eso ese mismo año decidí estudiar en el Centro de Preparación Teológica, graduando al año siguiente. En 2011 para la convención “El poder de un sueño” también tuve el privilegio y la bendición de ser convocado por los pastores Charly y Stella Maris Olah para servir en el área de medios de comunicación, y desde ahí en adelante que pude hacerlo en todas las convenciones y varios campamentos y vigilias unidas. Ese mismo año di comienzo a la Célula, un sueño que estaba pendiente. Tuve la bendición de ser parte de Impacto Total en dos oportunidades, Córdoba 2016 y Rafaela 2018, dónde sobre todo, ¡Dios me impactó a mí! Sigo sirviendo al Señor, tengo la posibilidad de ser parte del equipo de líderes de los pastores José y Susana Lazarte en Sunchales, predicando en la célula, en las reuniones de fe y milagros, y demás. Agradecido a Dios por todo lo que hizo en mi vida, y por lo que seguirá haciendo.



Nombre: Mirta Bustos de Cavigioli

Ciudad: Paraná, Entre Ríos

Pastores: Andrés y Paola Modini


Quería contarles cómo fui salva. Yo asistí a una de las reuniones en la zona que llamaban la Perlita, en diciembre de 1972, acompañé a mi mamá esa noche, después de tres meses que ella insistiera en invitarme, cuando entré a ese humilde galpón, al ver a las personas que estaban allí el amor que ellos transmitían, me di cuenta que era lo que por tanto tiempo había estado buscando, y yo quería eso que ellos tenían. Ese día, predicaba el Rvdo. Omar Cabrera, yo recuerdo que él subió, estaba predicando y de repente hizo un alto, recorrió con su mirada los bancos y me miró y dijo cuanto tardaste, yo sé que fue el mismo Dios hablándome a través de él.

Llegué allí con 20 años y la convicción interior de que mi vida se acababa, y que no había un futuro para mí, aunque por fuera para los demás todo estaba bien, la realidad era que por las noches yo lloraba amargamente, porque una voz venía a mi mente, diciéndome que yo no era nadie, que nadie querría a una chica así (con las secuelas de una parálisis infantil que tuve a los 6 meses de nacida), que nunca iba a formar una familia, que nadie me iba a dar trabajo, qué iba a ser de mi vida cuando mis papás ya no estuvieran en esta tierra. Yo había ya dejado de salir, me había encerrado, y solo salía para ir a la facultad y volvía a mi casa; enfrentar cada día se me hacía más difícil, angustias, y miles de complejos.

Pero cuando me encontré con Jesús, cuando salí de esa reunión, todo ese peso se había ido, volví a mi casa con una alegría inexplicable, una sensación de libertad que nunca había sentido, desde ese día comencé a servir al Señor, al otro día fui al edificio de El Diario donde ustedes vivían y estaban en ese tiempo las oficinas, allí comencé a pasar las tarjetas de peticiones a máquina, la que hoy está en el museo de VDF. Dios ha sido Fiel y Su misericordia es inmensa, Dios me ha dado una hermosa familia, 4 preciosos hijos, 6 nietos. Un esposo maravilloso con quien sirvo a mi amado Padre celestial.

Mi llamado al ministerio fue en el año 1986, a los 34 años, ese año la Sra. Lilian Fontana me venía diciendo que tenía que dar la enseñanza del Núcleo, y yo le contestaba que no, que había otras personas en el Núcleo que estaban mejor preparadas que yo y que tenían testimonios, muchos más evidentes que el mío, después que volvimos de la convención ese año, una siesta en mi casa soñé que delante mío estaba la figura de Jesús, y que desde el corazón de Jesús salía como rayos de luz hacia mi corazón y escuché en el sueño una voz que decía este es mi hijo amado, me desperté y a mi mente vino 1ra Samuel 16:7. Cuando lo leí, me puse de rodillas al lado de mi cama y llorando le pedí perdón al Señor por haber dicho tantas veces que no, y le dije que sí, que si Él estaba conmigo yo le serviría donde quiera que me pusiera, hasta el fin, hasta que Él venga a buscarme.

Tendría muchas cosas más para contar, traté de resumir lo más que pude. Pastores, los AAAMMMOOOOOO!!!!!!! UN ABRAZO.


Nombre: Ariel Distefano

Ciudad: Rafaela, VDF Rafaela

Pastores: Daniel y Carla Duarte


Buenas tardes queridos pastores quiero compartirles mi comienzo en la iglesia. Llegué al camino del Señor gracias a mi esposa. Yo tenía 16 años cuando conocí a Susana, ella iba a la iglesia y fue quién me llevó a conocer a Jesús. Vengo de una familia católica, si bien había pasado la comunión, nunca asistía a misa. Es por eso que siempre digo que soy el cumplimiento de la palabra que recibió el Pastor Dr. Omar Cabrera . “Te voy a dar un amor especial por mis ovejas perdidas de la Iglesia Católica Romana.”

Siempre doy gracias a Dios por quienes fundaron nuestra iglesia el Dr. Omar y la Sra. Marfa. Gracias a ellos que pusieron las manos en el arado y no miraron atrás. Hoy con mi esposa e hijas conocemos y servimos a Jesús gracias al ejemplo que ellos nos dejaron.

En el año 93 acepté a Jesús en unas de las reuniones. Recuerdo que fue en la presentación de niños de mi ahijada Diamela donde usted, Pastor Omar JR. fue quien dirigió la presentación y también me guío a recibir a Jesús.



Pasaron algunos años de asistir pero no estaba del todo aferrado. Estábamos pasando por una situación económica bastante difícil donde no teníamos nada y además, estaba sin trabajo.

