Buscar

Testimonios por el 48º Aniversario.

Actualizado: 15 oct 2020


Nombre: Ingrid Micucci

Ciudad: Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto

Visión de Futuro, mi segunda casa, donde aprendí que hay un Dios que es único poderoso y capaz de hacer todo lo que a nosotros nos es imposible. Llegué a la iglesia de la mano de mi abuela, cuando tenía 11 años, con una familia que funcionaba, pero no del todo. Pasé por la separación “definitiva” de mis padres y cuando el panorama estaba cada vez más negro, Dios fue la Luz. Después de poner en los pedidos de oración en la Célula donde asistía, mis padres conocieron de Dios y comenzaron un hermoso proceso, nuestra familia fue restaurada y fortalecida y Dios se convirtió en nuestro Papá.

Desde ese momento le entregué mi vida y mi corazón a Jesús. Él me dio la oportunidad de servir a través de la danza, alabanza, en el ministerio con los niños y de ser parte de cada celebración, convención, reuniones especiales, navidad, campamentos, y en cada uno de ellos Dios habló a mi corazón, me dio un propósito, me mostró el camino a seguir, y en ese proceso me hizo conocer grandes amigos que me acompañaron y acompañan en este camino.

Lo que más impacto mi vida fue ser parte de IMPACTO TOTAL, es increíble ser parte de esta iglesia que trabaja para ser los brazos, las manos, los pies y los labios de Jesús, siendo luz y amor en los lugares de mucha necesidad. Es hermoso ver como Dios impacta las vidas, los sana en la puerta de sus casas, transforma las familias e impacta los corazones, y lo más increíble es que aún dando del amor de Jesús, Él nos impacta a nosotros mismos.



Pasan los años y Papá nos sigue mostrando Su amor, Su bondad. Él sigue siendo fiel y que no cambia y no va a cambiar. Estoy feliz de ser parte de Visión de Futuro, y de poder celebrar este 48° aniversario, y expectante de lo que Dios va a seguir haciendo. ¡Agradezco a Dios por lo que hizo, por lo que está haciendo en este momento y por lo que hará en mi vida, familia y en esta iglesia!


Nombre: Ivonne Luna

Ciudad: Santa Fe - VDF Litoral

Pastores: Humberto y Evangelina Galetto

Conocí al Señor a los 9 años en la cancha de Gimnasia y Esgrima de Santa Fe, donde predicaba el Reverendo Omar Cabrera, padre, y la Sra. Marfa. Recuerdo las multitudes, las tribunas repletas de gente, la gente parada al costado en la cancha de básquet, la ciudad de Santa Fe, fue conmovida. Recuerdo los tremendos milagros que Dios hacía, las personas que dejaban sus sillas de rueda, la gente que se liberaba en las tribunas .

La presencia de Dios a través de las alabanzas, el poderoso coro ‘Un Milagro Dios quiere hacer en ti’. Fui con mis padres y todos mis hermanos, Dios comenzó a obrar en mi familia. Pudimos participar todas las noches en las reuniones de fe en Gimnasia y Esgrima, desde entonces, gracias a Dios, he podido seguir congregándome y servir al Señor.

He recibido de Dios en los campamentos, Convenciones, Retiros y en cada Reunión.

Pude ver la maravillosa mano de Dios obrando en todos estos años y la fidelidad del Señor hacia mi vida y familia. La mano poderosa de Dios afirmando lo que el Pastor Omar Cabrera decía: “Esta no es la obra de un hombre, sino que es la obra del Espíritu Santo de Dios".

Recuerdo cuando el pastor Omar y la Sra Marfa, pusieron en el seminario de Córdoba sus alianzas, como cimiento, de ese lugar consagrado para que muchos jóvenes puedan estudiar y capacitarse para servir al Señor. Recuerdo el coro de la iglesia, con nuestra directora Perla Doris, participando en cada evento de la iglesia, donde Dios descendía con poder.



