CUANDO HAYA RECIBIDO LA VICTORIA

No solo en los momentos difíciles o de aprietos tenemos que buscar a Dios en oración. Cuando recibimos la victoria, en medio del éxito, cuando las cosas van bien, también es tiempo de oración, de gratitud, de alabanza. Nunca olvides ser agradecido con el que pelea la batalla por ti. 

  •  “Cantad entre las gentes su gloria”. I Crónicas 16:24.

  • Afirma que este es “tiempo de victoria”, momento de alegría y regocijo.

  • Salmo 20

  • Pidamos que se renueve nuestra confianza en Dios, no hay nada que temer ya que Él es victorioso y comparte con nosotros Su victoria.

  • Declaremos que obtendremos victoria en Su Nombre en cualquier sufrimiento o tragedia que padezcamos.

  • Jesús triunfó en la cruz y en la tumba: obtuvo nuestra salvación, sanidad, reconciliación, perdón, prosperidad, éxito. Reclamemos para cada área de nuestra vida.