Un Domingo fuimos a la reunión y recuerdo que llegó el momento de orar por las necesidades y yo estaba sentado como en la tercera fila y comencé a pedirle al Señor que me dé un trabajo. Susana, que estaba al lado mío me decía “da el paso de fe y pasá al frente, Dios te va a bendecir” pero yo le decía que si Dios me escuchaba me iba a escuchar tanto ahí adelante como en la silla donde yo estaba. Ella me decía que si yo pasaba al frente estaba dando el paso de fe para recibir el milagro y así lo hicimos. Me acompañó y ahí adelante le dije al Señor que si existía me de un trabajo. La reunión terminó cerca de las 22 hs. Para sorpresa mía a las 6 de la mañana una tía me llama por teléfono a la casa de mi suegra donde estábamos y me dice que había salido en el diario que necesitaban peones de albañil. Yo estaba con la ropa que había ido a la iglesia porque ese día habíamos quedado en la casa de la mamá de Susana así que fui con esa ropa. Cuando llegué, el hombre que contrataba me dijo que necesitaba peones de albañil y yo le dije que necesitaba trabajar. Pero querían que empiece en ese momento así que me quede con esa ropa y comencé a trabajar. Desde ese día nunca el Señor nos dejó faltar nada. Fue ahí cuando nos aferramos al Señor y comenzamos a ir todos los Domingos.

En el año 99 llega nuestra primera hija Narella. A los 8 meses del embarazo Susana comienza a tener una complicación y a convulsionar. A causa de esto, tienen que hacerle una cesárea de urgencia y ahí es donde nace Narella, pero ella no respiraba. La eclampsia que había tenido Susana hizo que sus pulmones se llenan de líquido. La llevaron a neonatología y los médicos no nos daban esperanzas de vida. Fue ahí cuando Dios me habló y me dijo “Yo te la di, yo no te la voy a quitar” y fue esa declaración desde el momento en que los médicos no le daban vida hasta el día que nos la entregaron en nuestras manos. Doy la gloria a Dios porque Él cumplió Su palabra.

Luego en el primer encuentro que se realizó en Rafaela yo había ido a recibir a mi cuñado. Recuerdo verlo cantar y gritar y darle la gloria a Dios. Fue tan grande la presencia de Dios que había en aquellos 100 hombres. Fue ahí donde recibí al Espíritu Santo. Comencé a llorar y no podía parar. Dios me hizo libre. Yo tenía el vicio de fumar, había días que llegaba a fumar hasta 4 atados de cigarrillos. Esa noche, al llegar a mi hogar rompí todos los atados que tenía, los tiré por el inodoro y desde ese día nunca más fumé gracias a Dios.

El lunes comencé la Célula y a los tres meses tuve mi encuentro con Jesús dónde recibí mi llamado (2 Timoteo 2:1-11) a ser un soldado de Jesús y ganar almas para el Reino de Dios. La palabra fue “Lo que has oído de mí esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar a otros”. Y desde ese día hasta el día de hoy es un placer servir al Señor.

VDF ES MI CASA, ES MI FAMILIA, ES MI HOGAR.



Nombre: José y Susana Lazarte

Ciudad: Rafaela, VDF Rafaela

Pastores: Daniel y Carla Duarte

Soy Susana María Pignatta. En el año 1981, vivía en Pcia. de Buenos Aires. Y llegué de visita a la casa de mi hermana, Carmen Lemos en Sunchales. El Primer miércoles de febrero fuimos a la Reunión mensual en la Sociedad Italiana. Recuerdo que al terminar la misma, para salir había que pasar por mesa de Literatura, y para mi sorpresa, una señorita llamada Antonia (Tona) Bonfanti. me llamó muy amablemente, y dijo lo siguiente: ¿Te Gustaría Servir al Señor? A lo qué respondí: “Nooo. Estoy de visita”. Pero por una situación de familia me quedé a vivir en Sunchales, mi ciudad natal. Así comenzó mi peregrinar en el Señor, solo teníamos las reuniones mensuales en la Sociedad Italiana. Al año, comenzaron las reuniones más privadas en la cocina de los abuelos Ferreo. En el año 1983, a mis veinticinco años, en esa misma cocina recibo el maravilloso don de hablar en lenguas, ese día el culto lo dirigió Mario Beutel.

Le siguieron, los ayunos de los jueves, la lectura de la Palabra (es lo que más disfruto, me apasiona leer). Las vigilias, las reuniones mensuales en la ciudad de Rafaela. Los aniversarios, el bautismo, el CPT, etc.

Desde esa primera reunión, quedé prendida del amor de Jesús. Sirvo en todas las áreas. Pero mi llamado es la enseñanza. Lo qué más amo es dar la Célula. Mi anhelo es qué cuando el Señor me llame a Su Presencia me encuentre SIRVIENDO en mi amada Iglesia Visión de Futuro.



Soy José Lazarte. Nací en la ciudad de Rafaela, me invitaron a una reunión de Fe y Milagros el día 16 de diciembre de 1977. Este culto lo dirigió la Sta. Claudia Martínez. Llegué con los meniscos, la rótula y los ligamentos rotos. Salí de allí con mi primer milagro de sanidad. Le siguieron las reuniones, la confirmación al llamado, estudiar la Palabra de Dios, la Oración (es lo que más amo), el servicio en el Ministerio, todo esto a mis treinta años. Luego, llegó la Familia y hoy servimos en Sunchales, con mi esposa Susana y mi hija Abril. La visión qué recibí fueron estas palabras: SEGUIR Y SERVIR. Visión de Futuro es mi familia mi compromiso, mi lealtad. ¡Los abrazo en el Amor de Cristo!



Nombre: Leandro y Andrea Irrutia

Ciudad: Tupungato, Mendoza - VDF Cuyo

Pastores: Fabián y Alejandra Barros

Testimonio:

Damos gracias a Dios por ponernos en la familia Visión de Futuro hace ya siete años. Nuestra primera convención y salida en familia, fue en el 2014. Pudimos ver la Gloria de Dios, manifestándose en miles de cristianos para nosotros fue increíble y una gran conexión con el Señor, sentimos que fuimos llamados para llevar Su Palabra, es lo que nos mantuvo activos en la iglesia. ¡Fue un antes y un después en nuestras vidas!