En estos últimos 20 años, con el liderazgo del Pastor Omar Jr y la Sra. Alejandra, hemos aprendido con su ejemplo de amor, gratitud y devoción al Señor. Ejemplo de fe, de permanecer firmes a pesar de las circunstancias, y ver el respaldo del Dios Todopoderoso. Es un privilegio en este tiempo, de disfrutar de sus enseñanzas, tres veces a la semana en nuestros hogares, viendo que el poder de Dios que no ha menguado, que Él sigue siendo el mismo ayer, hoy y por los siglos de los siglos.

Ver cada milagro físico, económico, en las familias, libertad de los vicios, personas totalmente transformadas por el poder de Dios, es impresionante. Doy gracias a Dios, a la Iglesia Visión de Futuro, a nuestros pastores porque pude conocer al Dios Todopoderoso, al Dios real, a Jesús, no como una religión, sino como Él verdaderamente es, un Dios vivo y de poder.

Gracias, por poder ser parte de esta gran familia y poder servir al Señor.


Nombre: Fabián Barros

Ciudad: Mendoza - VDF Cuyo

Pastores: Fabián y Alejandra Barros


Debo agradecer al Señor por la oportunidad de haber conocido Su amor a través de este ministerio. Haciendo un poco de memoria, ya hace 30 años que soy parte de esta iglesia, allá por el mes de noviembre de 1990 (siglo pasado) siendo un joven de apenas 16 años comencé a asistir a las reuniones de jóvenes junto a mi novia, hoy mi esposa, y muchos amigos que fui conociendo, en esas hermosas reuniones, donde rendí mi vida a Cristo y decidí servirlo por el resto de mis días. Hemos pasado tantos momentos que sería muy difícil contarlos todos, pero de cada uno de ellos el Señor me dio una nueva enseñanza y experiencia, mostrando siempre Su bondad, fidelidad y amor por mi vida.

Mis primeros pasos como colaborador de la iglesia los di en Rosario, ciudad donde nací. A lo largo de los años he podido ver muchos milagros del poder de Dios en diferentes eventos, reuniones de fe, convenciones, campañas, etc.

El Señor me regaló la bendición de haber conocido a los fundadores, el Reverendo Omar y Marfa, Cabrera, personas extraordinarias, llenas del poder y la unción del Señor.



Participé en muchos eventos especiales, campamentos de jóvenes, aniversarios, ¡el 33° en Rosario, en el estadio fue impactante! Tremendas multitudes, colores, una verdadera fiesta.

Como todos los miembros de la iglesia me he podido capacitar para servir al Señor, gradué del CPT en el año 2011 y desde hace cuatro años tengo el privilegio de estar junto a mi esposa coordinando el Centro Regional Cuyo.

Visión de Futuro, como siempre digo es mi casa, donde aprendí a conocer y a servir al Señor, formé mi familia y nacieron mis hijas. Lo que impactó mi vida fue tener siempre oportunidad de servir al Señor.


Nombre: Brian Hernán A´Brigo

Ciudad: Sunchales, VDF Rafaela

Pastores: Daniel y Carla Duarte

Visión de Futuro para mí es casa, familia, propósito, llamado, oportunidad, perdón, restauración, ser amado, pertenencia, herencia.

Tengo 33 años. Nací en Hurlingham y viví nueve años en Martín Coronado (ambas localidades del conurbano bonaerense). En el año 1997 mis padres decidieron mudarse a la ciudad de Sunchales con toda la familia (pcia. De Santa Fe) de dónde mi madre es oriunda. Podría decir que prácticamente voy a la iglesia desde el vientre de mi madre. En Coronado con mi familia solíamos asistir a una iglesia bautista. Pero en vacaciones de verano cuando iba a la casa de mis abuelos maternos en Sunchales, iba con ellos a la iglesia y de paso a los campamentos de niños en Rafaela. De hecho cuando nos mudamos a Sunchales, con mi familia empezamos a congregarnos en VDF. Recuerdo cada campamento de verano, sé que mi vida era impactada por la Presencia de Dios, no entendía mucho pero hoy entiendo que era Jesús que me estaba marcando para servirle. También las Escuelas Bíblicas de niños, eran hermosos tiempos dónde ya el leer la Palabra de Dios y memorizarla me apasionaba. Como milagro de sanidad en mi niñez: de chico nací con soplo en el corazón y tenía los pies planos, los médicos no sabían por qué pero todo eso un día desapareció para la gloria de Dios.