Hoy servimos en el área de los Kids: mi esposa Andrea y mis 3 hijos: Thiago (10), Bautista (8) y Emily (3 meses), hemos participado en los entrenamientos de maestros en Rosario, Convención kids y en campamentos. Todos esto ha sido muy emocionante para nosotros.

Como familia disfrutamos el servir al Señor. Damos gracias a Dios por permitirnos ser parte de esta gran familia VDF, que desde que entramos en Su casa, sentimos ese cálido amor de Dios reflejado en cada siervo y servidor de la iglesia.

¡FELIZ ANIVERSARIO!




Nombre: Leo Curth

Ciudad: Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto


Testimonio:


Para mí Visión de Futuro es mi segunda casa, es el lugar donde me forme como persona . Comencé cuando tenía 17 años y fui descubriendo el propósito que Dios tenía para mi vida y es donde me formé como persona, donde aprendí lo que es tener un matrimonio de éxito, a educar a mis hijos en el camino correcto, a trabajar con excelencia, a dar siempre lo mejor y a servir al Señor y a las personas.

Conocí al señor desde chico, mi hermana me ayudó a acercarme a Jesús pero a los 17 años, en una reunión de jóvenes en Santa Fe, pasé al frente y acepté a Jesús en el corazón, esto fue en el año 2001 y al año siguiente fui a un encuentro que se llamaba “Libertados para revelar” y desde ahí no me aparté del camino del Señor.

Al año siguiente, en el 2003 abrí mi Célula para la gloria de Dios. El servir al Señor en mi caso fue progresivo, despacio, durante las reuniones, los campamentos, las convenciones; fue donde empecé a descubrir el llamado para poder servir.

Desde el 2003 también estoy sirviendo en la alabanza. Con respecto a los eventos de la iglesia gracias al Señor pude participar de casi todos los campamentos (Salvo 1 porque estaba recién casado), de todas las convenciones de hombres (salvo 1 por el trabajo) y de las Convenciones G12 no me perdí ninguna. ¡Son momentos extraordinarios!

Junto con otros pastores y líderes estuvimos en la primera camada de CPT que se reinició en Buenos Aires, viajando todos los fines de semana (recorrimos 937 km por semana durante 2 años) y gracias al Señor pudimos concluir.

Estoy plenamente agradecido al Señor por la iglesia en la cual me permite formar parte y agradecido también por los pastores que con tanta responsabilidad y temor reverente llevan adelante la obra.

Nombre: Roxana Curth

Ciudad: Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto

Testimonio:

La Iglesia Visión de Futuro para mí es mi segundo hogar, crecí y desarrollé todo lo que soy y conozco dentro del círculo eclesiástico. Esta demás decirle que me encanta pasar tiempo en ella, siempre realicé tareas y continúo sirviendo al Señor, aquí aprendí lo que es “Imitar a Jesús”.

Puedo experimentar y dar lo esencial a las personas: Amor, en especial a los perdidos, Compasión y Fe. Recibí a Jesús como Salvador muy pequeña, pero la oración de entrega que recuerdo fue a los 13 años, fue hecha desde mi corazón, en una clase bíblica. Mi seño en ese momento era la Sra. Ivonne Luna- le había pedido a Jesús: “Jesús cuando sea grande, quiero ser como ella y mi abuela”. Pasaron los años y cada vez realizaba más y más para el Reino de los cielos y me encantaba pasar tiempo en los Núcleos.


Mi primer y único encuentro que asistí se llamó: “Sin Muros Conquistarás” y la guía Espiritual fue la Sra. Mary Vergara. Fui muy ministrada e inyectada por el Señor. A lo largo de los tiempo deseaba en mi corazón poder dar la palabra y recuerdo en el año 2001 pude conquistarlo porque comencé a colaborar en el área de los niños. Luego abrí mi Célula, y para el año 2008 ya tenía varias jóvenes a mi cargo. La palabra que marcó mi vida y es Rhema es: Isaías 54:2 "Ensancha el sitio de tu tienda".

Tuve el privilegio y oportunidad de servir en muchas áreas del ministerio: danza, medios, consolidación, protocolo, hasta en un viaje que realicé con los Pastores Vergara a la zona de la costa (Cayasta- Helvecia) allí el Señor también usó mi vida y dirigí las alabanzas.

Lo que me impacta es ver la mano del Señor obrar a favor de Sus hijos en cada reunión, Convención, reuniones de milagros.

Un milagro en mi familia: El Señor es fiel porque mi hijo Valentín a los 6 meses de nacido fue internado por una fuerte Neumonía y los médicos todos los días daban noticias negativas, hasta el punto que decían que él nunca iba a poder realizar ningún tipo de deporte. Como mamá e hija de Dios fue muy fea esa etapa, pero jamás di lugar en mi corazón a la duda y menos a las palabras negativas de los médicos y especialistas; hoy Valentín está a meses de cumplir 10 años y siempre realizó deportes (fútbol, natación, básquet) para la Gloria de Dios. ¡Puedo decir que mi Dios es Poderoso!



Nombre: Silvia Ríos Kessel

Ciudad: Rafaela, VDF Rafaela

Pastores: Daniel y Carla Duarte


Testimonio:

VDF significa tanto para mí, significa mi familia, en esta iglesia aprendí todo lo que sé y todo lo que soy ahora. En VDF conocí a mi esposo y formamos una familia sacerdotal, hoy todos juntos servimos a Dios. Conocí al Señor en un aniversario en el año 1985 en la ciudad de Córdoba y ese mismo día conocí a quién hoy es mi esposo. El milagro que recibí desde ese momento fue el sentido de vivir y paz interior ya que tenía muchos problemas en mi familia. En ese entonces tenía 20 años y ya hacía 4 años que me había ido de mi casa a vivir sola trabajando cama adentro. Recibí el llamado al ministerio en una reunión en la ciudad de San Cristóbal unos 2 años después. Mis líderes eran los pastores Daniel y Susana Rossini, recuerdo que recibí este llamado mientras cantaba “Yo quiero más y más de ti, yo quiero más de tu poder, quiero más de tu presencia, yo quiero más y más de Él”. Tuve la visión de parte de Dios de vivir en santidad como lo dice en Hebreos 12:14 y desde ese momento dediqué mi vida a seguir y servir a Dios. Lo que más me impactó fue la honestidad en las ofrendas de la iglesia ya que tuve el privilegio de estar muy cerca los coordinadores y poder ver la transparencia en la manipulación de las ofrendas y diezmos del Señor.

Una anécdota interesante es que en aquel tiempo la gente decía que los milagros eran porque se les daba dinero a las personas para actuarlos, pude ver durante todos estos años que los milagros son reales y que JAMÁS se le pagó a nadie.

Participé de casi todos los momentos, hitos de VDF como por ejemplo aperturas de localidades, aniversarios, convenciones, campañas del Reverendo Omar Cabrera, vigilias, ayunos y mucho más.

¡Gracias por esta oportunidad de compartir nuestra historia! Bendiciones.

Nombre: Marta y Sergio Leoni

Ciudad: Tío Pujio, Cba. - VDF Villa María

Pastores: Pedro y Ana Carballo

Testimonio de Sergio

Visión de Futuro para mí significa un Ministerio lleno del mover y poder del Espíritu Santo. Durante años anteriores, en otro lugar, desarrollé un liderazgo vacío y experimenté una espiritualidad apocada. Desde el momento que comencé a transitar por el camino de esta Iglesia, recibí una nueva dirección de parte del Señor, lo que implicó un renuevo total. Sentimos, junto a mi esposa Marta, el llamado al Ministerio en un Aniversario que se celebró en la ciudad de Rosario. Tenía 45 años de edad y el Señor me dio la visión del pastorado. Lo que más me impactó fue el amor de mis pastores, la contención que recibimos y el poder sobrenatural del Espíritu Santo restaurando vidas y familias enteras.



Testimonio de Marta

Para mí, Visión de Futuro significa una Familia, ya que encontré en este lugar la contención y la Paternidad Espiritual. En nuestros primeros pasos en esta iglesia, recibimos el amor de nuestros amados pastores Pedro y Ana Carballo. Desde el momento que comencé a formar parte de esta gran familia, sentí que se establecía el propósito que Dios tenía para mi vida y que a su vez un nuevo camino se abría para mí y mi familia. Por otra parte, recibí la confirmación de mi llamado, en nuestro primer evento de la Iglesia, un Aniversario que se celebró en la ciudad de Rosario. Hace aproximadamente 13 años atrás, tenía 46 años de edad y el Señor puso en mi corazón la convicción de que debía ganar Tío Pujio para Cristo. Lo que más me impactó fue la presencia del Espíritu Santo obrando en las personas de una manera muy especial. Ha sido y seguirá siendo un gran privilegio servir al Señor dentro de esta Iglesia, en la que tanto aprendimos y crecimos.


Nombre: Julio Pizarro

Ciudad: Tucumán, VDF Noroeste

Pastores: Rubén y Karina Luján


Testimonio:

Mi encuentro con el Señor fue aproximadamente hace unos 27 años, en un Campamento de jóvenes que se realizó en la ciudad de las Termas de Río Hondo, Santiago del Estero. Allí llegué atado a la bebida y a la violencia, aun siendo muy joven. La primera noche creía que no pasaba nada, estaba distante, mirando lo que sucedía, como oraban y pensando que eso no era para mí, como creyendo que ni aun allí, Dios podía hacer algo en mí. Ese primer día de campamento fue difícil para mí, ya que la noche antes de viajar a ese campamento había bebido mucho y había golpeado a otras personas y las había lastimado bastante, era por la resaca que tenía. Pero al día siguiente, la noche del sábado, pasó algo inesperado, ese día predicaba un pastor que hablaba en inglés y era traducido por Claudio Cabrera, creo se llamaba Steve Maile, esa noche hicieron el llamado a rendirme a Dios y yo di ese paso de fe y pasé adelante. Formamos una fila y el predicador empezó a orar por todos y a medida que se acercaba a mí yo pensaba que todo seguiría igual, pero cuando se puso frente a mí para orar, el predicador hizo un silencio y comenzó a orar por mí diciendo mi nombre, eso fue algo que me impactó, ¿quién es este hombre? ¿Cómo sabe mi nombre? Y me dio una palabra de parte del Señor. Dios le reveló mi vida, mis pecados, el camino por donde había andado, me dijo entre otras cosas que mi verdadera fuerza no es la de mi cuerpo, sino la espiritual, que Dios iba a ser mi verdadera fuerza, y esa fue la primera vez que sentí el peso de la Presencia de Dios en mi vida, caí de rodillas, adorando y glorificando a Dios y entregandole mi vida.



A partir de ese día pude dejar el tabaco, la bebida y la violencia, comencé a congregarme en la Iglesia de Tucumán, a ser parte de VDF y a servir a Dios.

Visión de Futuro representa lo mejor que le sucedió a mi vida, ya que conocí al Señor. Fue al lugar donde conocí y bauticé a mi esposa, bauticé a mis hijos, tuve el privilegio de bautizar a mis discípulos, a algunos de los hijos de mis discípulos y espero hacerlo con mis nietos.

El Señor me sacó de la pobreza, me prosperó extraordinariamente. Pude comprar nuestra casa, abrir nuestro negocio, comprar vehículos 0km, pactar con el Señor e ir a todas las convenciones desde el año 2007, viajar con mi familia a las convenciones de Colombia desde el 2008 al 2015, servir en los campamentos como líder de jóvenes del Centro Regional Noroeste y, gracias a Dios, aún sigo sirviendo como pastor en la ciudad del Trancas. En definitiva, lo mejor de mi vida sucedió en ese tiempo.