Cuando gradué de la Escuela Bíblica de niños pasé a estar en la Célula de jóvenes y con 14 años en el año 2001 pasé por el Encuentro. Un suceso que marcó un antes y un después en mi vida, porque tuve mi primer encuentro verdadero con el Señor, mi vida echa pecado pero también el perdón de Jesús sobre mi vida. Salí dispuesto a predicar a Jesús a todos y todas, no me callaba. Fui al reencuentro al año siguiente para abrir Célula con 15 años, y ahí a través de unas simples palabras del pastor Claudio Cabrera, Dios volvió a marcar mi vida sin saberlo yo.




Desde ahí permití varias cosas que no fueron de bendición a mi vida. Empecé a vivir una doble vida por así decirlo. Los domingos iba a la iglesia pero los sábados a la noche empecé a salir a las discos o boliches con mis compañeros de la secundaria. Mi vida había cambiado, no me importaba ya mucho el ser cristiano, aunque sabía que estaba mal ante los ojos de Dios lo que hacía. Empecé a bajar el rendimiento escolar, caí varias veces en el alcoholismo, repetí un año en el secundario y tuve que cambiar de colegio. Veía el error en los demás jóvenes de la iglesia y veía eso como una excusa para vivir así. Mi tía madrina, la pastora Griselda Garnero (de Morteros) me alentaba a mirar a Jesús y no los errores de los demás. Pero así y todo seguía en la mía. Escuchaba los domingos los mensajes, las Células pero yo solo quería “divertirme”. A los 20 años de edad con un amigo tuvimos un accidente de auto, salimos con vida pero no entendía que Dios me estaba hablando. Un día salí a festejar con unos amigos el cumpleaños de uno de ellos a una disco. Terminé mal, muy mal, pasado en Champaña. Ese domingo no fui a la reunión, me quedé en mi casa, y esa misma noche, me fui a un rincón y me largué a llorar, me sentía sucio, fracasado y que no quería esto para mi vida, no veía futuro para mí. Esa noche de junio de 2009 volví a tener un encuentro con Jesús, el me confrontó con mi pecado y desde esa noche pacté con el Señor servirle toda la vida. Todo lo que vino después fue gracias a Él, bendiciones económicas, privilegios laborales, empecé a servir en la iglesia en todo lo que podía hacer en agradecimiento a Jesús, por de dónde me había sacado. Ese mismo año fui a mi primera convención en 2009 en Córdoba, “Linaje real”, y nunca más dejé de asistir, fue muy grande lo que Dios me sanó en esos días, sobre todo la herida por la separación de mis padres dos años atrás. En 2011 asistí a mi primer campamento de verano, en Rafaela, “Tiempo de intimidad”, (y fui a todos desde entonces, como acampante y ahora en el servicio) dónde Dios empezó a germinar la semilla del estudio de la Palabra, por eso ese mismo año decidí estudiar en el Centro de Preparación Teológica, graduando al año siguiente. En 2011 para la convención “El poder de un sueño” también tuve el privilegio y la bendición de ser convocado por los pastores Charly y Stella Maris Olah para servir en el área de medios de comunicación, y desde ahí en adelante que pude hacerlo en todas las convenciones y varios campamentos y vigilias unidas. Ese mismo año di comienzo a la Célula, un sueño que estaba pendiente. Tuve la bendición de ser parte de Impacto Total en dos oportunidades, Córdoba 2016 y Rafaela 2018, dónde sobre todo, ¡Dios me impactó a mí! Sigo sirviendo al Señor, tengo la posibilidad de ser parte del equipo de líderes de los pastores José y Susana Lazarte en Sunchales, predicando en la célula, en las reuniones de fe y milagros, y demás. Agradecido a Dios por todo lo que hizo en mi vida, y por lo que seguirá haciendo.