Puede estar en casi todos los eventos y actividades de la Iglesia, pero el evento que marcó mi vida fue el Impacto que se realizó en Reconquista en el año 2013, allí vi cosas extraordinarias que el Señor hizo respaldando a la iglesia, muchos enfermos fueron sanados, llevar la esperanza del Evangelio en medio de la necesidad, orar por las familias. ¡Gracias, VDF!




Nombre: Fabiana Pizarro

Ciudad: Tucumán, VDF Noroeste

Pastores: Rubén y Karina Luján


Testimonio:

Conocí al Señor a los 22 años, en una reunión, en ese momento la iglesia se encontraba en la calle Frías Silva, predicaba el Pastor Manuel Fernández, era un día miércoles. Llegué con mucha necesidad y un vacío muy grande en mi corazón.

Desde los 12 años padecía de migrañas, dolor de cabeza, aura en los ojos, esto me marcó en mi adolescencia, porque sufría mucho y me hacía sentir diferente a los demás. En esa época también sufrí mucho por la separación de mis padres y mis pensamientos eran que nunca iba a casarme para que mis hijos no sufran lo mismo que yo sufrí. En medio de esta angustia no quería vivir más. Y así alguien me habló de Jesús, llegué a la iglesia, llegué por compromiso, no entendía nada, pensaba que todos estaban locos, cantando y bailando, solo quería que terminara la reunión para irme. En eso, hicieron el llamado y pasé porque la persona que me invitó me insistió para que lo haga. Le dije a Dios que si en verdad existía, hiciera algo conmigo porque sino yo me quitaba la vida. Pasé y sentí la presencia de Dios tan fuerte, caí de rodillas, me sentía tan chiquita ante Dios, sentía Su amor y Su abrazo, de repente mi vida que era como la noche oscura, se transformó en un gran día lleno de luz. Nunca más volví a ser la misma.

¡Mi cambio era tan evidente! Empecé a comer, a reír, dejé de tomar la medicación para los nervios y los que me conocían me preguntaban: ¿Qué te paso? Yo les decía: Conocí a Jesús.

Perdoné a mi familia, me impactó mucho el saber que la familia era idea de Dios y que Él tenía una para mí. Fui a mi primer Campamento en el año 1998, con mucho entusiasmo y expectativa por lo que Dios haría en mí. Cuando llegamos a la terminal de Córdoba, me robaron el dinero que llevaba de mi inscripción y la de todos los jóvenes que iban conmigo al campamento, en ese momento no quería saber nada más del campamento, me quería volver, solo lloraba. Hasta que llamamos a mi líder, Julio Pizarro, le compartimos lo que pasó. Él se reía y su respuesta fue: “Dios tiene algo grande con vos”. Llego, arreglo la situación y pago todo. La primera noche Dios sanó por completo mi corazón y sentí total liberación en mi vida. En la segunda noche recibí el llamado de Dios. En un sueño me mostraba el cerro San Javier de mi provincia, y me decía: “Faby, está todo oscuro, pero yo te voy a usar para encender la vida de todos estos jóvenes”, y el cerro se iluminaba. Desde ese día sentí una carga, un dolor por los jóvenes.



Cuando regresé, abrí una Célula de jóvenes con mucha pasión, contando mi testimonio, lo que Dios había hecho en mi vida. Por razones de trabajo, tenía mi Célula en una plaza, donde nos reuníamos con mis compañeros de trabajo y vecinos de la zona. Fue un tiempo glorioso.

Dios me mostró en otro sueño, quién sería mi esposo ¡era mi líder de jóvenes! No entendía nada, pensaba estoy loca como me voy a fijar en mi líder, guardé todo eso en mi corazón. Continué trabajando para el Señor, sirviendo en la Iglesia, formé un grupo de intercesión, daba mi Célula. Recuerdo cuando mi líder me propuso matrimonio a los tres meses de conocer a Dios, nos casamos sirviendo a los jóvenes.

Hoy estoy casada hace 23 años y creo en el poder restaurador del Señor. Formé una familia, tengo 3 hijos que aman y sirven al Señor, conocí a un Dios que prospera, que hace todo nuevo. Hoy estamos con mi esposo pastoreando la ciudad de Trancas y como dice Su Palabra en el Salmo 113: Él levanta del polvo a los pobres y a los necesitados del basurero y los pone entre príncipes.

VDF fue el lugar que Dios usó para mostrarme Su amor y Su misericordia, es mi gran familia, la cual me formó y lo sigue haciendo hasta el día de hoy. Doy gracias a Dios por cada hombre y mujer que puso en mi vida para contenerme y guiarme en el camino del Señor, gracias por nuestros pastores Rubén y Karina Lujan y en especial a ustedes, pastores Omar y Alejandra, por permitirnos ser parte de estos 48 años.



Nombre: Silvina Rustre Diaz

Ciudad: Esperanza. Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto


Testimonio:

Tengo 44 años. Casada con Diego Diaz. Tenemos tres hermosos hijos, Nicolás (22), Candela (13) y Jeremías (10).

Dios hizo muchísimas cosas en mi vida y mi familia. Llegué a una Célula en el año 2004 con 27 años, recuerdo que un par de semanas antes fui a ver la “Pasión de Cristo” un Viernes Santo, en el cual se estrenaba esta película. Ya Dios estaba obrando en mí, estaba en su búsqueda y no lo sabía... Me sentía muy mal y una compañera del trabajo me invitó a la Célula. Comencé a asistir todas las semanas a las reuniones los domingos (allí recibí a Jesús en mi corazón), Dios empezó a transformar mi vida. Llegué al Señor a punto de perder mi familia y aún mi vida, porque estaba acariciando la idea de suicidarme, ya no tenía deseos de vivir. Para resumir, fui hija de mamá soltera, sufrí el rechazo y abandono desde la panza. Querían que mi mamá me abortara. Crecí en medio de violencia física, verbal, etc. A los 21 años tuve a Nicolás, decidí quedarme sola (no me casé) porque con su papá biológico hubiese seguido el mismo patrón de vida (también sufrí violencia física y psicológica sumado a la infidelidad). Siempre el anhelo de mi corazón era casarme y formar una familia, la que yo no tuve, veía desde niña a mis compañeras con sus padres y soñaba con un día llegar a cumplir ese sueño.