Nombre: Mirta Bustos de Cavigioli

Ciudad: Paraná, Entre Ríos

Pastores: Andrés y Paola Modini


Quería contarles cómo fui salva. Yo asistí a una de las reuniones en la zona que llamaban la Perlita, en diciembre de 1972, acompañé a mi mamá esa noche, después de tres meses que ella insistiera en invitarme, cuando entré a ese humilde galpón, al ver a las personas que estaban allí el amor que ellos transmitían, me di cuenta que era lo que por tanto tiempo había estado buscando, y yo quería eso que ellos tenían. Ese día, predicaba el Rvdo. Omar Cabrera, yo recuerdo que él subió, estaba predicando y de repente hizo un alto, recorrió con su mirada los bancos y me miró y dijo cuanto tardaste, yo sé que fue el mismo Dios hablándome a través de él.

Llegué allí con 20 años y la convicción interior de que mi vida se acababa, y que no había un futuro para mí, aunque por fuera para los demás todo estaba bien, la realidad era que por las noches yo lloraba amargamente, porque una voz venía a mi mente, diciéndome que yo no era nadie, que nadie querría a una chica así (con las secuelas de una parálisis infantil que tuve a los 6 meses de nacida), que nunca iba a formar una familia, que nadie me iba a dar trabajo, qué iba a ser de mi vida cuando mis papás ya no estuvieran en esta tierra. Yo había ya dejado de salir, me había encerrado, y solo salía para ir a la facultad y volvía a mi casa; enfrentar cada día se me hacía más difícil, angustias, y miles de complejos.

Pero cuando me encontré con Jesús, cuando salí de esa reunión, todo ese peso se había ido, volví a mi casa con una alegría inexplicable, una sensación de libertad que nunca había sentido, desde ese día comencé a servir al Señor, al otro día fui al edificio de El Diario donde ustedes vivían y estaban en ese tiempo las oficinas, allí comencé a pasar las tarjetas de peticiones a máquina, la que hoy está en el museo de VDF. Dios ha sido Fiel y Su misericordia es inmensa, Dios me ha dado una hermosa familia, 4 preciosos hijos, 6 nietos. Un esposo maravilloso con quien sirvo a mi amado Padre celestial.

Mi llamado al ministerio fue en el año 1986, a los 34 años, ese año la Sra. Lilian Fontana me venía diciendo que tenía que dar la enseñanza del Núcleo, y yo le contestaba que no, que había otras personas en el Núcleo que estaban mejor preparadas que yo y que tenían testimonios, muchos más evidentes que el mío, después que volvimos de la convención ese año, una siesta en mi casa soñé que delante mío estaba la figura de Jesús, y que desde el corazón de Jesús salía como rayos de luz hacia mi corazón y escuché en el sueño una voz que decía este es mi hijo amado, me desperté y a mi mente vino 1ra Samuel 16:7. Cuando lo leí, me puse de rodillas al lado de mi cama y llorando le pedí perdón al Señor por haber dicho tantas veces que no, y le dije que sí, que si Él estaba conmigo yo le serviría donde quiera que me pusiera, hasta el fin, hasta que Él venga a buscarme.

Tendría muchas cosas más para contar, traté de resumir lo más que pude. Pastores, los AAAMMMOOOOOO!!!!!!! UN ABRAZO.


Nombre: Ariel Distefano

Ciudad: Rafaela, VDF Rafaela

Pastores: Daniel y Carla Duarte


Buenas tardes queridos pastores quiero compartirles mi comienzo en la iglesia. Llegué al camino del Señor gracias a mi esposa. Yo tenía 16 años cuando conocí a Susana, ella iba a la iglesia y fue quién me llevó a conocer a Jesús. Vengo de una familia católica, si bien había pasado la comunión, nunca asistía a misa. Es por eso que siempre digo que soy el cumplimiento de la palabra que recibió el Pastor Dr. Omar Cabrera . “Te voy a dar un amor especial por mis ovejas perdidas de la Iglesia Católica Romana.”