Cuando Nicolás tenía dos años y ocho meses, recuerdo haber ido a la iglesia del colegio San José, y sin saber que estaba haciendo en oración dije: “Dios, si existís, mándame un hombre que me ame a mí y a mi hijo”. Esa misma noche comencé a conversar con quien hoy es mi esposo. Nos pusimos de novios, con la idea siempre de casarnos, pero bajo fuertes circunstancias en mi casa materna, tuvimos que irnos con mi hijo y fue allí en donde formamos pareja.

Al comenzar la convivencia, empezaron a aflorar de mí, celos, baja autoestima, muchos fantasmas que no existían. Diego ya no sabía más qué hacer conmigo, probé psicóloga, psiquiatra, medicación, pero nada funcionaba, porque era mi alma que necesitaba sanidad y en esa condición fue como llegué al Señor y a la iglesia.

VDF es para mí el lugar en donde me enseñaron y guiaron a conocer al Señor, es la iglesia en donde comenzó un nuevo tiempo, es el lugar donde recibí palabra fresca, sanidad, consejos, amor, contención y en donde siempre me dieron la oportunidad de crecer y formar parte de este hermoso servicio a Dios.

Recuerdo que siendo muy nuevita vi una enseñanza de la sra Marfa Cabrera, en la cual enseñaba cómo cuidar nuestros hijos, la familia, cómo orar por ellos, bendecir sus ropas, su cama, fue algo que impactó mi vida. Aunque no tuve la posibilidad de conocer a los pastores Omar y Marfa Cabrera, fundadores de nuestra iglesia, les puedo decir que los comencé a amar con cada enseñanza, y el precio que ellos pagaron junto a su familia, para que hoy nosotros pudiéramos disfrutar de la herencia.

Llegar a VDF, marcó un antes y un después en mi vida. Entiendo que todas las enseñanzas son basadas en la Palabra de Dios, guiados por el Espíritu Santo. Y más lo confirmo en este tiempo de pandemia, porque desde octubre del 2019 ya Dios le estaba dando palabra al pastor Omar Jr. Esto significa ser entendidos en los tiempos y sazones de Dios.


Mi llamado al ministerio creo que comenzó cuando pasé por el encuentro en mayo del 2004, volví enamorada de Jesús y quería compartirle a los demás lo que había recibido, al poquito tiempo comenzó Diego. Al encuentro siguiente llevé mis primeras almas y yo fui al servicio. En junio del 2005 pude abrir mi Célula, fue el año en que nos casamos y fui por primera vez de guía al encuentro.

Fuimos creciendo en el ministerio, pasamos a formar parte del equipo de nuestros pastores Adriana y Nicomedes (Quique) Cuatrín en Esperanza y del equipo de 144 de los pastores Humberto y Evangelina Galetto los cuales nos inspiran y bendicen siempre.

En una reunión especial en Sta Fe en la Tecnológica, nos ungieron como diáconos, en el año 2010 como predicadores locales. Realizamos todas las capacitaciones de la iglesia, Escuela de Líderes, Escuela Ministerial (en ese tiempo), egresamos del primer grupo de CPT que se dio en Santa Fe, dimos clases de Capacitación Destino, tuve el privilegio de dar una materia en el CPT de Reconquista. Durante el crecimiento ministerial simultáneamente a las capacitaciones, en el año 2011 nos enviaron a pastorear la iglesia dela localidad de Franck, situada a unos 15 km de Esperanza en la cual seguimos sirviendo actualmente con mucho amor.

En estos 16 años de ministerio, Dios me dio la oportunidad de ser parte de encuentros de damas, servicio en encuentro de matrimonio, y participar en la decoración, ornamentación y servicio en los privados de distintas convenciones de damas en Sta. Fe en la Regional del Litoral, también en impactos de Fe en nuestra ciudad. Un privilegio que me ayudó a descubrir dones que Dios puso en mí los cuales no sabía que estaban y a la vez la oportunidad de servir a tremendos siervos de Dios.

Sanidad: cuando era nueva, se realizaron en Esperanza tres días de reuniones especiales en donde predicó el Rvdo. Vergara (en esa época estaba como coordinador en la regional Litoral), antes yo tuve cirugía de un quiste muy grande en el ovario, pero había vuelto a salir. Ese fin de semana fluía una atmósfera llena del poder del Señor, el primer día solté el perdón, y el domingo recibí sanidad, sentí como Dios me estaba operando con Sus manos, me hizo libre del quiste y es unos de los milagros que marcaron mi vida.

Doy gracias a Dios por la vida de quienes dieron todo por el Señor, el Rvdo. Omar y Marfa Cabrera, porque pagaron el precio para que hoy disfrutemos de la herencia. Amo a mis pastores Alejandra y Omar Cabrera, los bendigo, gracias por ser instrumentos en las manos de nuestro Señor.

Nombre: Fabián y Patricia Pérez

Ciudad: Tucumán, VDF Noroeste

Pastores: Rubén y Karina Luján

Testimonio: Para nosotros VDF significa nuestra casa. Fui salvo (Fabián) en un encuentro en el año 2005 que se realizó en Tucumán, y quien estuvo a cargo como guía espiritual fue (en ese momento era líder hoy es Coordinador regional de Entre Ríos) Andrés Modini. Sentí, en esa oportunidad, como un nuevo comenzar, encontrándome cara a cara con Dios, aunque primero tuve que enfrentar pruebas, mi familia había quedado destruida, pero para la gloria de Dios, ese encuentro fue una marca personal en mí para tomar una buena decisión. No fue fácil pero con la ayuda del Señor mi familia pudo ser restituida. Mi familia estaba constituida por mi esposa y mis dos hijos, Camila y Julio. Nos habíamos determinados a no tener más hijos, pero para la gloria de Dios, en el 2008, cuando comenzamos a servir al Señor, tuvimos el deseo de tener nuestro tercer hijo y lo llamamos Joel, por la restitución y la restauración que trajo a nuestras vidas como familia.

Recibí el llamado de Dios cuando tenía 31 años en nuestra primera Convención G12 Argentina, después de haber atravesado situaciones económicas difíciles y pérdidas materiales. El Señor nos bendijo tanto en mi trabajo como docente, a tal punto, que en ese momento pude pagar ocho Convenciones completas (Inscripción, estadías, traslados, todo pago). Cuatro eran de mi familia y las otras cuatro fue para bendecir a otra familia. Dos días antes de ir a la convención no me daban los permisos de mi trabajo y tuve que renunciar para poder asistir, otra prueba más donde sentí el llamado a dejar todo por el Señor sabiendo que Él iba a suplir toda necesidad. Recibí la visión de abrir los pozos que estaban cerrados en mi ciudad Tafi Viejo Tucumán, ya que era uno de los lugares donde había reuniones multitudinarias del Pastor Omar Cabrera (padre).


Lo que más me impactó fue cuando la profeta Cindy Jacobs, en el 40° aniversario deVDF, hizo levantar a nuestros pastores, Rubén y Karina lujan y profetizó sobre sus vidas y sobre Tucumán.

Y unos de los puntos fundamentales de mi desarrollo ministerial y espiritual fue en la visita del Pastor Benny Hinn, cuando fui nombrado como predicador local, una marca en nuestras vidas para seguir al Señor, dándole toda honra y gloria a nuestro Dios, quien restituyó la familia, la economía, la salud, sanando el corazón. Hoy, somos una hermosa familia, mi mayor testimonio de vida, mis cuatro maravillosos hijos: Camila Jazmín (19), Julio Jair (17), Carlos Joel (12), Jairo Julián (1).

¡Felices de celebrar juntos este aniversario!


Nombre: Silvia Noemí Ferro de Rivero

Ciudad: Alejandro Roca, Cba. - VDF Villa María

Pastores: Pedro y Ana Carballo

Testimonio:

VDF para mí significa familia. Conocí a Cristo en el año 1984, (tenía 19 años) en Alejandro Roca, en una reunión, con personas que llegaron a la localidad a evangelizar, de la iglesia Congregación Cristiana de la ciudad de Río Cuarto. Más tarde se comenzaron a realizar reuniones aquí, de las cuales era miembro activo, muy apasionada. Dios había impactado mi corazón, se llenaron vacíos profundos en mí. Años más tarde me retiro de allí y llego a VDF a través del Pastor Darío Chavarría de la localidad de La Carlota, (en ese tiempo no era pastor). Más adelante fui al encuentro en Villa María y allí termina de confirmarse en mí el llamado del Señor a servirle. Mi vida se hizo fuerte en la oración y el estudio de la Palabra de Dios, comprendí que el poder de Dios estaba allí y de esa forma conquisté a mi familia para Cristo.

Lo que más impacto mi vida fue el Amor incondicional de Dios, me enseñó quién era, mi valor, el propósito y que Dios me necesita para que las familias conozcan y se restauren, como sucedió con la mía, de hecho es el área que Dios me reveló y en la que más me ocupo. En poco tiempo teníamos Células abiertas y el 16 de junio del año 2006, la iglesia abre sus puertas. Viajamos varias veces a Bogotá, a las Convenciones G12 y a Israel en el año 2015. Hasta la fecha continuamos sirviéndole junto con mi esposo, sin detenernos, apasionadamente. Feliz y agradecida de pertenecer a Visión de Futuro. ¡Feliz Aniversario!


Nombre: Domingo Rivero

Ciudad: Alejandro Roca, Cba. - VDF Villa María

Pastores: Pedro y Ana Carballo


Testimonio:

VDF para mí significa mi casa. Vivo en Alejandro Roca. Conocí a Cristo en el primer encuentro que se realizó en Villa María, tenía en ese momento 42 años. Allí Dios impacto mi corazón al entender el sacrificio que Jesús hizo por mí. Me sentí el hombre más sucio y acepté el desafío del cambio, que fue un verdadero milagro. Desde allí, toda mi vida cambió y fui transformado en un nuevo ser. Entendí el llamado al ministerio y le sirvo con amor y pasión. Junto con mi esposa, fuimos en reiteradas oportunidades a Bogotá, a la Convención G12 y a Israel en el año 2015.


Feliz de pertenecer a VDF, por la Visión Celular, por el cuidado de mis pastores hacia mí y mi familia. ¡Feliz Aniversario!



Nombre: Noemi Soledad Sisi

Ciudad: La Carlota, Cba. - VDF Villa María

Pastores: Pedro y Ana Carballo


Testimonio:

Tengo 31 años vivo en Huanchilla, Córdoba, soy de VDF de La Carlota Pastor Darío Echevarría. La primera vez que asistí a la Iglesia VDF de Villa María, fue un 24 de Diciembre del 2016 me llevó mí hermano Emmanuel Gabriel Sisi. El Pastor que predicó ese día es Pedro Carballo y compartió la palabra del Salmos 126:5-6. Me impactó mucho ya que lo había leído unas horas antes en el Facebook mientras desayunaba con mi hermano. Asisto a la Célula de Roxana Balmaceda. Hice Universidad de la vida, Capacitación Destino (nivel 1 y 2). Fui al Encuentro y Reencuentro. Ahora soy líder, tengo mí Célula a la cual asisten: mi mamá, Norma Maria Ribotta, Jesica Horihuela, Gianna Gargano, Celeste Ponce y Jorgelina Martínez.

Mi vida dio un giro muy grande. Hace un año entré a trabajar en el hogar de ancianos de mi pueblo gracias a un sorteo en el cual fui la última en anotarme. Después, el Señor me sorprendió cuando mi hija Marilú, (13 años) empezó Universidad de la Vida, ya que Lautaro González, un hermano de la fe, le habló de Cristo. Hizo el Encuentro y fue al campamento de adolescentes en Córdoba.