Siempre doy gracias a Dios por quienes fundaron nuestra iglesia el Dr. Omar y la Sra. Marfa. Gracias a ellos que pusieron las manos en el arado y no miraron atrás. Hoy con mi esposa e hijas conocemos y servimos a Jesús gracias al ejemplo que ellos nos dejaron.

En el año 93 acepté a Jesús en unas de las reuniones. Recuerdo que fue en la presentación de niños de mi ahijada Diamela donde usted, Pastor Omar JR. fue quien dirigió la presentación y también me guío a recibir a Jesús.



Pasaron algunos años de asistir pero no estaba del todo aferrado. Estábamos pasando por una situación económica bastante difícil donde no teníamos nada y además, estaba sin trabajo.

Un Domingo fuimos a la reunión y recuerdo que llegó el momento de orar por las necesidades y yo estaba sentado como en la tercera fila y comencé a pedirle al Señor que me dé un trabajo. Susana, que estaba al lado mío me decía “da el paso de fe y pasá al frente, Dios te va a bendecir” pero yo le decía que si Dios me escuchaba me iba a escuchar tanto ahí adelante como en la silla donde yo estaba. Ella me decía que si yo pasaba al frente estaba dando el paso de fe para recibir el milagro y así lo hicimos. Me acompañó y ahí adelante le dije al Señor que si existía me de un trabajo. La reunión terminó cerca de las 22 hs. Para sorpresa mía a las 6 de la mañana una tía me llama por teléfono a la casa de mi suegra donde estábamos y me dice que había salido en el diario que necesitaban peones de albañil. Yo estaba con la ropa que había ido a la iglesia porque ese día habíamos quedado en la casa de la mamá de Susana así que fui con esa ropa. Cuando llegué, el hombre que contrataba me dijo que necesitaba peones de albañil y yo le dije que necesitaba trabajar. Pero querían que empiece en ese momento así que me quede con esa ropa y comencé a trabajar. Desde ese día nunca el Señor nos dejó faltar nada. Fue ahí cuando nos aferramos al Señor y comenzamos a ir todos los Domingos.

En el año 99 llega nuestra primera hija Narella. A los 8 meses del embarazo Susana comienza a tener una complicación y a convulsionar. A causa de esto, tienen que hacerle una cesárea de urgencia y ahí es donde nace Narella, pero ella no respiraba. La eclampsia que había tenido Susana hizo que sus pulmones se llenan de líquido. La llevaron a neonatología y los médicos no nos daban esperanzas de vida. Fue ahí cuando Dios me habló y me dijo “Yo te la di, yo no te la voy a quitar” y fue esa declaración desde el momento en que los médicos no le daban vida hasta el día que nos la entregaron en nuestras manos. Doy la gloria a Dios porque Él cumplió Su palabra.

Luego en el primer encuentro que se realizó en Rafaela yo había ido a recibir a mi cuñado. Recuerdo verlo cantar y gritar y darle la gloria a Dios. Fue tan grande la presencia de Dios que había en aquellos 100 hombres. Fue ahí donde recibí al Espíritu Santo. Comencé a llorar y no podía parar. Dios me hizo libre. Yo tenía el vicio de fumar, había días que llegaba a fumar hasta 4 atados de cigarrillos. Esa noche, al llegar a mi hogar rompí todos los atados que tenía, los tiré por el inodoro y desde ese día nunca más fumé gracias a Dios.

El lunes comencé la Célula y a los tres meses tuve mi encuentro con Jesús dónde recibí mi llamado (2 Timoteo 2:1-11) a ser un soldado de Jesús y ganar almas para el Reino de Dios. La palabra fue “Lo que has oído de mí esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar a otros”. Y desde ese día hasta el día de hoy es un placer servir al Señor.