Todos los días le digo a Dios: “¡Heme aquí! Mandame a mí y poneme en el lugar que vos tenés para mí”. Hoy puedo decir que el Señor hizo muchas cosas por mí y Su presencia va conmigo siempre, ya que muchas personas me dicen: 'qué lindo es poder hablar con vos y estar en paz'. Me encantaría tener mi Equipo de Doce.

Agradecida de pertenecer a la Iglesia VDF, ya que he pasado por muchas cosas en mi otra vida y ni bien entré en el camino del Señor, todo cambió para bien. ¡Y hasta no tener mi Equipo de Doce, no voy a parar! ¡Amén!


Nombre: Edgardo E. Campanile

Ciudad: La Carlota, Cba. - VDF Villa María

Pastores: Pedro y Ana Carballo


Testimonio: Para mí VDF significa hogar, familia, donde nací al ministerio, donde conocí quien es Dios y quién soy yo para Él. Es haber encontrado a quien me rescató, gracias a Él estoy vivo, literalmente.

Fui salvo cuando se realizó un impacto, La Carlota, en el ex cine Malvinas, a la edad de 9 años, hoy ya tengo 43. Predicó el pastor Omar Cabrera, padre. En ese momento sentí sorpresa, entusiasmo, emoción. Yo era chico pero aun recuerdo ver volar los atados de cigarros por arriba de mi cabeza que tiraban desde el segundo piso.

A los 17 años, como todo joven o la mayoría, me perdí muy mal, luego a los 23 retomé los caminos de Dios para no volver a dejarlo. Tuve todos los vicios, intentos de suicidios, tristeza y demás, cosas que llenan o uno hace cuando no está en Cristo, pero Dios cambió todo.

Amo el servicio, y me he puesto al servicio del Señor en todo lo que hay en la iglesia, parece redundante decir siempre lo mismo pero entendí que es más deleitoso el servir que ser servido, y gracias por enseñarnos eso, lo vimos en sus padres y ahora en ustedes.


Me impacta todo lo que Dios puede hacer con un corazón que lo ama y alaba.

Una anécdota que recuerdo es en una Convención en Mar del Plata, el pastor Omar (padre), hizo sacar todas las fotos de él que había en la plataforma y explicó que era la obra del Espíritu Santo no la de él, ¡Tomaaa pa voss! jaja como él sabía decir.

Desde ya, les agradezco por persistir e insistir en esta hermosa obra que crece gracias al Espíritu de Dios.



Nombre: Amalia Mendoza de Romero

Ciudad: Arroyo Aguiar. Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto

Testimonio:

Para mí Visión de Futuro es una iglesia visionaria. En mis comienzos estuve en otra iglesia en la cual no sentía que crecía en la enseñanza de la Palabra que tenemos aquí en Visión con todos los principios y de mucha sabiduría.

La Convención del 2001 fue de impacto para mi vida y me marcó el Reverendo Omar Cabrera (Padre); fue algo muy especial, un antes y un después y aprendí qué era Visión de Futuro, ¡en mayúsculas! Allí fue como un sueño que no quería despertar.

Un milagro que Dios obró en mi vida, fue en un accidente, me guardó y no tuve ninguna consecuencia. En mis hijos veo la mano de Dios, sus trabajos son estables. En el matrimonio tengo bendición y en lo económico, abundancia. Todo lo hizo nuestro Creador.

Dios es bueno, fiel y nos ama. Desde 1989 que le sirvo a Dios y para mí es esencial en todas las áreas de mi vida. El llamado de Dios al ministerio en el que le sirvo me ha aportado hermosas estrategias y bendiciones a mi vida personal y familiar.

¡Felices 48 años, querida iglesia!




Nombre: Luis Barboza

Ciudad: Santa Fe, VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto


Testimonio:

El día de mi entrega a Cristo predicó el pastor Omar Cabrera, padre, en el Templo de Bv. Galvez, ex Cine Esperancino. Sentí que encontré la paz y felicidad que necesitaba.

El cambio más grande que sucedió en mi vida fue dejar la idolatría y las costumbres que me inculcaron de pequeño para servir a un Dios vivo.

Recibí el llamado a servir al Señor en la Convención G12 Alcanza tus Generaciones. También me marcó un campamento que se hizo en El Gada, en la ciudad de Santa Fe. Como líderes estaban Claudio y Nidia Cabrera, fue cuando tenía 19 años hoy tengo 46.

Recuerdo que recibí una visión, vi al Señor sentado en un trono alto y sublime y montando un corcel blanco y resplandeciente: “Fiel Es Dios, fiel y verdadero” y en mi vida de creyente lo que más me impactó fue ver un Ángel gigantesco que se llevó a mi madre el día de su muerte, fue una visión tremenda.

Fui ungido como diácono en el Estadio Cubierto Ángel Malvichino de Santa Fe y sirvo al Señor con pasión. Me recibí en el Centro de Preparación Teológica y estoy sirviendo a Dios bajo los Pastores Victor y Gisela Machuca. Mis primeros pastores fueron Sergio y Cristina Bettarel, luego el Rvdo. Edgardo y Mary Vergara, cada etapa fue madurando mi vida y hoy amo a Cristo y lo que hago.

Estamos felices por llevar adelante el merendero: ‘Un Nuevo Remanente’ que hace unos meses, durante la pandemia, pudimos abrir en la zona carenciada de La Tablada y van más de 20 niños. Es hermoso ver cómo en medio de la necesidad Dios sigue obrando. Los jueves, día en que ayunamos, le estamos dando de comer a más de 150 personas.

Hoy puedo reconocer que la adversidad siempre estuvo pero siempre el Señor me dio la salida. Dios nunca me dejó ni me desamparó. ¡Feliz Aniversario iglesia VDF!




Nombre: Nora Albarracin

<