VDF ES MI CASA, ES MI FAMILIA, ES MI HOGAR.



Nombre: José y Susana Lazarte

Ciudad: Rafaela, VDF Rafaela

Pastores: Daniel y Carla Duarte

Soy Susana María Pignatta. En el año 1981, vivía en Pcia. de Buenos Aires. Y llegué de visita a la casa de mi hermana, Carmen Lemos en Sunchales. El Primer miércoles de febrero fuimos a la Reunión mensual en la Sociedad Italiana. Recuerdo que al terminar la misma, para salir había que pasar por mesa de Literatura, y para mi sorpresa, una señorita llamada Antonia (Tona) Bonfanti. me llamó muy amablemente, y dijo lo siguiente: ¿Te Gustaría Servir al Señor? A lo qué respondí: “Nooo. Estoy de visita”. Pero por una situación de familia me quedé a vivir en Sunchales, mi ciudad natal. Así comenzó mi peregrinar en el Señor, solo teníamos las reuniones mensuales en la Sociedad Italiana. Al año, comenzaron las reuniones más privadas en la cocina de los abuelos Ferreo. En el año 1983, a mis veinticinco años, en esa misma cocina recibo el maravilloso don de hablar en lenguas, ese día el culto lo dirigió Mario Beutel.

Le siguieron, los ayunos de los jueves, la lectura de la Palabra (es lo que más disfruto, me apasiona leer). Las vigilias, las reuniones mensuales en la ciudad de Rafaela. Los aniversarios, el bautismo, el CPT, etc.

Desde esa primera reunión, quedé prendida del amor de Jesús. Sirvo en todas las áreas. Pero mi llamado es la enseñanza. Lo qué más amo es dar la Célula. Mi anhelo es qué cuando el Señor me llame a Su Presencia me encuentre SIRVIENDO en mi amada Iglesia Visión de Futuro.



Soy José Lazarte. Nací en la ciudad de Rafaela, me invitaron a una reunión de Fe y Milagros el día 16 de diciembre de 1977. Este culto lo dirigió la Sta. Claudia Martínez. Llegué con los meniscos, la rótula y los ligamentos rotos. Salí de allí con mi primer milagro de sanidad. Le siguieron las reuniones, la confirmación al llamado, estudiar la Palabra de Dios, la Oración (es lo que más amo), el servicio en el Ministerio, todo esto a mis treinta años. Luego, llegó la Familia y hoy servimos en Sunchales, con mi esposa Susana y mi hija Abril. La visión qué recibí fueron estas palabras: SEGUIR Y SERVIR. Visión de Futuro es mi familia mi compromiso, mi lealtad. ¡Los abrazo en el Amor de Cristo!



Nombre: Leandro y Andrea Irrutia

Ciudad: Tupungato, Mendoza - VDF Cuyo

Pastores: Fabián y Alejandra Barros

Testimonio:

Damos gracias a Dios por ponernos en la familia Visión de Futuro hace ya siete años. Nuestra primera convención y salida en familia, fue en el 2014. Pudimos ver la Gloria de Dios, manifestándose en miles de cristianos para nosotros fue increíble y una gran conexión con el Señor, sentimos que fuimos llamados para llevar Su Palabra, es lo que nos mantuvo activos en la iglesia. ¡Fue un antes y un después en nuestras vidas!

Hoy servimos en el área de los Kids: mi esposa Andrea y mis 3 hijos: Thiago (10), Bautista (8) y Emily (3 meses), hemos participado en los entrenamientos de maestros en Rosario, Convención kids y en campamentos. Todos esto ha sido muy emocionante para nosotros.

Como familia disfrutamos el servir al Señor. Damos gracias a Dios por permitirnos ser parte de esta gran familia VDF, que desde que entramos en Su casa, sentimos ese cálido amor de Dios reflejado en cada siervo y servidor de la iglesia.

¡FELIZ ANIVERSARIO!